Jazz

Jazz por alusiones…

Gerry+Mulligan

Gerry Mulligan por  William Gottlieb

Como ayer al poner el post sobre las fotos de William P. Gottlieb, hubo voces que pedían música, pues eso, que mejor que ver a parte de los protagonistas de las fotos de Gottlieb, tocando juntos y dando cobertura a la gran ‪Billie Holiday‬, junto a ella aparecen ‪Coleman Hawkins‬,‪ Lester Young,‪ Ben Webster‬,‪ Gerry Mulligan‬,‪ Vic Dickenson‬,‪ Roy Eldridge‬… vamos ¡casi ná! Ale a escuchar jazz durante un ratito

Sobre los festivales de jazz

Como estamos en verano y es tiempo de festivales de jazz, pop, indie, étnicos y demás denominaciones variopintas, el otro día me asaltó una pregunta que me desvío la atención de las acrobacias que en ese momento estaba realizando una mosca cojonera por enésima vez. ¿Dónde y cuando se realizó el primer festival de jazz?. Para no moverme mucho del sitio, por el tema del calor, recurrí al ordenata y tras trastear en español, inglés, chino y araméo, encontré una reseña muy interesante en la web de tomajazz (www.tomajazz.com) que os resumo en los siguientes puntos esenciales y curiosos que saqué en claro:

  • Que contrariamente a lo que pensaba, el primer festival de jazz se celebró en Francia y no en Estados Unidos, concretamente en Niza en 1948. Organizado por esta ciudad en el Hot Club de Francia, donde se programaron una serie de conciertos, en el que tuvo su mejor atractivo con los All Stars de Louis Armstrong, la orquesta de Claude Luter, Stèphane Grappelli y Django Reinhardt.
  • Que el segundo festival de jazz se organiza en París, denominándolo como Primer Festival de Paris (como debe ser…). En la primavera de 1948, en el teatro Marigny y con un programa que incluía a: Coleman Hawkins, Erroll Garner y Howard McGhee. Posteriormente en 1949 en el Festival Internacional de Jazz de la famosa Sala Pleyel, actuaron: Charlie Parker con Miles Davis y Sidney Bechet.
  • Que el primer festival que se celebró en Estados Unidos fue el Newport Jazz Festival en 1954. El cual se convertiría en uno de los festivales más famosos de todo el mundo.
  • Que a finales de los años 80 se celebraban al menos 800 festivales de jazz anuales a lo largo de todo el mundo.
  • Que una tercera parte de estos festivales no son rentables. Sólo una décima parte logran beneficios.
  • Que el mayor festival de jazz es el Festival Internacional de jazz de Montreal en Quebec, Canada. En sus 11 días de duración atrae alrededor de 1,5 millones de personas, que asisten a 400 conciertos interpretados por unos 2000 músicos de 20 países.
  • Y por último, que en España el festival más veterano es el de San Sebastián, que en este año 2012 ha celebrado su 47 edición.

Bueno, y ahora para que podáis digerir estos datos sin necesidad de ir corriendo al servicio, os invito a visualizar un fragmento de la magnífica y recomendable serie sobre la historia del Jazz que realizó Ken Burns, en un capítulo dedicado a Duke Ellington y donde hace mención a quizá uno de los momentos más conocido ocurrido en un festival de jazz de todos los tiempos, por supuesto me estoy refiriendo al fabuloso solo de Paul Gonsalves en la canción Disminuendo and Crescendo in Blue, en la actuación de la Big Band de Duke en el festival de Newport de 1956, con toda la audiencia entregada y animando al saxofonista.

 

Soul Rebels Brass Band

Creo que estaremos todos de acuerdo en que lo bueno se acaba pronto y las vacaciones mucho más, así que después de decir esta chorrada, doy por inaugurada la nueva temporada, es decir, continúo con más chorradas pero eso sí, musicales.

