Miles Davis

Love for Sale

Dentro de los buenos propósitos prometidos en la entrada anterior, estaba el volver a recuperar el repaso por orden alfabético de los 250 temas imprescindibles para una Jam Session, siguiendo el criterio del libro de Ted Giogia. Nos quedamos en la “L” y hoy le toca el turno a “Love for Sale”, el archiconocido tema compuesto por Cole Porter.

Lo que desconocía, y nos cuenta Giogia en su libro, es que “Love for Sale”, durante décadas, las cadenas de radio se negaron a emitir esta letra. La canción, que sonó por primera vez en The New Yorkers, un musical de Broadway de 1930, adopta el punto de vista de una prostituta de la época de la ley seca, y el compositor, Cole Porter, no se mordió la lengua al presentar este “amor a la venta: joven y apetitoso”. Según Charles Darnton, el crítico del periódico Evening World, la canción era “de pésimo gusto”, y el Herald Tribune la calificó de “indecente”.

A esas críticas Porter respondía: “No me entra en la cabeza –decía–. Uno puede escribir una novela sobre una meretriz, pintar el retrato de una ramera, pero no puede componer una canción sobre una prostituta”.

Seguramente por esa controversia, la canción no comenzó a adquirir cierta popularidad hasta finales de los 40 y la siguiente década. Billie Holiday, se atrevió a grabar “Love for Sale” y fue un completo éxito. Según comentaba, cuando apareció esta canción ella trabajaba de prostituta, por lo que su interpretación transmite una autenticidad muy difícil de igualar.

Billie Holiday, extraída de su álbum Solitude, Los Ángeles, 1952.

Con todo, en esos años, era difícil encontrar versiones vocales, por el contrario, si había instrumentales como las de Erroll Garner, Sidney Bechet, Art Tatum o Charlie Parker, que la grabó, poco antes de su muerte, para el disco de homenaje a Cole Porter para el sello Verve.

Ella Fitzgerald, también tuvo el valor de enfrentarse a la interpretación de “Love for Sale”. Como muestra, esta actuación en directo en el Palais des Beaux-Arts, en Bruselas en 1957.

Una de las versiones instrumentales más destacadas, es sin duda la realizada en 1958 por Cannonball Adderley. La incluyó en su disco Somethin’ Else, en marzo de 1958, en el que colaboró Miles Davis como músico de acompañamiento.

Poco después, los papeles se invertirían y Davis graba “Love for Sale”, incluyéndola en su disco Circle in the Round, con el mismo grupo con el que grabaría Kind of Blue, incluyendo unos solos difíciles de superar. Mayo de 1958.

A partir de la década de los 60, “Love for Sale” ya estaba en el repertorio de los músicos de jazz, gracias a su peculiaridad de ofrecer múltiples posibilidades tanto para las improvisaciones como adaptación a estilos y tempos.

Por destacar alguna otra versión, incluyo la que realizaba Buddy Rich y su Big Band con arreglo de Pete Myers.

O la del trompetista Wallace Roney, incluida en su disco No Job Too Big Or Small.

Y para terminar, os dejo con la versión que actualmente copa todos los comentarios, incluso en la Wikipedia la primera opción que te ofrece es ésta (?), estoy hablando de la realizada por Tony Bennett y Lady Gaga en 2021, os dejo con ella.

Lament

Continuamos repasando los «imprescindibles» para una buena Jam, hoy escuchamos “Lament”, compuesta por el trombonista y compositor J. J. Johnson.

J.J. Johnson, quizá sea junto a Curtis Fuller, el trombonista más carismático del jazz de la segunda mitad del siglo pasado. Virtuoso instrumentista, supo adaptar el trombón a las nuevas corrientes que surgieron dentro del jazz tras la época del swing. Johnson, también destacó por sus habilidades para la composición y los arreglos, sobresaliendo en la que fue denominada “tercera corriente”, movimiento que surgió en las décadas de 1950 y 1960 con la pretensión de fusionar el jazz y la música clásica.

