Eric Dolphy

The Jitterbug Waltz

Damos un salto en el abecedario y nos colocamos en la “J” , dentro del repaso que vamos haciendo a los 250 temas imprescindibles para una Jam Session. En esta ocasión el tema a escuchar es The Jitterbug Waltz.

Compuesta en 1942 por ése hombretón, bullicioso e hilarante que era Fats Waller, tenía una personalidad en el escenario tan fuerte que cautivaba al público casi sin proponérselo, sin embargo ése magnetismo a veces restaba atención a su portentosa capacidad musical y a su virtuosismo como pianista y organista.

El título del tema es un juego de palabras que es posible, que sólo se llegara a apreciar su sentido en la época cuando fue compuesta, el “Jitterbug“, era un baile muy popular en la era del swing y por supuesto muy alejado de la seriedad del Vals. Waller, mezcló los dos términos en el título a modo de broma.

Lo que realmente sorprendió de The Jitterbug Waltz fue su novedosa forma en compás de 3/4, rompiendo con los moldes de la época, en un género que aún hoy, sigue dominado por el compás 4/4. Quizá por ello, no llegó a convencer ni a llamar en un primer momento la atención de los músicos de jazz hasta mediados de los 50 y sobre todo a partir de los 60, cuando surgieron versiones a cargo de Art Tatum, Michel Legrand con una banda formada nada más y nada menos por músicos como: Miles Davis, John Coltrane, Bill Evans y Phil Wood, más tarde serían las versiones de Eric Dolphy, Les McCann y Jazz Crusaders, mostrando la gran versatilidad de “The Jitterbug Waltz”, para adaptarse a diferentes estilos y enfoques.

Comenzamos la escucha de “The Jitterbug Waltz” con la original de Fats Waller, en Nueva York, el 6 de marzo de 1942.

Continuamos con la versión realizada por la magnífica banda que comandaba Michel Legrand, donde, como hemos comentado anteriormente, figuraban monstruos como Miles Davis, John Coltrane, Bill Evans y Phil Wood entre otros. Grabada en Nueva York, en junio de 1958.

Eric Dolphy, fue otro de los músicos que quiso grabar su versión incluyéndola en el disco Conversations. Nueva York, julio de 1963.

Una de las versiones más peculiares es la realizada por Rahsaan Roland Kirk, grabada en directo en el Keystone Korner de San Francisco, 8 y 9 de junio de 1973.

Aunque Waller concibió la canción como un instrumental, posteriormente en 1957 Charles Grean y Maxine Manners, escribieron una letra para que Dinah Washington la grabara. En el disco Woman Child, de 2013, la cantante Cecile McLorin Salvant, realizó una personalísima versión.

Y para cerrar la lista de interpretaciones, os dejo con tres versiones dispares para que podáis comprobar la versatilidad de “The Jitterbug Waltz” a la hora de adaptarse a ritmos y sonidos. La primera con el ritmo latino de Tito Puente.

La lectura Hard bop del saxo barítono Pepper Adams, en su disco Ephemera.

Y para terminar, la del magnífico saxofonista y tristemente desaparecido Thomas Chapin, extraída de su trabajo Radius. Nueva York, febrero de 1984.

In a Mellow Tone

Retomamos ante el ventilador el repaso de los 250 temas “imprescindibles” para una Jazz Session. El tema que hoy escuchamos es In a Mellow Tone, compuesto en 1939 por Duke Ellington y con letra de Milt Gabler.

El famoso copia y pega, ha sido utilizado desde tiempo inmemorial y en el jazz, como en cualquier otro ámbito artístico, se ha realizado con frecuencia. En el tema que nos ocupa, Ellington no tuvo ningún reparo en utilizar la progresión de acordes del tema “Rose Room” compuesto en 1917 por Art Hickman y Harry Williams y que el mismo Duke ya había grabado en 1932, para acoplar una nueva melodía y así conseguir una pieza nueva a la que denominó “In a Mellow Tone”, durante el proceso, aparte de la melodía, añadió otra serie de elementos que enriquecieron notablemente la composición y de resultas surgió ésta estupenda y lánguida composición de swing.

En los años 40, otros artistas como Red Norvo y posteriormente Charlie Barnet grabaron sus versiones. Pero hasta mediados de los 50 no fue un tema recurrente, hasta que músicos de la vieja escuela como Erroll Garner, Clark Terry, Coleman Hawkins, Ben Webster la incluyeran en sus repertorios. En los 60, “In a Mellow Tone” también atrajo la atención de músicos jóvenes de tendencia innovadora, como Eric Dolphy, Charles Mingus, Rahsaan Roland Kirk, McCoy Tyner o Art Pepper entre otros. Y así hasta nuestros días, donde siempre representa un buen recurso en una Jam para disfrutar de un buen rato de swing.

