Sonny Stitt

It Might as Well Be Spring

Richard Rodgers y Oscar Hammerstein II

Es el turno de “It Might as Well Be Spring” dentro del repaso a los temas imprescindibles para una buena Jam que se precie. Compuesta en 1945 por Richard Rodgers y letra de Oscar Hammerstein II, para la película State Fair que además les sirvió para ganar el Oscar a la Mejor Canción en ese año.
En su autobiografía Musical Stages, Richard Rodgers comenta “escribí el número en un tiempo medio, pero el director musical de la película prefería que fuera una balada lenta, ante lo cual, no pude oponerme”. Aunque eso sí, el estudio prometió volver a filmar la escena con un ritmo más movido si el de la balada no funcionaba. No hizo falta, porque desde el preestreno el púbico se mostró entusiasmado con la versión lenta de “It Might as Well Be Spring”.

Pese a que el título hace referencia a la primavera, la letra alude a una feria agrícola y éstas suelen celebrarse en época de cosecha; o sea: en otoño. En su libro Hollywood Sings, Susan Sackett cuenta una anécdota sobre el título de la canción. “Hammerstein pensó que la protagonista debería estar en un estado febril de primavera, pero las ferias estatales se celebran en verano o en otoño, no en primavera. Después de reflexionar sobre el tema, preguntó la opinión a Rodgers que le contestó: “Podría ser primavera” (“might as well be sprint”), ya que así se sentía ella. “¡Eso es todo!”, Gritó el compositor“, con ésa alusión a la primavera sortearon el ajustarse literalmente al tiempo real de otoño donde se desarrolla la acción de la película y las posibles alusiones al texto por parte de la crítica.

He seleccionado unos vídeos para que la podáis escuchar. El primero, es ésta versión a cargo de Clifford Brown, extraída de su álbum The Clifford Brown Quartet in Paris, octubre de 1953.

Ahora es el saxofonista Sonny Stitt (junto a Art Blakey y los Jazz Messengers), quien nos muestra su versión incluida en In Walked Sonny, mayo de 1975.

Joshua Redman (con Brad Mehldau), nos presentan una lectura más moderna de It Might as Well Be Spring, incluida en su trabajo Timeles Tales, 1998.

Y para terminar, os propongo que escuchéis la versión que realiza Ljubljana Academy of Music Big Band, repleta de swing y seguramente más cercana al tempo original que imaginó Richard Rodgers para It Might as Well Be Spring.

 

Anuncios

I Let a Song Go Out of My Heart

 

 

Dentro del repaso que vamos haciendo a los a los 250 temas imprescindibles para una Jam Session, hoy nos encontramos con el tema “I Let a Song Go Out of My Heart“, compuesto por Duke Ellington y con letra de Irving Mills, Henry Nemo y John Redmond. Ellington se basó para ésta composición, en el riff que su saxofonista Johnny Hodges realizaba por debajo de la melodía de “Once in a While”. Y desde el primer momento, era presumible que iba a ser un éxito, así en la primavera de 1938, Duke Ellington llegó al número uno de las listas con “I Let a Song Go Out of My Heart”.

La pegadiza melodía, la convirtió en una canción muy popular, sobre todo en la época swing, después pasó un tiempo en desuso hasta mediados de la década de los 50, que gracias, sobre todo, a las versiones realizadas por Dizzy Gillespie junto a Stan Getz y la de Thelonious Monk o las versiones cantadas por Ella Fitzgerald y Dinah Washington, volvieron a revitalizar el atractivo de “I Let a Song Go Out of My Heart”.

Comenzamos la escucha de versiones, con la original de Duke Ellington y su orquesta. Nueva York, 3 de marzo de 1938. Una preciosidad.

Seguimos con la realizada por Dizzy Gillespie y Stan Getz en 1954.

Thelonious Monk, en su disco “Thelonious Monk Plays Duke Ellington“, de julio de 1955, también incluyo éste tema.

Sonny Stitt, igualmente quiso homenajear a Duke con su disco “Sonny Stitt Quartet/ Tribute to Ellington“, donde se incluye esta versión de “I Let a Song Go Out of My Heart”, con su particular sonido incisivo y cortante.

Y para terminar dos versiones cantadas. La primera a cargo de Dinah Washington, grabada en 1954, junto a buen grupo de instrumentistas punteros de la época: Clark Terry (trompeta), Gus Chappel (trombón), Rick Henderson (saxo alto), Eddie “Lockjaw” Davis (saxo tenor), Junior Mance (piano), Keter Betts (bajo) y Ed Thigpen (batería)

Y ésta otra, a cargo de Andy Bey (voz y piano), junto a Peter Washington (bajo) y Kenny Washington (batería), grabada en directo en mayo de 1997.

De nuevo vuelve Alone Together

Artie Shaw

Hace casi un año, hablé en mibandamemata de Alone Together  y mi predilección por esta canción , hoy vuelve otra vez a pasar por aquí al corresponderle el turno dentro del repaso que vamos haciendo a los a los 250 temas imprescindibles para una Jam Session.

Compuesta por Arthur Schwartz y letra de Howard Dietz, como prácticamente todos los temas que llevamos viendo hasta ahora, también se creo para un musical homónimo que se estreno en 1932.

Como en otros casos, el musical no tuvo el éxito esperado, entre otras causas por culpa de los caros decorados con que se ideó la puesta en escena, pero por contra la canción funcionó estupendamente y una versión de Leo Reisman la colocó entre las diez canciones más escuchadas en ese mismo año.

La estructura poco común de Alone Together, consiste en un tema principal de catorce compases que resuelve en la tónica mayor, pero que sorprendentemente, en la última repetición, el tema se reduce a doce compases y acaba en su tónica menor. Este esquema puede desorientar en un principio, pero seguramente esa peculiaridad de la composición, con su ambigüedad entre tonalidad mayor y menor, sea la causa que explique el atractivo que atrae a los improvisadores.

Como hemos comentado de otras canciones que han ido apareciendo en este apartado, la personalidad de Alone Together, ha logrado mantenerla vigente desde los años 30 hasta nuestros días, donde se siguen haciendo versiones de ella aunque difieran en algunas ocasiones bastante de la propuesta inicial.

Comenzamos nuestra presentación de versiones por el principio como en la Biblia, y fue la de Artie Shaw en la década de 1930 la que ocasionó que apareciera en la listas de éxitos.

Más tarde en los 50, Dizzy Gillespie junto a Oscar Peterson nos dejaría esta estupenda versión, mucho más intimista.

No puede faltar la versión cantada, que luego puede haber gente “picajosa” que me la reclama:). En este caso una de las interpretaciones que tuvo más éxito en 1957 fue la Julie London.

Como muestra de las posibilidades de forma que se le han aplicado a Alone Together, incluyo esta descarnada versión que por la misma época (1956) hacía Sonny Stitt.

No conocía la versión que hace el trombonista Bill Cunliffe y me ha gustado mucho, además en directo.

Han pasado los años y las lecturas de Alone Together han variado. Como ejemplo, lesta estupenda versión que realizan Lee Konitz, Brad Mehldau y Charlie Haden.

Aunque sigo recomendando mi preferida, la que realizó Chet Baker y que ya incluí en mi anterior post, para mi es inigualable.