Patricia Barber

I Fall in Love Too Easily

gettyimages-85241851_r7oakmqJule Styne y Sammy Cahn compositores de I Fall in Love Too Easily.

Ocurre con las canciones como con otras facetas de la vida, sin saber por qué hay unas que te atrapan, te hacen bailar, te emocionan o simplemente las aborreces, en el caso de I Fall in Love Too Easily, balada compuesta por Jule Styne y letra de Sammy Cahn y que hoy viene al repaso a los temas imprescindibles para una buena Jam, a mi personalmente desde que la conozco siempre ha sido una de mis baladas favoritas y ni siquiera me acordaba de su nombre, la había escuchado en varias versiones y siempre me había gustado ese aire aguardentoso, descarnado y a la vez delicado, ahora que conozco su letra creo que conjuga perfectamente con su envoltorio musical, es una canción de amor que se canta para si mismo, porque no tiene a quién cantársela ni con quién compartirla.

I Fall in Love Too Easily” fue incluida por primera vez en la película, Anchors Aweigh (Levando anclas), musical a mayor gloria de Gene Kelly y Frank Sinatra y era éste último quién la interpretaba en pantalla. Tubo un gran éxito y la composición estuvo entre las nominadas a mejor canción en los Oscar de ese año. Pero como ocurre muchas veces y aquí lo vengo contando, la canción pasó al olvido prácticamente una década, hasta que en febrero de 1954, Chet Baker la grabara, y aunque a mi personalmente Chet no me convence en su faceta de cantante, tengo que reconocer que en ésta sesión de estudio bordó una versión de “I Fall in Love Too Easily” completamente inspirada, aunque recomiendo que prestéis atención al solo de trompeta.
Posteriormente la canción fue aceptada de buen grado por el mundo del jazz, y solo hay que ponerse a buscar en la red versiones de “I Fall in Love Too Easily” para percatarse de ello, a mi sobre todo me gustan las versiones que reproducen ese aire introspectivo que Baker logró con su personal visión y otros como Bill Evans o Miles Davis continuaron.

Comienzo con la versión ya comentada de Chet Baker de febrero de 1954, extraída de su trabajo Chet Baker Sings.

Ahora propongo que escuchéis dos versiones cantadas por intérpretes actuales, primero Patricia Barber en mayo de 2000, de su disco Nightclub.

Y ahora una voz masculina, que no es otra que la de uno de los mejores vocalistas actuales Gregory Porter.

Miles Davis, también se dejó seducir por este tema y la mantuvo en su repertorio prácticamente hasta su época de fusión. Ésta versión está incluidas dentro de su trabajo Seven Steps to Heaven.

Otra versión que conlleva esa carga sutil de desesperanza es la que realizaba Bill Evans en junio de 1962. perteneciente a su trabajo Moon Beams.

Otro intérprete que se ajusta como un guante a esa sensibilidad susurrante del tema, es el estupendo trompetista ‪Paolo Fresu.‬

Anuncios

Easy to Love

born-to-dance-1936

Easy to Love formó parte de la banda sonora de la película Born to Dance

Continuamos repasando los “imprescindibles” para una buena Jam, en esta ocasión el tema es Easy to Love, compuesta por Cole Porter en un principio para el musical titulado Anything Goes (1934) , pero al final la descartó cuando el actor Billy Gaxton, quién debía interpretarla, puso problemas porque no llegaba a los agudos que requería el tema. Al final se estrenó formando parte de la banda sonora de la película Born to Dance, con James Stewart y Eleanor Powell como protagonistas e intérpretes.

Fue (de nuevo) Billie Holiday quién atribuiría una visión diferente a Easy to Love. Junto a la banda de Teddy Wilson consiguieron realizar una versión distinta que sirvió para conectar definitivamente el tema con el mundo del jazz. A partir de ahí, prácticamente ha quedada encasillada como canción para lucimiento de vocalistas, aunque músicos de la talla de Artie Shaw o Charlie Parker la incluyeron en sus repertorios y algunos como Sun Ra lograron realizar versiones muy alejadas del concepto inicial de Porter, las versiones más conocidas y aclamadas a la postre, son de cantantes.

En esta ocasión voy a comenzar con el fragmento de la película Born to Dance, donde James Stewart interpreta Easy to Love. Lo hago a título de curiosidad, por supuesto no hace falta aguantar hasta el final…

Después de la empalagosa interpretación de James Stewart (bastante hacía el hombre), pasamos a la rotunda de Billie Holiday ‪con la orquesta de Teddy Wilson‬.

Como muestra instrumental, propongo que escuchéis tres lecturas muy diferentes. La primera a cargo del clarinetista Artie Shaw y su orquesta.

A continuación, la versión de los siempre originales Sun Ra & His Arkestra.

Y la sensibilidad a flor de piel corre a cargo de Bill Evans.

Y para terminar el repaso de versiones, la que realiza Patricia Barber que consigue insuflar a Easy to Love, un aire de bossa muy atractivo.

Bye Bye Blackbird

Bye Bye Blackbird

Y como todos los lunes, seguimos indagando en el repertorio de los 250 temas imprescindibles para una Jam Session. En esta ocasión escucharemos el estándar Bye Bye Blackbird, compuesta en 1926 por Ray Henderson y letra de Mort Dixon.

En los años previos a la Segunda Guerra Mundial, “Bye Bye Blackbird” llegó a ser más conocido en Europa que en Estados Unidos, seguramente debido a la versión que grabara Josephine Baker en París al 1927 que disfrutó de bastante popularidad y posteriormente, y ya dentro de la gran contienda europea, fue Goebbels, padre de la propaganda nazi, quién apadrinó una grabación del tema modificando la letra original con el fin de desmoralizar a los soldados británicos. Habría que esperar a la década de los 50, para que Miles Davis realizara la versión determinante de “Bye Bye Blackbird”, incluyéndola en su disco Round About Midnight, acompañándose de John Coltrane (saxo tenor), Red Garland (piano), Paul chambers (bajo) y Philly Joe Jones (batería), modelo que ha sido referencia de prácticamente todas las versiones que han ido apareciendo desde entonces de Bye Bye Blackbird y ahora sí, el tema alcanzó el cénit de popularidad y el reconocimiento del mundo del jazz.

Comenzamos con la versión que hiciera Josephine Baker, en enero de 1927 , con un aire marcadamente vodevilesco.

Continuamos con la estupenda versión de Miles Davies incluida en su disco Round About Midnight (1957).

Ahora os propongo que escuchéis esta versión interpretada por Ben Webster y Oscar Peterson.

Quiero terminar el repaso a Bye Bye Blackbird con la versión que hiciera Patricia Barber en su álbum Nightclub en mayo de 2000. Me parece estupenda.