Sonny Rollins

Like Someone in Love

Jimmy Van Heusen y Johnny Burke.

Es el turno de Like Someone in Love, dentro del repaso a los temas imprescindibles para una buena Jam que se precie. Compuesta en 1944 por Jimmy Van Heusen y letra de Johnny Burke, para que formara parte de la banda sonora de la película Belle of the Yukon, dirigida por Houston Branch, un musical que trataba sobre la fiebre del oro en Canadá.

Durante los años 40 pasó sin pena ni gloria, hasta que en 1953 Frank Sinatra la incluyó en su disco Songs for Your Lovers. Fue como el pistoletazo de salida, a partir de ahí, en la década de los 50 surgieron numerosas versiones como la de Art Blakey, Paul Bley, Chet Baker, Ella Fitzgerald, Sarah Vaughan, Coleman Hawkins, Sonny Rollins o Bill Evans. Sin olvidar las que hicieron músicos que quizá no eran muy afines a ese tipo de canción, más bien balada tierna, como John Coltrane o la versión de veinte minutos grabada en vivo por Eric Dolphy y Booker Little en el Five Spot en 1961.

La verdad es que no es de extrañar que Like Someone in Love, terminara atrayendo a músicos de jazz de todos los estilos, Van Heusen acertó totalmente en la composición  con una melodía ascendente y una línea de bajo descendente entrecruzándose con saltos de intervalos que crean una tensión medida.

Comenzamos el repaso de versiones con la realizada por Sarah Vaughan, extraída de After Hours at the London House, grabado en directo en el London House de Chicago, 7 de marzo de 1958

Seguimos ahora con la potente versión de Sonny Rollins, de su disco The Freelance Years en 1958.

Art Blakey junto a Lee Morgan, también quisieron hacer su versión incluida en el trabajo de Blakey, Like Someone in Love, agosto de 1960.

A Chet Baker, con su típica forma melosa de cantar el tema le venía como anillo al dedo, extraída de The Best of Chet Baker Sings, julio de 1956.

Nada que ver esta otra versión vibrante a cargo de John Coltrane junto a Cecil Taylor, incluida en el disco Coltrane Time, octubre de 1958.

De 1958 también es la versión de Art Farmer con Benny Golson al saxo tenor, extraída de Modern Art.

Resulta curioso que después de la infinidad de versiones que se han hecho de Like Someone in Love, por artistas de jazz como las que habéis podido escuchar y muchísimas más que se quedan en el tintero, la versión más vendida es la de la cantante islandesa Björk, que la incluyó en su álbum Debut, de 1993, cosas del mercado.

I’ve Found a New Baby

El compositor Spencer Williams junto a Jack Palmer, crearon I’ve Found a New Baby.

Volvemos a retomar el repaso por orden alfabético a los 250 temas imprescindibles para una Jam Session. En esta ocasión escucharemos la canción “I’ve Found a New Baby“, compuesta en 1926 por Spencer Williams y Jack Palmer.
La canción derrocha el sentimiento de la época previa a la gran depresión del 29, ritmo endiablado, sensación de vértigo y necesidad de vivir como si no hubiese mañana. La letra habla de un tipo que se siente feliz y se enamora de una chica guapa, es decir, una excusa para acompañar una música cuya finalidad básica era hacer bailar en la intensa vida nocturna de esos años. Por otro lado, la armonía de “I’ve Found a New Baby” es una sucesión de acordes sencilla con pocas sorpresas que desde el principio resultó muy atractiva para la improvisación, seguramente ése haya sido el motivo por el cual se ha mantenido en repertorio de muchos músicos de jazz hasta la actualidad.
Seguramente sean los músicos de Nueva Orleans y Chicago quienes más cómodos se hayan sentido tocando “I’ve Found a New Baby“, las variadas versiones que Sidney Bechet o Benny Goodman dedicaron a la composición demuestran el aprecio que la profesaban, pero hubo otros muchos músicos y bandas que la recrearon como Earl Hines, Kid Ory, Eddie Condon, Art Hodes, Pete Fountain, Ralph Sutton y un estenso etcétera. Sin olvidar otras versiones realizadas por músicos muy alejados del swing,  como Charlie Parker con la banda de Jay McShann en 1940 o con el guitarrista Efferge Ware en Kansas City en 1942. Tanto Kenny Clarke, como Dexter Gordon, o el pianista Dave Brubeck, también se animaron a grabar “I’ve Found a New Baby“.

Sin más, para situarnos tanto en épocas como en estilos vamos a escuchar una selección de buenas versiones de “I’ve Found a New Baby“.

Comenzamos con la versión de New Orleans Feetwarmers (con Sidney Bechet y Tommy Ladnier). Nueva York, septiembre de 1932.

Desde Francia, el violinista Stéphane Grappelli con Django Reinhardt se animaron a grabar su versión. París, octubre de 1935.

Otra versión muy popular fue la interpretada por Benny Goodman, junto al guitarrista Charlie Christian que firmo un solo que adelantaba músicas futuras y que los guitarristas de las siguientes generaciones estudiarían e imitarían con máximo interés. Nueva York, enero de 1941.

Charlie Parker, nos dejó ésta versión en septiembre de 1942.

En esa misma década el estupendo tenor Lester Young también realizó su grabación de “I’ve Found a New Baby“, junto a Nat King Cole al piano y Buddy Rich a la batería. Los Ángeles, marzo y abril de 1946.

En los 50, músicos como Dizzy Gillespie o Sonny Rollins, también la llevaron al estudio:Dizzy Gillespie junto a Roy Eldridge en su disco “Trumpet battel“. Nueva York, octubre de 1954.

