J.J. Johnson

Lament

Continuamos repasando los “imprescindibles” para una buena Jam, hoy escuchamos “Lament”, compuesta por el trombonista y compositor J. J. Johnson.

J.J. Johnson, quizá sea junto a Curtis Fuller, el trombonista más carismático del jazz de la segunda mitad del siglo pasado. Virtuoso instrumentista, supo adaptar el trombón a las nuevas corrientes que surgieron dentro del jazz tras la época del swing. Johnson, también destacó por sus habilidades para la composición y los arreglos, sobresaliendo en la que fue denominada “tercera corriente”, movimiento que surgió en las décadas de 1950 y 1960 con la pretensión de fusionar el jazz y la música clásica.

Lament” es seguramente su composición más reconocida, una balada lenta y nostálgica de treinta y dos compases. En general, casi todas la versiones que he escuchado del tema, suelen mostrar la cara melancólica y emotiva del intérprete, como muestra de ello, quizá la versión de Miles Davis en colaboración con Gil Evans, sea una buena muestra.

Comenzamos el repaso de las versiones de “Lament” con la que hiciera el propio J. J. Johnson junto al vibrafonista Milt Jackson y el contrabajista Ray Brown.

Seguimos con la versión que ha resultado ser modelo para otros intérpretes. Se trata de Miles Davis junto a Gil Evans, extraída de Miles Ahead, Nueva York, 27 de mayo de 1957.

Ahora es la versión de Branford Marsalis, extraída de Renaissance, enero de 1987.

Y para terminar la cálida y melódica versión de Chet Baker junto a Philip Catherine y Jean-Louis Rassinfosse.

It Could Happen to You

Jimmy Van Heusen

Es el turno de “It Could Happen to You” dentro del repaso a los temas imprescindibles para una Jam. Compuesta por Jimmy Van Heusen y letra de Johnny Burke.

Apareció por primera vez en la película And the Angels Sing (1944). Y gracias a su aparición en la gran pantalla, surgieron en ése mismo año varias versiones como las realizadas por Bing Crosby, Dinah Shore, Jo Stafford (estuvo dos semanas en las listas de Billboard), Bob Chester o Boyd Raeburn.

Indiscutiblemente Jimmy Van Heusen, ha sido uno de los compositores más destacados de la música popular americana del pasado siglo, aunque cerca de dos décadas más joven que los grandes maestros: George Gershwin, Irving Berlin, Jerome Kern y Cole Porter, se le puede incluir perfectamente dentro de ese grupo de referencia. Obtuvo cuatro “Oscars” y un premio Emmy, además de escribir más de ochenta y cinco canciones para Frank Sinatra. También compuso las canciones para seis de las siete películas de otro buen amigo suyo, Bing Crosby.

La escucha de “It Could Happen to You” hasta la versión de Miles Davis, era entendida como una balada relajada, pero Miles con su grabación de 1956 dobla el tempo, y consigue darle una aire desenvuelto y alegre con ése ligero swing, siendo la referencia para la mayoría de las versiones posteriores. Hoy en día, lo habitual es tocarla en un tiempo medio o medio/rápido. Dexter Gordon, usó la secuencia de acordes de “It Could Happen to You” en su pieza “Fried Bananas”.

Comenzamos la escucha del tema con el trombonista J. J. Johnson, que fue uno de los primeros músicos de jazz que grabó “It Could Happen to You” en 1953.

La versión de Miles Davis, como ya he mencionado, cambió radicalmente la forma de entender “It Could Happen to You“. Incluida en su disco Relaxin’ with the Miles Davis Quintet en 1956.

Sonny Rollins, realizó otra versión excepcional, no solo prescindió del ritmo, sino que se deshizo de la banda entera. Contenida en The Sound of Sonny. Grabada en Nueva York, 11 de junio de 1957.

Como curiosidad, os propongo que escuchéis la versión latina del percusionista Poncho Sánchez realizada en 1988.