Lament” es seguramente su composición más reconocida, una balada lenta y nostálgica de treinta y dos compases. En general, casi todas la versiones que he escuchado del tema, suelen mostrar la cara melancólica y emotiva del intérprete, como muestra de ello, quizá la versión de Miles Davis en colaboración con Gil Evans, sea una buena muestra.

Comenzamos el repaso de las versiones de “Lament” con la que hiciera el propio J. J. Johnson junto al vibrafonista Milt Jackson y el contrabajista Ray Brown.

Seguimos con la versión que ha resultado ser modelo para otros intérpretes. Se trata de Miles Davis junto a Gil Evans, extraída de Miles Ahead, Nueva York, 27 de mayo de 1957.

Ahora es la versión de Branford Marsalis, extraída de Renaissance, enero de 1987.

Y para terminar la cálida y melódica versión de Chet Baker junto a Philip Catherine y Jean-Louis Rassinfosse.

día 48. Música para acompañarte en casa

Ayer fue el «día del jazz» pero se me pasó totalmente y como para mi todos los días son prácticamente de jazz, pues sigo a lo mío. Hoy os traigo un clásico absoluto, So What, con Miles Davis (trompeta), John Coltrane (tenor), Wynton Kelly (piano), Paul Chambers (bajo) y Jimmy Cobb (batería). 2 de abril de 1959, Estudio 61. Casi nada…

 

«yo me quedo en casa»

¡Hasta mañana!

It Could Happen to You

Jimmy Van Heusen

Es el turno de «It Could Happen to You» dentro del repaso a los temas imprescindibles para una Jam. Compuesta por Jimmy Van Heusen y letra de Johnny Burke.

Apareció por primera vez en la película And the Angels Sing (1944). Y gracias a su aparición en la gran pantalla, surgieron en ése mismo año varias versiones como las realizadas por Bing Crosby, Dinah Shore, Jo Stafford (estuvo dos semanas en las listas de Billboard), Bob Chester o Boyd Raeburn.

Indiscutiblemente Jimmy Van Heusen, ha sido uno de los compositores más destacados de la música popular americana del pasado siglo, aunque cerca de dos décadas más joven que los grandes maestros: George Gershwin, Irving Berlin, Jerome Kern y Cole Porter, se le puede incluir perfectamente dentro de ese grupo de referencia. Obtuvo cuatro “Oscars” y un premio Emmy, además de escribir más de ochenta y cinco canciones para Frank Sinatra. También compuso las canciones para seis de las siete películas de otro buen amigo suyo, Bing Crosby.

La escucha de “It Could Happen to You” hasta la versión de Miles Davis, era entendida como una balada relajada, pero Miles con su grabación de 1956 dobla el tempo, y consigue darle una aire desenvuelto y alegre con ése ligero swing, siendo la referencia para la mayoría de las versiones posteriores. Hoy en día, lo habitual es tocarla en un tiempo medio o medio/rápido. Dexter Gordon, usó la secuencia de acordes de «It Could Happen to You» en su pieza “Fried Bananas”.

Comenzamos la escucha del tema con el trombonista J. J. Johnson, que fue uno de los primeros músicos de jazz que grabó «It Could Happen to You» en 1953.

La versión de Miles Davis, como ya he mencionado, cambió radicalmente la forma de entender «It Could Happen to You«. Incluida en su disco Relaxin’ with the Miles Davis Quintet en 1956.

Sonny Rollins, realizó otra versión excepcional, no solo prescindió del ritmo, sino que se deshizo de la banda entera. Contenida en The Sound of Sonny. Grabada en Nueva York, 11 de junio de 1957.

Como curiosidad, os propongo que escuchéis la versión latina del percusionista Poncho Sánchez realizada en 1988.

Una visión más contemporánea de «It Could Happen to You» es ésta versión del saxo alto Bunky Green, junto al pianista Jason Moran, extraída de su Another Place, Brooklyn, 27 y 28 de noviembre de 2004.

Para terminar, os dejo la versión de Diana Krall, extraída de su From this Moment On, grabada en 2006.