Ray Charles

Un himno dedicado a Georgia

ray-charles-s8-f18_sm

Ray Charles logró con su interpretación situar en lo más alto a Georgia on My Mind

Dentro del repaso a los imprescindibles para una Jam Session, quizá Georgia on My Mind, a mi parecer, es de las que más claramente hacen honor a ese término de “imprescindible”. Composición de Hoagy Carmichae, con letra de Stuart Gorrell (1930).

La canción, pese a que en general se tiende a pensar que es un homenaje al estado sureño norteamericano del mismo nombre, estaba dedicada a la hermana de Carmichael, que se llamaba Georgia.

Georgia on My Mind había tenido numerosas versiones desde que su propio autor la grabase junto a Bix Beiderbecke en 1930, como la de Louis Armstrong, Frankie Trum-bauer, Coleman Hawkins, Mildred Bailey, Glen Miller, Anita O’Day, Fats Waller, Django Reinhardt y Ethel Waters,  Artie Shaw, etc., pero “Georgia on My Mind” no sería lo que actualmente representa sin la versión de Ray Charles, que consiguió exprimir y comunicar como ningún otro intérprete el carácter nostálgico a modo de lamento melancólico de la composición, claramente marcado por la influencia del blues y los espirituales. Llegando al número uno de las listas en el año de su grabación (1960).

Posteriormente, el 7 de marzo de 1979, a modo de desagravio por los conflictos que tuvo Ray con el racista y discriminador gobierno del estado, la Asamblea general de Georgia adoptó la canción como su himno.

Los músicos de jazz dieron el primer empujón a “Georgia on My Mind”, pero posteriormente la canción ha sido asimilada por todos los estilos populares y numerosos músicos con marcado apego por ese aire blues innato en la composición, siguen manteniéndola vigente en numerosas grabaciones.

Empezamos las escuchas de versiones con la original, la de Hoagy Carmichael (con Bix Beiderbecke) en 1930.

Seguimos con la versión que realizara el trompetista y fliscorno Clark Terry con su grupo en 1963.

Y como no, “la versión” de Ray Charles, donde hubo un antes y un después en la manera de escuchar Georgia on My Mind.

No me he podido resistir y vuelvo a traer a Ray Charles, esta vez en una versión en directo.

Una versión más cercana al blues es esta de John Scofield.

Y para terminar, un regalo que me hago a mi mismo trayendo el arreglo que hace Michael Lowenstern de Georgia on My Mind con su clarinete bajo.

Come Rain or Come Shine

cast_StLouisWoman

St. Louis Woman, musical de Broadway donde iba incluida la composición.

Es lunes y por tanto, seguimos con el repaso por orden alfabético a los 250 temas imprescindibles para una Jam Session. Es el turno de Come Rain or Come Shine compuesta por Harold Arlen, con letra de Johnny Mercer.

Arlen realizó esta  composición para St. Louis Woman, un musical de Broadway estrenado en 1946, que tuvo poca repercusión en taquilla y quizá su mejor logro fue dejar esta canción para la posteridad. Come Rain or Come Shine está basada en una sencilla melodía con repeticiones de nota constantes, pero envuelta en un ingenioso movimiento armónico que consigue atraer la atención del oyente. Quizá esa simpleza haya logrado que se realizaran versiones en una gran cantidad de estilos y como muestra, vamos a escuchar algunas.

Escuchemos esta que realizara el trompetista Clifford Brown en 1953.

O esta otra a cargo de Sonny Clark (piano) en un tempo más pausado, acompañado por John Coltrane (saxo tenor), Donald Byrd (trompeta), Curtis Fuller (trombón), Paul Chambers (bajo) y Art Taylor (batería).

De la amplitud de horizontes recorridos por Come Rain or Come Shine, ponemos a continuación dos muestras. La primera, la versión realizada en 1959 por Ray Charles.

O esta otra interpretada por Eric Clapton y B.B King.

Basin Street Blues

Storyville Basin St

Siguiendo con el repaso por orden alfabético a los 250 temas imprescindibles para una Jam Session, le toca el turno a Basin Street Blues, compuesta por Spencer Williams.

Mucho se ha escrito sobre esta famosa calle de Nueva Orleans situada en el barrio apodado “Storyville” y que a su vez, se encontraba dentro de la zona francesa de la ciudad denominada Treme (sí donde se desarrolla la famosa serie de TV). Allí se encontraban los burdeles de mayor calidad de todo el país, solicitados y visitados por gran cantidad de clientela a finales del siglo XIX y principios de siglo XX, hasta que un buen o mal día según se mire, el secretario de la armada cerró por ley todos los burdeles de Storyville, originando un éxodo obligado de las prostitutas que hasta ese momento habían ejercido su profesión en esos locales, hacía una ciudad con espíritu más abierto, que no fue otra que Chicago y tras ellas, iban los músicos de jazz que encontraban en esos tugurios la mayor oferta de contratación para tocar su música.

Uno de esos músicos, fue Spencer Williams compositor de “Basin Street Blues” , la escribió en 1926, como recuerdo de sus días vividos en el burdel que regentaban su tía Lulu White en esa misma calle. Previamente, la ola de puritanismo desatada en 1917 había obligado a las autoridades a cambiar el nombre de la calle por el de “North Saratoga”, hasta que en enero de 1940, dado el renovado interés por el jazz tradicional, el ayuntamiento la volvió a denominar con su nombre original Basin Street, dada la importancia histórica que había tenido en el desarrollo de ese estilo musical.

Sin lugar a dudas la versión que define Basin Street Blues es la de Louis Armstrong, hasta tal punto que durante muchas décadas se ha imitado sin apenas variación su interpretación. Son innumerables las grabaciones que Armstrong nos dejó de Basin Street Blues, en esta ocasión he recurrido a esta de 1959 que realizó con sus “All Stars”

La version que hacía Ray Charles en 1960 tampoco se alejaba demasiado del canon que impusiera Armstrong.

En 2007, la versión que hacía Wynton Marsalis junto a Willie Nelson, consiguió actualizar la canción, después de más de ochenta años desde su primer registro.

Como versión instrumental traigo la propuesta de Keith Jarrett junto a Gary Peacock y Jack DeJohnette.

Ray

ray-charles

Hace tiempo que tenía en mente traer a este MÚSICO por aquí, poco puedo comentar de novedoso sobre la vida de Ray Charles, tenemos hasta una película con su biografía “Ray” de 2004. Lo fue todo, músico, compositor, cantante, arreglista y un experto y avispado empresario.

Ray Charles poseía una voz absolutamente reconocible, capaz de expresar una extraordinaria variedad de giros, gritos, lamentos, saltos y alaridos, todos maravillosamente controlados, utilizando ingeniosas sutilezas de armonía, dinámica y ritmo, para dejarte boquiabierto y con el pelo para atrás al auditorio. Tal era su capacidad para expresar sus emociones.

Una curiosidad que he leído y no tenía ni idea, es que era un gran aficionado a jugar al ajedrez, en 2002, llegó a jugar con Larry Evans (Gran Maestro y Campeón de EE.UU de ajedrez), perdió, pero eso no es relevante, lo que si lo era, es su gran pasión por ese juego qué la mantuvo a lo largo de toda su vida.

En la memoria nos deja infinidad de canciones maestras, grabaciones y su típico movimiento en el piano, propia de los pianistas ciegos, con ese pataleo constante llevando el ritmo mientras se balanceaba de un lado a otro.

Os dejo con una selección de su amplio repertorio :

Hit the road Jack!

La versión de Hit the road Jack! en la (magnífica) película Ray

What’d I Say 

Georgia on my Mind