Una visión más contemporánea de “It Could Happen to You” es ésta versión del saxo alto Bunky Green, junto al pianista Jason Moran, extraída de su Another Place, Brooklyn, 27 y 28 de noviembre de 2004.

Para terminar, os dejo la versión de Diana Krall, extraída de su From this Moment On, grabada en 2006.

God Bless the Child

billy_holiday_studio

Billie Holiday co-compositora e intérprete de God Bless the Child.

Como todos los lunes, continuamos repasando los “imprescindibles” para una buena Jam, en esta ocasión el tema es God Bless the Child, compuesta en 1939 por Billie Holiday y Arthur Herzog Jr. Según cuenta Ted Gioia, Herzog propuso a Billie Holiday componer un tema juntos sobre una idea que él tenía y en la conversación ella tuvo la expresión “Que Dios bendiga al niño” (God bless the child). El compositor le preguntó qué significaba esa expresión y Billie dijo: “Es lo que siempre se decía cuando tu madre tenía dinero, tu padre tenía dinero, tu hermana y tu prima tenían dinero, pero tú no tenías ni un centavo: que Dios bendiga al niño que tenga su propio dinero”.

La canción trata sobre temas muy cercanos al sentir de mucha gente (de esa época y de ahora), la pobreza, las rencillas familiares y entre todo ello, la figura de Dios. No era una propuesta habitual en las letras del momento y es sorprendente lo bien que funcionó comercialmente.

Comenzamos la escucha de versiones, como no podía ser de otra manera por la original de Billie Holiday.

En 1959 el trombonista J. J. Johnson realizó esta versión.

El trompetista Lee Morgan también incluyó God Bless the Child en su disco Standards en 1967.

Y esta es la adaptación de “God Bless the Child” que realizó el grupo Blood, Sweat and Tears en 1968, con la que consiguió disco de platino.

También el saxofonista Eddie Harris realizó una emotiva versión.

Pero para mi, la versión instrumental que de siempre más me ha impactado, es la que realizó Eric Dolphy en directo al clarinete bajo.

Billie’s Bounce

CHARLIE_PARKER5

Es lunes y por tanto, seguimos con el repaso por orden alfabético a los 250 temas imprescindibles para una Jam Session. Esta semana nos ocupamos de todo un himno del bebop, se trata de Billie’s Bounce compuesta por Charlie Parker en 1945.

Si ya en otras ocasiones, he comentado respecto a otros estándars de jazz la poca o nula variación que habían sufrido a lo largo del tiempo, Billie’s Bounce es otro claro ejemplo, he buscado y rebuscado y todas las versiones que he encontrado son prácticamente clones de la primera grabación que grabó Parker para el sello Savoy. En aquella ocasión contó en la trompeta con un joven trompetista de diecinueve años que se llamaba Miles Davis y fue más que nada, porque su habitual compañero y amigo Dizzy Gillespie, tuvo que dejar la trompeta y encargarse del piano en esa grabación porque el pianista Bud Powell, que originariamente era el que iba a encargarse de hacerlo, estaba en otra ciudad y no llegaba a tiempo para la grabación. Anécdotas aparte, la interpretación que hace Charlie Parker, sobre todo en el solo, fue y seguirá siendo, fuente inagotable para multitud de saxofonistas que han transcrito y estudiado su solo a fondo.

A partir de ahí, han sido muchos y variados los músicos que han realizado versiones de Billie’s Bounce, entre todas, he elgido estas para ilustrar sonoramente este post.

En primer lugar, como creo no puede ser de otra manera, la original grabada en los WOR Studios de Nueva York el 2 de noviembre de1945. Con Charlie Parker (saxo alto), Miles Davis (trompeta), Dizzy Gillespie (piano), Curly Russell (bajo) y Max Roach (batería).

Otra antológica versión, fue la realizada en 1957 por Stan Getz y J.J. Johnson en el Opera House de Los Ángeles.

Y para terminar, la realizada por Keith Jarrett (piano), Gary Peacock (bajo) y Jack Dejohnette (batería), grabada en directo en Tokio (1996).