Lo bueno es que a la vuelta a veces te puedes encontrar con gratas sorpresas y eso, es lo que me ha sucedido con esta banda denominada The Soul Rebels Brass Band. Mi amigo Serafo me estaba esperando con un par de discos “canela fina” y uno de ellos es Unlock Your Mind de esta banda de Nueva Orleans que desconocía absolutamente.

Me he puesto a cotillear en la red y me he enterado que llevan sacando discos desde 1995, es decir que ya están curtidos. Que mantienen un fuerte vínculo con la ciudad de Nueva Orleans, donde viven y tocan en directo cuando no están por ahí haciendo bolos, comentan que hasta 250 conciertos al año, vamos que ni Victor Manuel, Ana Belén, Sabina y Serrat juntos…, y que incluso los han pillao para salir en la serie Treme, así que no os digo más.

En definitiva, una charanga de metales y percusión que tocan que te pasas (ya me gustaría encontrármelos tocando en la calle). Como buenos negros americanos, controlan ritmos y estilos (soul, jazz, funk, hip-hop, rock y pop) pero con una manita propia de banda de su tierra, si es que de la ciudad donde nació y creció Louis Armstrong no puede salir músicos malos…

Os dejo un vídeo de los muchos que aparecen en YouTube para que os hagáis una idea. Por cierto, con el que flipo absolutamente es con Edward Lee Jr. que es el que toca el helicón, pedazo de ritmo que tiene el chaval. Lo dicho a disfrutar y encantado de volver a daros la paliza.

[youtube http://www.youtube.com/watch?v=0dUhgbcqruM?feature=player_detailpage&w=640&h=360%5D

Jammin ‘the Blues

Bueno, han llegado los calores, primero porque es lo suyo en la época del año que estamos y luego porque en nuestro país la mayor parte de la población está quemada…, así que un servidor se retira durante unos días para intentar coger ánimo para unos tiempos que vienen con más de lo mismo.

Pero…, antes de que os libréis de mi, os dejo lo que creo es un regalo de buen amigo, la película Jammin ‘the Blues de 1944, en ese año al fotógrafo Gjon Mili se le ocurrió filmar a un grupo de los mejores músicos del jazz de ese momento en una jam session. El resultado fue este cortometraje de diez minutos de duración.

La película comienza con un primer plano cenital del sombrero de Lester Young, a partir de ahí los temas se suceden entre el humo de los cigarrillos, de entre los jazzmen que participaron en la película, destacan especialmente los hombres de Count Basie, Harry Sweet Edison (trompeta),  Illinois Jacquet (saxo tenor), Jo Jones imponiendo un ritmo de frenesí total con su batería y como no, Lester Young, tocando con esa sutilidad, contención y delicadeza su saxo tenor, aparte de ellos, todos los músicos que intervienen en la película lo hacen de una forma espléndida, destaca por su fuerza expresiva la cantante Marie Bryant (vocalista y bailarina) que cierra el corto bailando en la secuencia final con Archie Savage (bailarín), la base rítmica formada por Red Callender y John Simmons (contrabajos), Marlowe Morris (piano), Sidney Catlett (batería) y Barney Kessel (guitarra) que conlleva la anécdota de que al ser el único músico blanco del grupo, aunque esto pasa desapercibido en la proyección ya que el plano en que aparece está grabado a propósito en la penumbra más absoluta, corre el rumor de que maquillaron sus manos con una tonalidad oscura para disimular el color de su piel, está claro que la filosofía era “o todos negros o todos blancos”…

Mención más que destacada para el director Gion Mili, la fotografía de Robert Burks y la dirección de arte de Roland Hill, que lograron realizar posiblemente la mejor película de jazz jamás filmada, con una estética y concepción que a mi parecer la hace merecedora de considerarla una verdadera OBRA DE ARTE en todos los sentidos.

Nada más, siento haberme alargado tanto en el comentario pero la verdad es que creo que la obra lo merece y además, consolaros al saber que durante este mes no os voy a molestar más con mis elucubraciones. ¡buen verano para todos!