Miles Davis

In Your Own Sweet Way

Continuamos repasando los “imprescindibles” para una buena Jam. En esta ocasión el tema a escuchar es In Your Own Sweet Way, compuesta por Dave Brubeck en 1952.

Parece ser que la composición vino a cuenta tras la queja del saxofonista de su cuarteto Paul Desmond, en su opinión el grupo tocaba muchos estándares y consideraba que debían encontrar a un compositor que les suministrara material original para suplir esa falta, parece ser que Brubeck se mosqueó y le comentó que debía estar de broma, porque él era compositor y aseguro que: “Te escribo dos piezas originales en media hora”; y así lo hizo, componiendo en ése tiempo dos temas: “In Your Own Sweet Way” y “The Waltz”.

Your Own Sweet Way, se puede traducir como “A tu aire“, y esa era la intención de Dave Brubeck al componer la pieza, quería que los músicos la interpretaran a su gusto y pedir eso en el mundo del jazz es ganas de provocar, surgieron una gran cantidad de propuestas diferentes, destacando la de Miles Davis, quién además introdujo una variante muy creativa al tema original, al finalizarle con un Mi natural en lugar del Fa previsto por Brubeck. Esta cambio que aportó Davis, le otorga un aire diferente y fue tan aceptado que es raro encontrar una versión posterior de cualquier artista que no incluya esa variante.

Comenzamos con una versión del propio Dave Brubeck con su cuarteto, grabada en directo en Belgica en 1964.

Seguimos con la version que realizara Miles Davis y que tanto transcendió en el mundillo jazzístico. En esta ocasión le acompaña Sonny Rollins al tenor 1956, en ése mismo año haría otra grabación acompañándose de John Coltrane al tenor.

Ahora es el guitarrista Wes Montgomery, junto a Tommy Flanagan al piano quien nos presenta su versión realizada en 1960.

Continuamos con otra versión “ortodoxa” realizada en holanda en 1983, por Chet Baker.

Y para terminar, un buen ejemplo de la interpretación “a su aire” de “In Your Own Sweet Way“, a cargo del magnífico saxo tenor Joel Frahm, que es capaz de dar la vuelta al tema como si de un calcetín se tratase.

Anuncios

I’ll Remember April

Frank Sinatra popularizó I’ll Remember April en la década de los 60.

En nuestro repaso a los los 250 temas “imprescindibles” para una Jazz Session, nos encontramos con el tema I’ll Remember April, compuesta por Gene de Paul y letra de Patricia Johnston y Don Raye.

Su presentación fue en la película de Abbot y Costello, “Em Cowboy” en 1942, más tarde aparecería en “Ghost Catchers” (1944) y la película homónima “I’ll Remember April” de 1945. Luego la canción pasó al repertorio jazzístico gracias al atractivo que tiene tanto para cantantes como para instrumentistas, por la forma de su peculiar progresión armónica que se desarrolla en una inusual y amplia estructura de cuarenta y ocho compases, dando pié a los solistas a desarrollar y exponer su variedad de recursos.

Hay multitud de versiones y en todos los tiempos posibles, quizá la característica que predomine sea de ralentización de tempo en las versiones cantadas hasta rozar casi la balada y como contrapunto, las versiones instrumentales mucho más briosas moviéndose en tiempos rápidos.

Comenzamos la escucha con la versión que Frank Sinatra realizó en 1962.

El pianista Erroll Garner, tuvo un gran éxito con su versión en 1955.

Ahora es el saxo tenor Stan Getz quién nos muestra sus recursos en I’ll Remember April, grabada en directo en Estocolmo en 1983.

El omnipresente Miles Davis también nos dejó en 1954 su peculiar visión de I’ll Remember April.

Fulminante Art Pepper, con su versión incluida en el disco Among Friends.

También el saxo barítono Gerry Mulligan junto al saxo alto Lee Konitz, que por cierto nos ha dejado muestra de I’ll Remember April en seis décadas distintas, ésta es de1953.

Y para terminar, la versión de ese monstruo llamado Charles Mingus con su quinteto.

I Thought about You

Billie Holiday grabó su versión con un enfoque de canción de amor melancólica.

Continuamos repasando los “imprescindibles” para una buena Jam. En esta ocasión el tema a escuchar es “I Thought about You”. Compuesta por Jimmy Van Heusen y letra de Johnny Mercer.

