Dexter Gordon

Ghost of a Chance

Chu Berry

El saxofonista Chu Berry. 

Las fiestas navideñas quedaron atrás así que retomamos nuestro devenir por los 250 temas imprescindibles para una Jam Session. En este caso se trata de la balada I Don’t Stand a Ghost of a Chance aunque es más conocida por su título abreviado Ghost of a Chance. Compuesta en 1932 por Victor Young y letra de Ned Washington y Bing Crosby.

Este tema podría ser banda sonora de cualquier película de cine negro ambientada en los años 40, es la típica melodía lánguida que cala con su melancolía y deja un regusto en la boca de sabor áspero y aguardentoso.

Ghost of a Chance me parece una balada imprescindible, a partir de la primera grabación realizada por del autor de la letra Bing Crosby, han sido muchos los vocalistas que han dejado su grabadas sus versiones: Billie Holiday, Ella Fitzgerald, Etta james, Sarah Vaughan, Diana Krall, etc., o instrumentistas como el saxofonista Chu Berry que grabó con la banda de Cab Calloway en 1940 una de las versiones más destacadas de Ghost of a Chance de la época, realizando uno de los solos de saxofón tenor más influyentes de esos años, o Clifford Brown o Thelonious Monk, etc. Pero los que realmente se han apropiado con descaro del tema han sido los saxofonistas tenores que nos han dejado innumerables versiones grabadas. De cualquier forma, esta canción pese a los años que lleva apareciendo en los más variados repertorios de los músicos de jazz, continúa siendo atractiva para que los músicos de viento sigan acercándose a ella.

Comenzamos con la versión que realizara Billie Holiday.

Seguimos con la interpretación del trompetista Clifford Brown.

Y a partir de aquí os presento una serie de versiones realizadas por saxos tenores, que como ya he mencionado antes son los que realmente se han apropiado de Ghost of a Chance.

Iniciamos con la versión de Lester Young en 1951.

Para continuar con la de Dexter Gordon.

Ahora es el turno de Arnett Cobb (1960).

Y termino con la de Zot Sims.

Anuncios

Darn That Dream

Louis_Armstrong

 

Foto promocional del musical Swingin’ the Dream, con Louis Armstrong.

Como en otras ocasiones hemos comentado, no es raro que de un musical al final solo sobreviva una canción del mismo. Y esa situación se vuelve a repetir con Darn That Dream, compuesta por Jimmy Van Heusen, con letra de Eddie Delante, que en un principio era parte del libreto del musical Swingin’ the Dream (1939), basado en El sueño de una noche de verano (Shakespeare). El musical fue una auténtica ruina, aunque sea difícil explicar el por qué, ya que el elenco estaba formado por Louis Armstrong (en el papel de Bottom); Maxine Sullivan (como Titania); Butterfly Moqueen (era Puck); las hermanas Dandridge (como hadas); la música en escena era interpretada Benny Goodman y su sexteto (en el que figuraban Lionel Hampton y Fletcher Henderson) y en el equipo del espectáculo estaba formado con destacados artistas como Agnes De Mille y Walt Disney…, ¿entonces?, difícil el saberlo, seguramente se debiera a una mala organización y gestión en conjunto.

Jimmy Van Heusen por aquella época era prácticamente un desconocido aunque a lo largo de su carrera, mostrara un gran talento que le ha hecho merecedor de catorce nominaciones al Oscar y cuatro estatuillas. En la época del musical, la bandas de Benny Goodman y la de Tommy Dorsey ya grabaron Darn That Dream, con notable éxito. Luego pasó al olvido en la década de 1940, pero de nuevo Miles Davis, vino a rescatarla para su álbum Birth of the Cool, y a partir de ahí, siempre Darn That Dream ha estado ligado al jazz.

Comenzamos el repaso a las versiones de Darn That Dream, con la que hiciera Benny Goodman y su orquesta en la época del estreno del musical Swingin’ the Dream. Cantada por Mildred Bailey.

Y esta es la que incluyera Miles Davis en su disco Birth of the Cool, la única cantada y que cierra el disco.

Esta otra a cargo de Dexter Gordon. Del álbum de  “Swiss Nights” grabado en directo en el Zürich Jazz festival en agosto de 1975.

El pianista Ahmad Jamal tocando Darn That Dream en un programa de la CBS de 1959, una documento histórico, fijaros en todos los músicos que rodean al trio en el estudio.

Y como no, cierro esta tanda de versiones con la que realizara ‪Billie Holiday‬ en Los Angeles, en enero de 1957. Acompañada en esta ocasión por Barney Kessel (guitarra), Jimmy Rowles (piano), Ben Webster (saxo tenor), Red Mitchell (bajo), Harry “Sweets” Edison (trompeta) y Alvin Stoller (batería).

But Not for Me

Girl Crazy

Cartel de la versión cinematográfica del musical Girl Crazy (1932).

Gershwin compuso este tema que me da pie a retomar hoy lunes, el repaso a los 250 temas imprescindibles para una Jam Session. Ira Gershwin, fue la autora de la letra. But Not for Me, fue escrita para el musical de Broadway Girl Crazy (1930) y posteriormente utilizada en la adaptación del mismo musical llevado al cine, además de otras varias propuestas cinematográficas como: Manhattan (1979), de Woody Allen; Cuando Harry encontró a Sally (1989), de Rob Reiner; y Cuatro bodas y un funeral (1994), de Mike Newell.

En el mundo del jazz, donde más interés causó fue dentro del estilo cool jazz y seguramente la versión de Chet Baker que hizo en 1954, sea una de las más logradas y que ha pasado como la “versión col” por antonomasia,  tanto por su interpretación vocal, como por el lírismo de su solo de trompeta.


Otra versión peculiar y destacable fue la que realiza Miles Davis junto a Sonny Rollins, Horace Silver y Kenny Clarke en su disco ‪Bag’s Groove 1954‬.

Pero llego Coltrane y en su disco My Favorite Things, le dio una vuelta de calcetín a la composición de Gershwin, logrando una auténtica clase práctica sobre la utilización de los conceptos armónicos que manejaba en esa época.

En Copenhague, Dexter Gordon en directo en su álbum Take The A Train (1967) , graba una portentosa versión llena de intensidad y energía, que dota a But Not for Me de un aire absolutamente diferente muy alejado de la edulcorada lectura de los años 30/40.

En esta ocasión, para terminar el repaso a But Not for Me, os remito a la versión que realizara Ella Fitzgerald que durante mucho tiempo fue la voz asociada a este estándar.