Miles Davies

Un tema que ha dejado una “huella” indeleble: Footprints

Wayne_Shorter

El saxofonista Wayne Shorter autor de Footprints

Dentro del repaso que vamos haciendo a los a los 250 temas imprescindibles para una Jam Session, abordamos el tema Footprints, compuesta por Wayne Shorter, basada en una progresión de blues pero con la métrica poco habitual de 3/4, que le confiriere un aire particular y muy atractivo, que muy posiblemente sea la causa que Footprints figure prácticamente en cualquier Jam Session.

La primera grabación fue la de su autor Wayne Shorter en su álbum Adam’s Apple junto a Herbie Hancock (piano), Reggie Workman (bajo) y Joe Chambers (batería).

Aunque sin lugar a dudas, la versión más conocida es la grabada por el quinteto de Miles Davies en 1966 y que fue incluido en el álbum Miles Smiles, en el que participaba su autor Wayne Shorter y Herbie Hancock. Aquí los vemos interpretándola en directo.

Otra versión que me parece muy buena es la que realizara el pianista Ahmad Jamal en1985, junto a él Larry Ball (bajo), Merlin Riley (batería) y Iraj Lashkary (percusión).

Y para terminar, os dejo con una versión mucho más actual, la realizada por los bajistas ‪George Fakanas y Anthony Jackson‬, les acompañan Takis Paterelis (saxo alto, soprano y flauta), Mitch Forman (teclados), Antonis Andreou (trombón) y Dave Weckl (batería).

Ascenseur pour l’échafaud

Y me diréis ¿Y?, pues es el título de una película (Ascensor para el cadalso) de Louis Malle que realizó en 1958, que no voy a entrar a hacer su reseña porque no la he visto, os dejo su trailer por si a vosotros os apetece profundizar más en ella… a lo que voy es a hacer mención a su banda sonora, de cuya autoría se encargó Miles Davies y os la recomiendo, es un gustazo sumergirte en la atmósfera que crea Davis, maestro entre los maestros, es increíble su capacidad para crear música descriptiva, cerrando los ojos, cualquiera puede visualizar su propia película de cine negro…

He leído que la grabación se realizó en unas horas, y sin partituras previas ni tan siquiera una progresión de acordes escritos, los temas fueron surgiendo como bocetos, Miles sugeriría uno o dos acordes, el grupo mantenía el soporte rítmico y él improvisaba sobre ello, intentando dejarse llevar por las escenas del largometraje.