Cuentan que Johnny Mercer, imaginó la letra de “I Thought about You” mientras meditaba insomne en un largo viaje en tren. Y de eso precisamente es de lo que va el texto de la canción, de una persona que cavila desvelado en un largo viaje en tren, mientras va describiendo las imágenes que observa desde la ventanilla, convirtiendo este conjunto de visiones en una canción de amor.

La banda de Benny Goodman junto a la cantante Mildred Bailey, grabaron su versión el 20 de octubre de 1939 en Nueva York, con un estilo desenfadado a modo de tema de swing orientado al baile.

La canción a mediados de la década de los 50, volvió a estar en el candelero gracias a la versión que grabó Billie Holiday en 1954. Pero con un aire absolutamente distinto a los años 30/40, Billie la transformó en una canción de amor melancólica y ése nuevo enfoque, se convertiría en modelo en las grabaciones posteriores de diferentes artistas.

Billie Holiday (con Bobby Tucker), extraída de Recital by Billie Holiday, Los Ángeles, 3 de septiembre de 1954.

Aunque sin lugar a dudas, la versión que destacó y enraizó la visión de “I Thought about You” como balada fue la interpretada por Miles Davis.

Miles Davis, extraída de Someday My Prince Will Come, Nueva York, 21 de marzo de 1961.

Cabe destacar versiones posteriores como la grabada por Kenny Burrell y Coleman Hawkins, extraída de Bluesy Burrell, Englewood Clifss (New Jersey), 14 de septiembre de 1962.

Y para terminar el repaso de versiones, os dejo con el planteamiento radicalmente distinto, del saxofonista Bob Berg, que logra una textura ambiental absolutamente diferente a lo anteriormente expuesto. Grabada para su disco In the Shadows, de 1990.

I Fall in Love Too Easily

gettyimages-85241851_r7oakmqJule Styne y Sammy Cahn compositores de I Fall in Love Too Easily.

Ocurre con las canciones como con otras facetas de la vida, sin saber por qué hay unas que te atrapan, te hacen bailar, te emocionan o simplemente las aborreces, en el caso de I Fall in Love Too Easily, balada compuesta por Jule Styne y letra de Sammy Cahn y que hoy viene al repaso a los temas imprescindibles para una buena Jam, a mi personalmente desde que la conozco siempre ha sido una de mis baladas favoritas y ni siquiera me acordaba de su nombre, la había escuchado en varias versiones y siempre me había gustado ese aire aguardentoso, descarnado y a la vez delicado, ahora que conozco su letra creo que conjuga perfectamente con su envoltorio musical, es una canción de amor que se canta para si mismo, porque no tiene a quién cantársela ni con quién compartirla.

I Fall in Love Too Easily” fue incluida por primera vez en la película, Anchors Aweigh (Levando anclas), musical a mayor gloria de Gene Kelly y Frank Sinatra y era éste último quién la interpretaba en pantalla. Tubo un gran éxito y la composición estuvo entre las nominadas a mejor canción en los Oscar de ese año. Pero como ocurre muchas veces y aquí lo vengo contando, la canción pasó al olvido prácticamente una década, hasta que en febrero de 1954, Chet Baker la grabara, y aunque a mi personalmente Chet no me convence en su faceta de cantante, tengo que reconocer que en ésta sesión de estudio bordó una versión de “I Fall in Love Too Easily” completamente inspirada, aunque recomiendo que prestéis atención al solo de trompeta.
Posteriormente la canción fue aceptada de buen grado por el mundo del jazz, y solo hay que ponerse a buscar en la red versiones de “I Fall in Love Too Easily” para percatarse de ello, a mi sobre todo me gustan las versiones que reproducen ese aire introspectivo que Baker logró con su personal visión y otros como Bill Evans o Miles Davis continuaron.

Comienzo con la versión ya comentada de Chet Baker de febrero de 1954, extraída de su trabajo Chet Baker Sings.

Ahora propongo que escuchéis dos versiones cantadas por intérpretes actuales, primero Patricia Barber en mayo de 2000, de su disco Nightclub.

Y ahora una voz masculina, que no es otra que la de uno de los mejores vocalistas actuales Gregory Porter.

Miles Davis, también se dejó seducir por este tema y la mantuvo en su repertorio prácticamente hasta su época de fusión. Ésta versión está incluidas dentro de su trabajo Seven Steps to Heaven.

Otra versión que conlleva esa carga sutil de desesperanza es la que realizaba Bill Evans en junio de 1962. perteneciente a su trabajo Moon Beams.

Otro intérprete que se ajusta como un guante a esa sensibilidad susurrante del tema, es el estupendo trompetista ‪Paolo Fresu.‬