Norman Gimbel

Garota de Ipanema

Heloísa Pinheiro

Heloísa Pinheiro, fue la musa de “The Girl from Ipanema”.

Siguiendo con el repaso por orden alfabético a los 250 temas imprescindibles para una Jam Session, le toca el turno al tema Garota de Ipanema (The Girl from Ipanema). Compuesta por Antonio Carlos Jobim y letra de Vinicius de Moraes (letra en inglés de Norman Gimbel).

Ni por asomo Jobim y Moraes se imaginaban el gran éxito que iba a representar la canción que compusieron en 1962. Según cuentan, Jobim que era cliente habitual del bar Veloso, situado cerca de la playa de Ipanema, en Río de Janeiro, quedó prendado de una adolescente carioca que solía pasar caminando por delante de ese mismo bar. La chica, captó la atención del compositor que estaba trabajando en esa época junto a Vinicius de Moraes en una comedia musical, Jobim quiso que su amigo viese también el donaire de la chica y no tardaron en tener preparada una canción de bossa nova cuya musa no era otra que la joven de los paseos playeros, que por cierto se llama Heloísa Pinheiro y gracias a “Garota de Ipanema” ha tenido numerosos y rentables negocios explotando su relación con la composición.

La versión más conocida y culpable en gran medida de su éxito fue la que realizara Stan Getz junto a João Gilberto y Astrud Gilberto, posteriormente ha habido un sinfín de versiones, unas más afortunadas que otras. Después del tremendo éxito y popularidad que tuvo,“Garota de Ipanema”, pasó a escucharse en cualquier lugar y fue adaptada de cualquier manera y a cualquier estilo, llegando a veces a un deterioro totalmente empalagoso muy alejado de su frescura primitiva, ello ha ocasionado que en muchas ocasiones, se la pueda incluir dentro del término que se conoce como “música de ascensor”.

Comenzamos con la versión que la hizo famosa Stan Getz junto a João Gilberto y Astrud Gilberto.

Seguimos con esta estupenda versión realizada por estos dos monstruos del saxo, Art Pepper y Zoot Sims.

Original esta propuesta que en 1965 proponía Archie Shepp (saxo tenor) junto a: Ted Curson (trompeta), Joseph Orange (trombón), Marion Brown (saxo alto), Reggie JohnsonDavid Izenzon (bajo) y Joe Chambers – J.C. Moses (batería).

Y para terminar, tres versiones cantadas por tres interpretes femeninas muy diferentes entre sí: Eliane Elias, Diana Krall y Amy Winehouse.


Anuncios

Bluesette

toots-thielemans

Como todos los lunes, continuamos repasando los “imprescindibles” para una buena Jam, en esta ocasión el tema que centra nuestra atención es Bluesette. Compuesta por el músico belga especializado en la armónica Toots Thielemans y la letra corrió a cargo de Norman Gimbel.

Toots Thielemans, es sobre todo famoso por ser el músico capaz de colocar a la armónica cromática como instrumento solista de pleno derecho dentro del jazz. Con Bluesette además, consiguió llamar la atención de los músicos y cantantes de jazz y rápidamente y se convirtió en un clásico que se interpreta a menudo en cualquier repertorio.

El secreto, una melodía muy pegadiza, su curiosidad es que está escrita en un 3/4, tempo no muy habitual en el mundo jazzístico y además, que pese a su título, no tiene nada que ver con un blues. Quizá la singularidad que la hace más especial, es que Toots la hizo famosa no con la armónica, sino silbándola acompañándose de su guitarra, con esa peculiar manera, ya que era un habilidoso e ingenioso maestro del silbido, consiguió darla a conocer y enamorar a un público que pasó de la sorpresa a canturrearla sin poderlo evitar. Posteriormente la adaptaría a la armónica que es como habitualmente se conoce.

Como suele ser habitual, comenzamos por el original, que como ya hemos comentado no es otro que Toots Thielemans.

La version que hacen Curtis Fuller (Trombón), Benny Golson (Saxo Tenor), Tommy Flanagan (Piano), Jimmy Garrison (Bajo) y Al Harewood (Batería) en su grabación de 1959 a mi me parece estupenda.

Hank Jones (Piano) en 1979 junto a George Duvivier (Bajo) y Alan Dawson (Batería), firmaban esta otra magnífica versión.

Y para terminar, la versión de Bluesette que hacía Ella Fitzgerald y el guitarrista Joe Pass, que como curiosidad habría que señalar que a Ella no le debía entusiasmar la letra que compuso Norman Gimbel, porque todo el tema lo interpreta en “scat” (improvisación vocal) sin hacer mención para nada al texto de la canción.