Lester Young

Indiana

Hoy, dentro del repaso a los temas imprescindibles para una buena Jam que se precie, escuchamos el tema Indiana, compuesta por James F. Hanley y letra de Ballard MacDonald en 1917.

James F. Hanley

El título completo del tema es “Back Home in Indiana” y aunque no sea el himno del estado homónimo, sí que es la canción más conocida que rinde homenaje al estado. Y nos puede servir como vehículo para recorrer el devenir musical jazzístico de todo un siglo. La primera grabación de “Indiana” que podríamos colocar en un lugar de honor ya que apareció en uno de los primeros discos de la historia del jazz, fue la realizada por la Original Dixieland Jazz Band en 1917. Una década después Eddie Condon, la grabaría en 1928, y al año siguiente la big band de Red Nichols, que contaba con Benny Goodman, al clarinete y en los arreglos a Glenn Miller, la recrearon en un incipiente estilo swing.

Después de su adaptación a la era del swing a través de las Big Bands de la época, paso a ser interpretada por grupos más pequeños, entre los que podemos destacar la versión del saxofonista Chu Berry, en 1937, o la de Lester Young, junto a Nat King Cole, en 1942 y con Count Basie, en 1944. También los músicos cercanos al bebop, se animaron a grabar sus versiones, fue el caso del trío de Bud Powell, o de Charlie Parker, aunque no obstante, éste último sea más conocido por haber usado la secuencia armónica de “Indiana” en su pieza “Donna Lee”.

Posteriormente, Louis Armstrong convertiría “Indiana” en pieza fija de su repertorio. Y en las décadas de 1940/50, el estilo Nueva Orleans tuvo su resurgir y fueron varios artistas quienes relanzaron el tema, así aparecieron las versiones de Sidney Bechet, Bunk Johnson o Mutt Carey. Luego lo harían Stan Getz, Clifford Brown o Zoot Sims entre otros.

Comenzamos como solemos, por el principio con la Original Dixieland Jazz Band, grabando el 31 de mayo de 1917, en Nueva York, la primera versión de “Back Home in Indiana“. Una grabación histórica.

Poco después, Red Nichols junto a Benny Goodman y arreglos de Glenn Miller, lo harían en Nueva York, el 18 de abril de 1929.

El quinteto de Lester Young (con Count Basie), nos dejó esta estupenda versión grabada en Los Ángeles, el 15 de julio de 1942.

Ahora es Joe Venuti y Zoot Sims, quienes nos dejan su versión extraída de su disco Joe and Zoot. Nueva York, 27 de septiembre de 1973.

Otra peculiar versión es la realizada por Richard “Groove” Holmes, y su sonido particular gracias a sus órganos Hammond B-3. En Nueva York, el 22 de abril de 1966.

Y os dejo con dos versiones más actuales, la primera la de Scott Hamilton. Grabada en directo en Bologna en 2013.

Y la segunda, la que realizara Greg Osby, extraída de su disco The Invisible Hand. Grabado en Brooklyn el 9 de septiembre de 1999.

Anuncios

I Want to Be Happy

Vincent Youmans y Irving Caesar (dcha.) compositores de música y letra.

Continuamos repasando los “imprescindibles” para una buena Jam, en esta ocasión el tema es I Want to Be Happy. La canción es de las que se te quedan pegadas al cerebro como un chicle al zapato y no hay manera de quitártela de la cabeza. Red Nichols con su versión de 1930, llegó a situarla entre los veinte primeros de las listas en pleno auge del swing. Posteriormente Glenn Miller, también realizó su versión de “I Want to Be Happy”, dando como resultado un swing bailable a tono con los gustos de la época, siendo la canción de cara “B” ni más ni menos que de “In the Mood”.

Más tarde, poco a poco, “I Want to Be Happy” fue calando en los repertorios jazzísticos gracias a la ductilidad de su armonía, que permite una improvisación con multitud de enfoques y de ahí surgieron versiones como las de Jo Jones, Stan Getz, Roy Eldridge o Lester Young.

Como curiosidad, comentar que Irving Caesar el autor de la letra, tenía cierta tendencia a escribir letras que hablaran sobre la felicidad: “Sometimes I’m Happy”, “Help Yourself to Happiness”, “I’m Healthy ’Cause I’m Happy” y otra titulada simplemente “Happy” y que ése ánimo vital quizá influyese en su longeva vida, murió con ciento y un años, habrá que tomar nota…

Glenn Miller y su orquesta, firmó ésta magnífica versión al más puro estilo swing en 1939.

Ahora, son Nat King Cole, Stan Getz y Roy Eldridge quienes nos ofrecen su energética versión.

Lester Young junto a Buddy Rich en la batería y de nuevo Nat King Cole al piano, también grabaron esta estupenda versión con el sello inconfundible del tenor de Lester Young.

Una mirada más moderna, es la que nos propone el saxo tenor Al Cohn en su versión.

Y por último, una curiosidad, la versión de I want to be happy de parte de la Sant Andreu Jazz Band.

