Ella Fitzgerald

In a Mellow Tone

Retomamos ante el ventilador el repaso de los 250 temas “imprescindibles” para una Jazz Session. El tema que hoy escuchamos es In a Mellow Tone, compuesto en 1939 por Duke Ellington y con letra de Milt Gabler.

El famoso copia y pega, ha sido utilizado desde tiempo inmemorial y en el jazz, como en cualquier otro ámbito artístico, se ha realizado con frecuencia. En el tema que nos ocupa, Ellington no tuvo ningún reparo en utilizar la progresión de acordes del tema “Rose Room” compuesto en 1917 por Art Hickman y Harry Williams y que el mismo Duke ya había grabado en 1932, para acoplar una nueva melodía y así conseguir una pieza nueva a la que denominó “In a Mellow Tone”, durante el proceso, aparte de la melodía, añadió otra serie de elementos que enriquecieron notablemente la composición y de resultas surgió ésta estupenda y lánguida composición de swing.

En los años 40, otros artistas como Red Norvo y posteriormente Charlie Barnet grabaron sus versiones. Pero hasta mediados de los 50 no fue un tema recurrente, hasta que músicos de la vieja escuela como Erroll Garner, Clark Terry, Coleman Hawkins, Ben Webster la incluyeran en sus repertorios. En los 60, “In a Mellow Tone” también atrajo la atención de músicos jóvenes de tendencia innovadora, como Eric Dolphy, Charles Mingus, Rahsaan Roland Kirk, McCoy Tyner o Art Pepper entre otros. Y así hasta nuestros días, donde siempre representa un buen recurso en una Jam para disfrutar de un buen rato de swing.

Comenzamos la escucha con la versión que grabó el tenor Paul Gonsalves, junto a Clark Terry y el mismo Duke Ellington, en esas sesiones donde Duke gustaba realizar sus temas con grupos reducidos de músicos pertenecientes a su Big Band.

Continuamos con la versión de Red Norvo (1943).

Sin duda Ella Fitzgerald, representa la voz de In A Mellow Tone.

El genio de Eric Dolphy se deja sentir con su interpretación a la flauta en esta versión de In a Mellow Tone, que realizara junto al Chico Hamilton Quintet en 1958.

Impresionante Art Pepper, con su versión al clarinete junto a pianista George Cables, en 1982.

Y para terminar, la versión de ese monstruo llamado Count Basie y su increíble big band en directo en 1981.

 

Anuncios

How High the Moon

les-paul-y-mary-fordLes Paul y Mary Ford con su versión de “How High the Moon” ingresarían en el Salón de la Fama del Grammy.

Continuamos con el repaso de los 250 temas “imprescindibles” para una Jazz Session. Y nos encontramos con el tema “How High the Moon”, compuesta por Morgan Lewis y letra de Nancy Hamilton. Estrenada en 1940 dentro del musical de Broadway “Two for the Show“.
Benny Goodman y luego la orquesta de Stan Kenton con la vocalista June Christy, fueron los primeros en grabar el tema, aunque la versión de 1951 de Les Paul y Mary Ford fue la que consiguió la máxima popularidad, permaneciendo 25 semanas como número uno en las lista Billboard.
Seguramente Morgan Lewis, concibió How High the Moon como una balada, pero pronto derivó, primero como consecuencia de las orquestas swing y luego, gracias al bebop, en un tempo muy diferente al primitivo. Una curiosidad es la canción “Ornithology” de Charlie Parker, que se sirvió de la secuencia armónica de How High the Moon, para construir el tema. Aunque fue Ella Fitzgerald, con más de quince grabaciones, quién mostró sin duda alguna más interés por How High the Moon.

Comenzamos el repaso de versiones de How High the Moon, con la primera realizada por Benny Godman.

Ahora es el turno de Les Paul y Mary Ford quienes la popularizaron en 1951. El vídeo no tiene desperdicio, puro años 50 made in USA.

Ella Fitzgerald ha sido la cantante más ligada a How High the Moon. Os propongo que escuchéis esta de 1983.

Y como antes comentaba, ahora propongo la escucha del famoso tema de Charlie Parker, “Ornithology” basado en la secuencia armónica de How High the Moon.