Comenzamos la escucha con la versión que grabó el tenor Paul Gonsalves, junto a Clark Terry y el mismo Duke Ellington, en esas sesiones donde Duke gustaba realizar sus temas con grupos reducidos de músicos pertenecientes a su Big Band.

Continuamos con la versión de Red Norvo (1943).

Sin duda Ella Fitzgerald, representa la voz de In A Mellow Tone.

El genio de Eric Dolphy se deja sentir con su interpretación a la flauta en esta versión de In a Mellow Tone, que realizara junto al Chico Hamilton Quintet en 1958.

Impresionante Art Pepper, con su versión al clarinete junto a pianista George Cables, en 1982.

Y para terminar, la versión de ese monstruo llamado Count Basie y su increíble big band en directo en 1981.

 

God Bless the Child

billy_holiday_studio

Billie Holiday co-compositora e intérprete de God Bless the Child.

Como todos los lunes, continuamos repasando los “imprescindibles” para una buena Jam, en esta ocasión el tema es God Bless the Child, compuesta en 1939 por Billie Holiday y Arthur Herzog Jr. Según cuenta Ted Gioia, Herzog propuso a Billie Holiday componer un tema juntos sobre una idea que él tenía y en la conversación ella tuvo la expresión “Que Dios bendiga al niño” (God bless the child). El compositor le preguntó qué significaba esa expresión y Billie dijo: “Es lo que siempre se decía cuando tu madre tenía dinero, tu padre tenía dinero, tu hermana y tu prima tenían dinero, pero tú no tenías ni un centavo: que Dios bendiga al niño que tenga su propio dinero”.

La canción trata sobre temas muy cercanos al sentir de mucha gente (de esa época y de ahora), la pobreza, las rencillas familiares y entre todo ello, la figura de Dios. No era una propuesta habitual en las letras del momento y es sorprendente lo bien que funcionó comercialmente.

Comenzamos la escucha de versiones, como no podía ser de otra manera por la original de Billie Holiday.

En 1959 el trombonista J. J. Johnson realizó esta versión.

El trompetista Lee Morgan también incluyó God Bless the Child en su disco Standards en 1967.

Y esta es la adaptación de “God Bless the Child” que realizó el grupo Blood, Sweat and Tears en 1968, con la que consiguió disco de platino.

También el saxofonista Eddie Harris realizó una emotiva versión.

Pero para mi, la versión instrumental que de siempre más me ha impactado, es la que realizó Eric Dolphy en directo al clarinete bajo.

Epistrophy

Epistrophy Thelonious Monk

Tras unos cuantos temas con unos tempos próximos a las baladas, tomamos tierra con éste denominado Epistrophy, compuesto por Thelonious Monk y Kenny Clarke. El batería Clarke aseguraba que él había compuesto la melodía y que Monk se había limitado a construir la progresión armónica. No quiero quitar mano a Clarke, pero creo que es evidente que toda la pieza destila Monk por los cuatro costados.

Curiosamente fue el trompetista Cootie Williams quién grabó “Epistrophy”, aunque con el título de Fly Right, por primera vez en 1942, aunque la grabación tardaría años en verse publicada.

Monk grabó “Epistrophy” en estudio por primera vez en 1948, junto al vibrafonista Milt Jackson. Posteriormente el pianista dejaría más de cincuenta grabaciones de esta pieza a lo largo de su carrera. Quizá Thelonious Monk en su época resultase un tanto peculiar y singular para el gusto popular dominante, pero tras su muerte en 1982, “Epistrophy” comenzó a ganar adeptos entre los músicos de jazz hasta convertirse en un clásico recurrente.

Comenzamos con la primera y peculiar versión que se grabó de Epistrophy y que no es otra que la que realizara el trompetista Cootie Williams en 1942 con su orquesta, logrando darle un aire “casi swing” a la composición.

Ahora es el propio Monk junto a Charlie Rouse en el saxo tenor, Larry Gales en el bajo y Ben Riley en la batería quienes grababan en directo en Japón, esta estupenda muestra de buen hacer.

Y si hablamos de versiones “peculiares”, la que os dejo a continuación a cargo de otro genio: Eric Dolphy con su clarinete bajo en directo en Holanda en 1964, no puede dejar indiferente.

Otra versión que merece ser destacada por lo original de su concepción, es la que realizo Max Roach, en su disco M’Boom de julio de 1979.

Y para cerrar éste repaso a las versiones de Epistrophy, os dejo con el imaginativo enfoque que hace del tema el guitarrista Charlie Hunter.