nina simone

I Got It Bad (and That Ain’t Good)

El saxofonista alto Johnny Hodges

Seguimos internándonos en los temas imprescindibles para una buena Jam que se precie y es el turno de I Got It Bad (and That Ain’t Good), compuesta por Duke Ellington y letra de Paul Francis Webster.

I Got It Bad (and That Ain’t Good) formaba parte de la partituras para Jump for Joy, un musical que se estrenó en el Mayan Theater de Los Ángeles en el verano de 1941 y ésta canción, fue prácticamente lo único que quedó de las enormes expectativas que Duke Ellington tenía puestas en dicho musical. El tema estaba compuesto para la interpretación de la cantante Ivie Anderson, pero fue el saxofonista alto Johnny Hodges primer saxo de la cuerda de su big band, quien acapara toda la atención con su deslumbrante introducción de la melodía con su glissando carazterístico.
En poco tiempo aparecieron versiones del tema por otros intérpretes como las de Ella Fitzgerald, Earl Hines, Stan Kenton, Jimmy Dorsey, Bunny Berigan y Benny Goodman entre otros.

I Got It Bad (and That Ain’t Good) es una de las canciones que más fama han dado a Duke Ellington y eso, a nadie se le debe escapar, es decir mucho.

Duke Ellington con un Johnny Hodges al saxo alto deslumbrante en el famoso Festival de Jazz de Newport de 1956, donde la orquesta de Ellington causó casi un disturbio.

Como versión cantada, traigo ésta, impresionante, realizada por Nina Simone.

Zoot Sims con su tenor fue uno de los muchos músicos atraidos por ésta melodía.

Ahora dos genios unidos: Duke Ellington y Louis Armstrong.

El trompetista Donald Byrd con el grupo formado por: Sonny Red (saxo alto), Hank Mobley (tenor), McCoy Tyner (piano), Walter Booker (bajo) y Freddie Waits (batería), también dejaron grabada su versión.

Y para terminar, la propuesta del inigualable Thelonious Monk.

But Beautiful

Road_to_Rio_1947_Poster
Cartel de la película Road to Rio, donde aparecía But Beautiful.

Si el pasado lunes comentábamos unas de las baladas por antonomasia como es Body and Soul, hoy traemos a nuestro repaso a los 250 temas imprescindibles para una Jam Session otra balada, se trata de But Beautiful, compuesta por Jimmy Van Heusen y letra de Johnny Burke.
Fue parte de la BSO de la película Road to Rio, que fue estrenada el día de Navidad de 1947 teniendo a Bing Crosby como protagonista y que llegó a convirtiese en la más taquillera del año siguiente. A diferencia de otras composiciones de Van Heusen, que llegó a recibir 14 galardones en su extensa carrera como compositor, But Beautiful no obtuvo la nominación al Oscar. Pero gracias a la versión que realizaron en ese año Sinatra y Crosby, si consiguieron captar la atención de los músicos de jazz, así en años siguientes pasaría a formar parte de repertorio de músicos como Stan Getz, Lionel Hampton, Nat King Cole, Billie Holiday, Lena Horne, Betty Carter y Bill Evans entre otros.
Como suele ser habitual, tenía intención de comenzar el repaso con la versión original de Bing Crosby o en su defecto de Sinatra, pero una vez escuchadas su edulcoramiento y ñoñez me han superado, así que comienzo con la versión de Nina Simone que me parece extraordinaria.

Seguimos ahora con la que realizara Freddie Hubbard (trompeta); Tina Brooks (saxo tenor); McCoy Tyner (piano); Sam Jones (bajo) y Clifford Jarvis (batería), De su magnífico disco “Open Sesame” de 1960.

Ahora es el turno de dos pesos pesados, se trata de Stan Getz y Bill Evans

Y terminamos con la versión de Billie Holiday, que hacía en 1958 en su disco Lady In Satin

Nina Simone, una fuerza de la naturaleza

NinaSimone

Es difícil definir a una artista de una personalidad tan marcada. Nacida en el Sur norteamericano cuando la Gran Depresión estaba en su cenit, Eunice Waymon fue una niña prodigio que soñaba con ser una gran concertista de música clásica, pero no consiguió acceder a un conservatorio neoyorquino, quizás, como ella pensaba, fuera por el color de su piel. Una vez que se frustró su anhelo, dirigió su fuerza creativa hacia el jazz y comenzó a actuar en garitos. Con la finalidad de ocultar este hecho a su madre (ministro metodista) y que se referiría a la música que interpretaba su hija como “música del diablo”, se convirtió en Nina Simone: “Nina“, al parecer era el alias que le había dado un novio y “Simone“, nombre que rendía homenaje a su admirada Simone Signoret.

Su tono de voz, rico y profundo combinado con su dominio del teclado, pronto atrajo la atención. Más tarde llegaría los avatares que construyen y soportan cualquier vida. Quizá en su caso, al ser personaje público se hiciera más notorio su fuerte carácter, sus excentricidades, su personalidad complicada, un punto arrogante y distante. Pero no es menos incuestionable la energía que gastó en su lucha por la igualdad de derechos civiles, bien reflejada en muchas de sus canciones. Simone dejó Estados Unidos en 1969, tras el asesinato de Martin Luther King, hastiada de la segregación racial contra los afroamericanos.

Su música principalmente ecléctica, es difícil de enmarcar solo dentro de un estilo, moviéndose a sus anchas dentro del jazz, el blues, soul, swing, R&B o las versiones de canciones francesas “Ne Me Quitte Pas” en la etapa que trasladó su residencia a Europa o sus guiños a la música clásica como por ejemplo en la canción “Love Me Or Leave Me”, con un solo de piano claramente inspirado en Bach.

Para terminar este breve repaso a la figura de Nina Simone, os dejo una de sus citas: “Jazz es un término de los blancos para definir la música negra. Yo hago música clásica negra“. ¿Qué más se puede añadir?

Nina Simone interpretandoMy baby just cares for me”. La canción fue escrita por Walter Donalds y la letra pertenece a Gus Kahn, realizada para la comedia musical Whoopee! (1930).

No me puedo resistir a poner su versión de Feeling Good.

Y para terminar, aunque os recomiendo que echéis un vistazo y disfrutéis de más vídeos de esta portentosa mujer, os dejo su interpretación de Ain’t Got No…I’ve Got Life.