Gil Evans

King Porter Stomp

jelly_roll_morton

Jerry Moll Morton

Dentro del repaso, que desde hace algún tiempo lo tengo un tanto abandonado, de los 250 temas imprescindibles para una Jam Session según Ted Gioia, damos un salto en el abecedario y nos colocamos en la “K”. En esta ocasión escucharemos la canción King Porter Stomp, compuesta por el carismático Jerry Moll Morton.

Este estupendo pianista y compositor, también fue famoso por sus bravatas, entre las que incluía ser el inventor del jazz…, de cualquier forma con sus composiciones se ganó a pulso estar entre los escogidos dentro de la historia del jazz.

Morton comentaba sobre el término “stomp” [pisotón]: “No sé lo que significa el término ‘stomp’”. No significa nada en particular; tan solo que la gente, al escucharla, se ponía a patalear”. Por otra parte, el título de la canción aludía a Porter King, un pianista de Florida. Según explicó Morton al musicólogo Alan Lomax, “Porter King era un caballero de gran cultura que poseía una formación musical muy superior a la mía y que tenía debilidad por mi forma de tocar. Sobre todo le gustaba una composición mía en particular, y por eso la titulé así”.

Según nos cuenta Giogia: “King Porter Stomp” no solo se convirtió en un éxito durante la era del swing, sino que, según algunos testimonios, fue incluso su desencadenante. La interpretación que ofreció Benny Goodman en el Palomar Ballroom de Los Ángeles el 21 de agosto de 1935 suele considerarse un auténtico “Woodstock” para la generación de antes de la Segunda Guerra Mundial: el momento exacto en que una música y un estilo de vida nuevos se convirtieron en una fuerza cultural dominante. Según la versión del propio Goodman, la orquesta había estado tocando las consabidas adaptaciones sobrias y comedidas de canciones populares y el público empezaba a aburrirse, con lo cual decidió jugarse el todo por el todo con algo de más nervio y mandó tocar el arreglo que Fletcher Henderson había compuesto para “King Porter Stomp”, una decisión que provocó el clamor entusiasta de la platea. A partir de ahí, Goodman ya no dejó de tocar hot jazz, pues se veía que el país entero estaba ansioso por sumarse a esa corriente.

Ahora os invito a escuchar varias versiones del tema. Empezamos con la versión de Benny Goodman, en julio de 1935 con arreglo de Fletcher Henderson.

Damos un salto a abril de 1958 con la versión que hizo el estupendo arreglista Gil Evans (con Cannonball Adderley), extraída del disco “New Bottle Old Wine”.

En ese mismo año Bob Brookmeyer, junto a Zoot Sims y Al cohn, realizaron ésta versión incluida en “Stretching Out”.

En 1979, el grupo Air, se marcaron esta versión que cabalga entre el swing clásico y una nueva concepción más bop. Del disco Air Lore.

Como curiosidad, ésta versión del sorprendente Sun Ra, incluida en su “Sunrise in Different Dimensions”, grabada en directo en el Gasthof Mohren de Willisau, Suiza, 24 de febrero de 1980. Una estupenda vacilada.

Y para terminar la versión que realizó Wynton Marsalis, en enero de 1999. Que seguro habría complacido a Morton, donde el trompetista, lejos de intentar actualizar un clásico al nuevo milenio, aplica la fórmula del propio compositor: “mucho ritmo y mucho swing”.

Navidad 2014

felicitacion 2014

Por si habéis estado invernando o llegáis de un viaje interestelar, donde el tiempo no deja de ser relativo, os informo que ha llegado la Navidad, así que ya podéis abasteceros de una buena cantidad de antiácidos para el maratón gastronómico festivo que os espera.

Si por contra, os deprime el tema o no tenéis ninguna gana de sumergiros en el huracán festivo que se desarrolla en estas fechas, pues usar también antiácidos, que la bilis es muy corrosiva.

De cualquier forma, nos guste o no “ya está aquíiiii…” Así que a llevarlo como cada uno pueda o quiera, que para eso estamos en un país que parece libre.

Y como esto es un blog musical, os dejo con la cantante Bob Dorough que junto al Miles Davis Sextet grabaron este tema navideño en 1962, “Blue Xmas”, muy a su aire, como Mari Trini pero en inglés que impresiona más.