Y Sonny Rollins and the Contemporary Leaders. Los Ángeles, octubre de 1958.

Y por último, la versión del clarinetista Don Byron con Jason Moran y Jack DeJohnette, grabada en Nueva York, mayo de 2004.

It Could Happen to You

Jimmy Van Heusen

Es el turno de “It Could Happen to You” dentro del repaso a los temas imprescindibles para una Jam. Compuesta por Jimmy Van Heusen y letra de Johnny Burke.

Apareció por primera vez en la película And the Angels Sing (1944). Y gracias a su aparición en la gran pantalla, surgieron en ése mismo año varias versiones como las realizadas por Bing Crosby, Dinah Shore, Jo Stafford (estuvo dos semanas en las listas de Billboard), Bob Chester o Boyd Raeburn.

Indiscutiblemente Jimmy Van Heusen, ha sido uno de los compositores más destacados de la música popular americana del pasado siglo, aunque cerca de dos décadas más joven que los grandes maestros: George Gershwin, Irving Berlin, Jerome Kern y Cole Porter, se le puede incluir perfectamente dentro de ese grupo de referencia. Obtuvo cuatro “Oscars” y un premio Emmy, además de escribir más de ochenta y cinco canciones para Frank Sinatra. También compuso las canciones para seis de las siete películas de otro buen amigo suyo, Bing Crosby.

La escucha de “It Could Happen to You” hasta la versión de Miles Davis, era entendida como una balada relajada, pero Miles con su grabación de 1956 dobla el tempo, y consigue darle una aire desenvuelto y alegre con ése ligero swing, siendo la referencia para la mayoría de las versiones posteriores. Hoy en día, lo habitual es tocarla en un tiempo medio o medio/rápido. Dexter Gordon, usó la secuencia de acordes de “It Could Happen to You” en su pieza “Fried Bananas”.

Comenzamos la escucha del tema con el trombonista J. J. Johnson, que fue uno de los primeros músicos de jazz que grabó “It Could Happen to You” en 1953.

La versión de Miles Davis, como ya he mencionado, cambió radicalmente la forma de entender “It Could Happen to You“. Incluida en su disco Relaxin’ with the Miles Davis Quintet en 1956.

Sonny Rollins, realizó otra versión excepcional, no solo prescindió del ritmo, sino que se deshizo de la banda entera. Contenida en The Sound of Sonny. Grabada en Nueva York, 11 de junio de 1957.

Como curiosidad, os propongo que escuchéis la versión latina del percusionista Poncho Sánchez realizada en 1988.

Una visión más contemporánea de “It Could Happen to You” es ésta versión del saxo alto Bunky Green, junto al pianista Jason Moran, extraída de su Another Place, Brooklyn, 27 y 28 de noviembre de 2004.

Para terminar, os dejo la versión de Diana Krall, extraída de su From this Moment On, grabada en 2006.

Good Morning Heartache

Irene Higginbotham

De izquierda a derecha: Donegan (pianista), Billie Holiday, Irene Higginbotham (compositora de la canción) y Kenny Clarke (batería)

Seguimos escuchando tema a tema los 250 imprescindibles para una Jam Session. En esta ocasión con la canción Good Morning Heartache, compuesta por Irene Higginbotham  junto a Dan Fisher y letra de Ervin Drake.

Billie Holiday prestaría su voz a esta preciosa y triste canción, grabándola en 1946 y quedando para la posteridad como una de sus mejores canciones. Sin embargo no fue ella la que consiguió más éxito con éste tema, sino que paradójicamente fue Diana Ross interpretando a la propia “Lady Day” en la película “Lady Sings the Blues“, quien logro subir Good Morning Heartache a los primeros puestos de la listas de éxitos en 1973.

Por otro lado, me gustaría llamar la atención sobre el desconocimiento prácticamente absoluto que se tiene sobre la autora de Good Morning Heartache. En una primera mitad del siglo XX donde las mujeres, y aún más si eran de raza negra, estaban prácticamente excluidas de un mundo con un claro dominio masculino como el del jazz, era prácticamente insólito que una mujer compositora tuviera cabida, hasta tal punto pasó al olvido Irene Higginbotham que según cuenta Ted Giogia, durante mucho tiempo “se la confundiría con Irene Kitchings, la esposa del pianista Teddy Wilson, y hubieron de pasar años antes de que alguien investigase el asunto a fondo y demostrase que se trataba de dos mujeres distintas“. Lo que al final parece claro es que en el registro de la Sociedad americana de compositores, autores y editores (ASCAP) hay registradas más de  40 composiciones suyas, aunque algunos estudiosos y musicólogos especulan que Higginbotham podría haber compuesto un número mayor, que nunca fueron publicados o donde se registró con el seudónimo “Glenn Gibson“, en lo que probablemente fue un intento de ocultar el hecho de ser mujer y por tanto correr el riesgo de que no tuvieran la oportunidad de publicarse.

Esta canción tiene un gran atractivo entre los vocalistas, por ello, prácticamente todas las versiones que traigo son cantadas. Comienzo con la versión de Billie Holiday. El vídeo lleva incluida la traducción de la letra, que en la mayoría de las ocasiones tiene tanta importancia como la música y es una pena no conocer la belleza melancólica que destila la canción.

Sigo con la estupenda versión que realizara Cassandra Wilson con su peculiar estilo.

Ahora traigo una versión más cercana al pop, la realizada por Jamie Cullum junto a la cantante Laura Mvla.

Sigo con otra versión cantada, también actual, pero esta vez a cargo de una voz masculina, la de José James.

Y para terminar una instrumental, nada menos que a cargo Sonny Rollins.

Hasta la próxima y que la música os acompañe.