Red Norvo

Just You, Just Me

Cartel de la película musical Marianne

Comienza una nueva semana y retomamos los “imprescindibles” para una buena Jam. En esta ocasión el tema a escuchar es “Just You, Just Me“, compuesta en 1929 por Jesse Greer y letra de Raymond Klages.

Apareció por primera vez en la película musical Marianne, con poca repercusión en el mercado musical. Fue recuperada a finales de la década de los 30, con las versiones de Artie Shaw y Red Norvo, con las que el tema consiguió su madurez.

Seguramente por la ñoñez de la letra creada por Klages, no haya sido muy prolífica su inclusión en los repertorios de cantantes, pero sin embargo los instrumentistas de viento si supieron valorar sus posibilidades. Y sin duda, la versión de Lester Young, grabada en 1943 y que llegó a estar entre el top diez de la categoría de rhythm and blues, fue el espaldarazo definitivo en cuanto a popularidad se refiere.

Luego vinieron las versiones, entre muchas otras, de Buddy Rich, Artie Shaw, Les Paul, Benny Carter, Coleman Hawkins, Benny Goodman, Joe Pass, Abdullah Ibrahim, o el mismísimo Duke Ellington, que han hecho de “Just You, Just Me” un tema recurrente en las en jam sessions y sesiones de estudio. Especial interés se tomó Thelonious Monk, realizando varias versiones de “Just You, Just Me”, llegando a adaptar su progresión armónica para su composición “Evidence”.

Sin más, vamos a pasar a escuchar diferentes versiones de “Just You, Just Me”, comenzamos con la interpretación de Red Norvo, Nueva York, 26 de julio de 1938.

A continuación, la realizada por Lester Young, Nueva York, 28 de diciembre de 1943. Que situó “Just You, Just Me” en un gran momento de popularidad.

Thelonious Monk, como ya hemos comentado, tuvo cierta predilección por interpretarla. Escuchamos la versión incluida en The Unique, Hackensack (New Jersey), 17 de marzo de 1956.

Y por último, os propongo que escuchéis la versión realizada por Ruby Braff, Scott Hamilton, Jon Wheatley, Dave Green y Steve Brown, en 2009.

In a Mellow Tone

Retomamos ante el ventilador el repaso de los 250 temas “imprescindibles” para una Jazz Session. El tema que hoy escuchamos es In a Mellow Tone, compuesto en 1939 por Duke Ellington y con letra de Milt Gabler.

El famoso copia y pega, ha sido utilizado desde tiempo inmemorial y en el jazz, como en cualquier otro ámbito artístico, se ha realizado con frecuencia. En el tema que nos ocupa, Ellington no tuvo ningún reparo en utilizar la progresión de acordes del tema “Rose Room” compuesto en 1917 por Art Hickman y Harry Williams y que el mismo Duke ya había grabado en 1932, para acoplar una nueva melodía y así conseguir una pieza nueva a la que denominó “In a Mellow Tone”, durante el proceso, aparte de la melodía, añadió otra serie de elementos que enriquecieron notablemente la composición y de resultas surgió ésta estupenda y lánguida composición de swing.

En los años 40, otros artistas como Red Norvo y posteriormente Charlie Barnet grabaron sus versiones. Pero hasta mediados de los 50 no fue un tema recurrente, hasta que músicos de la vieja escuela como Erroll Garner, Clark Terry, Coleman Hawkins, Ben Webster la incluyeran en sus repertorios. En los 60, “In a Mellow Tone” también atrajo la atención de músicos jóvenes de tendencia innovadora, como Eric Dolphy, Charles Mingus, Rahsaan Roland Kirk, McCoy Tyner o Art Pepper entre otros. Y así hasta nuestros días, donde siempre representa un buen recurso en una Jam para disfrutar de un buen rato de swing.

Comenzamos la escucha con la versión que grabó el tenor Paul Gonsalves, junto a Clark Terry y el mismo Duke Ellington, en esas sesiones donde Duke gustaba realizar sus temas con grupos reducidos de músicos pertenecientes a su Big Band.

Continuamos con la versión de Red Norvo (1943).

Sin duda Ella Fitzgerald, representa la voz de In A Mellow Tone.

El genio de Eric Dolphy se deja sentir con su interpretación a la flauta en esta versión de In a Mellow Tone, que realizara junto al Chico Hamilton Quintet en 1958.

Impresionante Art Pepper, con su versión al clarinete junto a pianista George Cables, en 1982.

Y para terminar, la versión de ese monstruo llamado Count Basie y su increíble big band en directo en 1981.