El personal: Bob Dorough (cantante), Miles Davis (trompeta), Frank Rehak (trombón), Wayne Shorter (saxo tenor), Paul Chambers (bajo), Jimmy Cobb (batería), Willie Bobo (bongos) y Gil Evans (arreglo).

Y para todos/as, os gusten u os den alergia estas fiestas, os deseo que disfrutéis todo lo que esté en vuestra mano de ellas o por contra, se os pasen lo más rápido posible. Salud.

Corcovado

Corcovado Jobim

Siguiendo con el repaso por orden alfabético a los 250 temas imprescindibles para una Jam Session, le toca el turno a Corcovado. Compuesta por Antonio Carlos Jobim (letra en inglés de Gene Lees).

Cambiamos de tercio y nos adentramos de mano de Jobim en una sugerente bossa. El título Corcovado (Jorobado, en portugués), le viene dado por el nombre de la montaña que domina Río de Janeiro, coronado por el archiconocido “Cristo redentor”. Para la versión inglesa, Gene Lees tuvo a bien titularla comoQuiet Nights of Quiet Stars” (noches plácidas de plácidas estrellas), que se suele abreviar por Quiet Nights.

Corcovado paso sin pena ni gloria hasta que una versión de Stan Getz y Joao Gilberto, fue un rotundo éxito de ventas y se ha convertido en referencia. Miles Davis también grabó el tema con Gil Evans, en el álbum titulado precisamente Quiet Nights. A estas versiones, le han sucedido otras muchas,  destacando quizá la realizada por Frank Sinatra y muy especialmente la realizada por por Elis Regina.

Comenzamos el repaso de las versiones con la que le diera el reconocimiento a nivel mundial, la realizada por Stan Getz & Joao Gilberto

Y la ya comentada de Miles Davis junto Gil Evans como arreglista y director de la estupenda banda que acompaña a Miles.

Escuchemos ahora, otra  versión instrumental realizada esta vez por el maestro del saxo alto ‪Cannonball Adderley‬, acompañado por ‪Sérgio Mendes‬.

Y por último, la que realizara Elis Regina junto al autor ‪Antonio Carlos Jobim‬.

Chelsea Bridge

Strayhorn Ellington

Billy Strayhorn y Duke Ellington en 1943. Foto Dave Dexter, Jr.

Después de unas semanas de descanso,  continuamos con el repaso de los 250 temas “imprescindibles” para una Jazz Session. En esta ocasión se trata de una composición de Billy Strayhorn denominada Chelsea Bridge.

Se trata de una balada que tiene un especial atractivo, tanto parapianistas  como parasaxofonistas y que surge de una perezosa frase atresillada que desde el principio te atrapa la atención, para luego desarrollarse lánguidamente invitando al intérprete a ir por detrás del compás, como si el tiempo se desvaneciera y desdibujara en una voluta de humo.

Aunque Duke Ellington, estrenara la canción en 1941, pasó prácticamente desapercibida hasta que llegó el saxofonista tenor Ben Webster y con su estilo inconfundible, que tan bien se acopla a Chelsea Bridge, la convirtiera en un clásico imprescindible en su repertorio.

Otros músicos influyentes han citado esta composición entre sus grandes influencias. El mismo Gil Evans declaró: “En cuanto oí Chelsea Bridge, me propuse hacer lo mismo. Es lo único que hacía; lo único que hice en mi vida: tratar de lograr lo que había hecho Billy Strayhorn”. Si un monstruo como él lo dice, algo tendrá éste tema.

Como siempre, para empezar, vamos con el original de Billy Strayhorn extraído de su álbum The Peaceful Side of Billy Strayhorn.

En vez de subir la archiconocida versión Ben Webster, me he permitido traer en su sustitución, esta otra realizada por el saxofonista David Murray con el pianista George Arvanitas. Tengo especial gusto por el sonido de Murray, además las imágenes que acompañan al vídeo, son un catálogo de atmósferas y sensaciones que puede transmitir la muy descriptiva Chelsea Bridge.

Y para terminar, una versión diferente, la que realiza el saxo tenor Joe Henderson acompañado de su Big Band, incluida en el estupendo disco “Big Band” (1996).