Ray Brawn trio y Loe Lovano, también nos dejaron esta estupenda versión de 1996.

Y para terminar, una versión que siempre me ha parecido además de curiosa y diferente, estupenda y guardo el LP como oro en paño, se trata de la que hiciera Pata Negra en su disco “Blues de la frontera“.

But Not for Me

Girl Crazy

Cartel de la versión cinematográfica del musical Girl Crazy (1932).

Gershwin compuso este tema que me da pie a retomar hoy lunes, el repaso a los 250 temas imprescindibles para una Jam Session. Ira Gershwin, fue la autora de la letra. But Not for Me, fue escrita para el musical de Broadway Girl Crazy (1930) y posteriormente utilizada en la adaptación del mismo musical llevado al cine, además de otras varias propuestas cinematográficas como: Manhattan (1979), de Woody Allen; Cuando Harry encontró a Sally (1989), de Rob Reiner; y Cuatro bodas y un funeral (1994), de Mike Newell.

En el mundo del jazz, donde más interés causó fue dentro del estilo cool jazz y seguramente la versión de Chet Baker que hizo en 1954, sea una de las más logradas y que ha pasado como la “versión col” por antonomasia,  tanto por su interpretación vocal, como por el lírismo de su solo de trompeta.


Otra versión peculiar y destacable fue la que realiza Miles Davis junto a Sonny Rollins, Horace Silver y Kenny Clarke en su disco ‪Bag’s Groove 1954‬.

Pero llego Coltrane y en su disco My Favorite Things, le dio una vuelta de calcetín a la composición de Gershwin, logrando una auténtica clase práctica sobre la utilización de los conceptos armónicos que manejaba en esa época.

En Copenhague, Dexter Gordon en directo en su álbum Take The A Train (1967) , graba una portentosa versión llena de intensidad y energía, que dota a But Not for Me de un aire absolutamente diferente muy alejado de la edulcorada lectura de los años 30/40.

En esta ocasión, para terminar el repaso a But Not for Me, os remito a la versión que realizara Ella Fitzgerald que durante mucho tiempo fue la voz asociada a este estándar.

Bluesette

toots-thielemans

Como todos los lunes, continuamos repasando los “imprescindibles” para una buena Jam, en esta ocasión el tema que centra nuestra atención es Bluesette. Compuesta por el músico belga especializado en la armónica Toots Thielemans y la letra corrió a cargo de Norman Gimbel.

Toots Thielemans, es sobre todo famoso por ser el músico capaz de colocar a la armónica cromática como instrumento solista de pleno derecho dentro del jazz. Con Bluesette además, consiguió llamar la atención de los músicos y cantantes de jazz y rápidamente y se convirtió en un clásico que se interpreta a menudo en cualquier repertorio.

El secreto, una melodía muy pegadiza, su curiosidad es que está escrita en un 3/4, tempo no muy habitual en el mundo jazzístico y además, que pese a su título, no tiene nada que ver con un blues. Quizá la singularidad que la hace más especial, es que Toots la hizo famosa no con la armónica, sino silbándola acompañándose de su guitarra, con esa peculiar manera, ya que era un habilidoso e ingenioso maestro del silbido, consiguió darla a conocer y enamorar a un público que pasó de la sorpresa a canturrearla sin poderlo evitar. Posteriormente la adaptaría a la armónica que es como habitualmente se conoce.

Como suele ser habitual, comenzamos por el original, que como ya hemos comentado no es otro que Toots Thielemans.

La version que hacen Curtis Fuller (Trombón), Benny Golson (Saxo Tenor), Tommy Flanagan (Piano), Jimmy Garrison (Bajo) y Al Harewood (Batería) en su grabación de 1959 a mi me parece estupenda.

Hank Jones (Piano) en 1979 junto a George Duvivier (Bajo) y Alan Dawson (Batería), firmaban esta otra magnífica versión.

Y para terminar, la versión de Bluesette que hacía Ella Fitzgerald y el guitarrista Joe Pass, que como curiosidad habría que señalar que a Ella no le debía entusiasmar la letra que compuso Norman Gimbel, porque todo el tema lo interpreta en “scat” (improvisación vocal) sin hacer mención para nada al texto de la canción.