Paco de Lucia

Memoria del Galapajazz (2004)

Tomatito y Michel Camilo, artistas que destacaron en la edición.

En la quinta edición del Galapajazz, el cartel fue muy amplio, se programaron actuaciones tanto en el velódromo como en el Teatro Jacinto Benavente, que paso a resumiros:

En el velódromo abrieron boca un duelo de pianistas, Kenny Barron y Mulgrew Miller y en el mismo día, aparecieron en el escenario Michael Brecker y su proyecto orquestal Quindectet, poco se puede decir de éste monstruo del saxo que no esté dicho y la faceta que presentó en el Festival fue espectacular. Os dejo con el tema Timbuktu, grabado en directo en Tokyo en ése mismo año.

Al día siguiente le tocó el turno a Paco de Lucía, no recuerdo otro concierto en el Galapajazz con mayor asistencia, más valía acceder al mismo con tus necesidades cubiertas, porque una vez dentro era prácticamente imposible moverse. Y no era para menos, nadie se quería perder la actuación del maestro. Interpretó temas de su disco, Cositas buenas.

Otro plato fuerte del Festival fue Bebo Valdés, con la Big Band de Cuba Allstars que presentó el espectáculo Bebo de Cuba. Éste es su Mambo Cantabile.

Tomatito y Michel Camilo, cerraron la edición en el velódromo ¡y de qué manera! Fue un concierto de los que se quedan en la memoria.
Interpretaron una versión renovada de su obra Spain.

 

En el Teatro Jacinto Benavente hubo otras magníficas actuaciones de músicos que no iban a la zaga de los programados en el velódromo, como la del guitarrista George Benson.

Os propongo el tema The Ghetto, en colaboración con Joe Sample.

Y cerró el ciclo de actuaciones el saxofonista David Sanborn. Os dejo con el tema “Comin´ Home Baby“, interpretado junto a Joey de Francesco y Gene Lake.

Aparte de los mencionados, actuaron en esa misma edición el trío de ases que forman Jorge Pardo, Carles Benavent y Tino Di Geraldo, el contrabajista navarro Javier Colina junto al tresero cubano Pancho Amat y el multiinstrumentista Mark Ledford.

Seguimos…

Un músico prodigioso

Paco-de-Lucia

Siempre me ocurre, hay músicos que “me da cosa” ponerme a hacer una reseña de ellos, quizá sea porque me azora su talla musical, o porque siento “¡qué coño!” que hace un tuerce botas como yo que solo sabe de música lo justito que le permite sus orejas, como para hablar de estos pedazos de músicos/as, pero así es el mundo, hoy cualquier gualdrapa se puede permitir el lujo de hablar bien o poner a parir a cualquiera y darlo a conocer a los cuatro vientos, con el simple teclear de un ordenador y una conexión a Internet. Por otro lado, eso siempre se ha hecho, en el bareto, en la panadería, mientras se curra o se larga simplemente con los amigos, pero esas tonterías quedaban ahí, entre los que ya te conocen y saben como catalogarte no trascendía a miles de posibles de desconocidos…

Bueno, todo este rollazo venía a cuento porque me da cosa empezar a hablar así por las buenas de Paco de Lucia, con su nombre ya está todo dicho, todo el mundo le conoce, sabe que es el monstruo de la guitarra. Paco de Lucia, al que no le gusta hablar de la guitarra porque comenta que es su tortura, pasea su arte por todo el mundo y allí donde toca deja a la peña con ganas de más. Quizá el mérito más grande suyo haya sido precisamente ese, popularizar y dar a conocer al mundo un estilo de guitarra flamenca, que si bien ya llevaba décadas dándose a  conocer por otros muchos maestros, él ha conseguido “darle otro aire”, mezclando el toque flamenco con otras formas musicales, que, aunque de estructuras melódicas y rítmicas diferentes, él ha demostrado que pueden ir de la mano. Quizá el punto álgido para dar a conocer esa otra forma de interpretar el flamenco, fuera su estrecha colaboración con Camarón de La Isla durante casi dos décadas, y cuyo resultado fue una auténtica revolución del flamenco tradicional, logrando convertirlo en un flamenco más mestizo y popular que les granjeó una inmensa popularidad.

Como guitarrista, está considerado como un virtuoso intérprete tanto en su personalísimo estilo, como cuando ha afrontado repertorios clásicos, jondos o de fusión con el jazz o el rock.

Otro aporte curioso de Paco de Lucía al Flamenco contemporáneo ha sido incluir el “cajón” en el estilo, de tal forma que parece que siempre ha formado parte de él y para nada, me enteré el otro día escuchando en la radio una entrevista que le hicieron a Jorge Pardo y en ella, contaba la anécdota de que en una gira a finales de los 70, andaban dando conciertos por Perú acompañando a Paco de Lucía y conocieron este instrumento de la mano de Carlos Soto de la Colina, cajonero y compositor peruano y que Paco intuyó que podía ser una solución a la habitual necesidad de percusión que requiere el flamenco, probó el integrarlo en su sexteto de entonces con la inestimable ayuda del percusionista Rubem Dantas y el resultado fue tan satisfactorio que desde ese momento y con el paso del tiempo, el cajón se ha convertido en un instrumento imprescindible en el flamenco contemporáneo.

Os dejo con su tema estrella en popularidad: “Entre dos aguas” en una de sus primeras interpretaciones, haya por 1976

O el tema “Chanela” interpretado por Paco de Lucia, Juan Manuel Cañizares y jose Maria Banderas desde Sevilla dentro del marco de la Bienal de Flamenco de Sevilla.