I Got Rhythm

Los hermanos Gershwin, George e Ira.

Volvemos al repaso de los “imprescindibles” para una buena Jam, con el tema I Got Rhythm, compuesta por George Gershwin y letra de su hermano Ira Gershwin. Si verdaderamente hay una canción tocada una y mil veces en una Jam seguramente sea ésta, de hecho, su estructura y progresión armónica han tomado una identidad propia y son conocidos por el sobrenombre de “Rhythm changes” y es que desde un principio, generó un atractivo especial para las improvisaciones de los músicos de jazz.

I Got Rhythm fue incluida por primera vez en el musical de 1930 Girl Crazy. La interpretaba la cantante Ethel Merman, y desde la primera noche del estreno, la canción supuso un extraordinario éxito. Inmediatamente tuvo su repercusión en el ambiente del jazz, Louis Armstrong grabaría su versión en 1931 y pocos años después tendría secuelas con versiones de Casa Loma Orchestra, Benny Goodman y su cuarteto en 1938, más tarde serían Count Basie, Benny Carter, Art Tatum, Roy Eldridge, Coleman Hawkins, Lester Young y Charlie Parker y un largo etcétera de músicos que se sintieron cautivados por su melodía.

Con el paso del tiempo, casi nadie toca “Rhythm changes” con la melodía de “I Got Rhythm” de Gershwin, sino que se sustituye por cualquiera de las muchas variantes utilizadas por otros músicos como Duke Ellington, Lester Young, Charlie Parker, Thelonious Monk, etc., la secuencia de acordes se hizo tan famosa e independiente que acabó con la composición propiamente dicha, por ello son contadas las versiones modernas de “I Got Rhythm”, después de la época del bop, poco a poco, su melodía se fue dejando a un lado, los músicos han seguido utilizando y desarrollando la progresión armónica de la pieza para desarrollar su creatividad, una y otra vez, a costa de abandonar la composición original de Gershwin.

Comenzamos con la versión que hacia Ethel Merman en 1956.

Ahora es el turno de la versión de Glen Gray & The Casa Loma Orchestra, con el famoso solo de saxo barítono a cargo de Clarence Hutchenrider en 1934.

Louis Armstrong realizó multitud de versiones de I Got Rhythm. Valga ésta como ejemplo, grabada en 1938.

Charlie Parker también se sintió atraído por I Got Rhythm.

Y por supuesto, el gran Lester Young también nos regaló multitud de versiones de ésta canción.

Una versión más moderna, es ésta magnífica de Zoot Sims grabada en 1975, junto a Joe Pass (guitarra), Oscar Peterson (piano), George Mraz (bajo) y Grady Tate (batería).

Goodbye Pork Pie Hat

Lester Young

El saxofonista Lester Young y su característico sombrero.

Hay canciones por las que sentimos especial apego y ésta, que os traigo hoy dentro del repaso que seguimos haciendo a los 250 imprescindibles en una Jam Session, para mi es una de ellas. Se trata de Goodbye Pork Pie Hat, compuesta por Charles Mingus en 1959 en homenaje a su apreciado amigo Lester Young, que acababa de morir a los 49 años y su título, se refiere al característico sombrero que solía usar Lester.

Mingus grabó “Goodbye Pork Pie Hat” y la incluyó en un álbum imprescindible: Mingus Ah Um. Pero el verdadero éxito y conocimiento a nivel popular vino, como ha ocurrido en infinidad de ocasiones, de la mano del rock o anexos, en éste caso gracias a las versiones de los enormes guitarrista de gran éxito en los 70 como: John McLaughlin, Jeff Beck o Ralph Towner. Posteriormente Joni Mitchell, la interpretaría en su álbum Mingus (1979), en el que añadiría letra al tema, en claro homenaje al contrabajista, cerrando el círculo de una canción que parece tener grabada en su ADN su tendencia a ser utilizada como homenaje póstumo, ya que el disco se publicó algunos meses después de la muerte de Mingus (1979).

Comenzamos con la grabación original de Mingus en el álbum “Mingus Ah Um“.

Seguimos con una de las versiones que dio difusión a la canción. La magnífica adaptación realizada por Jeff Beck en su elepé Wired.

A continuación, la que es mi favorita (después de la original de Mingus), la realizada por la magnífica banda creada en homenaje al maestro, la Mingus Big Band.

Y ahora la referida anteriormente de Joni Mitchell, que en la grabación iba acompañada por un grupo de impresión: Herbie Hancock (piano eléctrico), Wayne Shorter (saxo soprano),  Jaco Pastorius (bajo), Peter Erskine (batería), Don Alias (congas) y Emil Richards (percusión).

Para terminar, he dejado la versión que realizara el inclasificable Rahsaan Roland Kirk, en su trabajo “Return of the 5000 Lb. Man, Nueva York”. Donde incluye una letra adaptada, eso sí, al primitivo motivo de Mingus de homenajear al saxofonista Lester Young.

Hasta la próxima y que la música os acompañe.