Curtis Fuller

Come Rain or Come Shine

cast_StLouisWoman

St. Louis Woman, musical de Broadway donde iba incluida la composición.

Es lunes y por tanto, seguimos con el repaso por orden alfabético a los 250 temas imprescindibles para una Jam Session. Es el turno de Come Rain or Come Shine compuesta por Harold Arlen, con letra de Johnny Mercer.

Arlen realizó esta  composición para St. Louis Woman, un musical de Broadway estrenado en 1946, que tuvo poca repercusión en taquilla y quizá su mejor logro fue dejar esta canción para la posteridad. Come Rain or Come Shine está basada en una sencilla melodía con repeticiones de nota constantes, pero envuelta en un ingenioso movimiento armónico que consigue atraer la atención del oyente. Quizá esa simpleza haya logrado que se realizaran versiones en una gran cantidad de estilos y como muestra, vamos a escuchar algunas.

Escuchemos esta que realizara el trompetista Clifford Brown en 1953.

O esta otra a cargo de Sonny Clark (piano) en un tempo más pausado, acompañado por John Coltrane (saxo tenor), Donald Byrd (trompeta), Curtis Fuller (trombón), Paul Chambers (bajo) y Art Taylor (batería).

De la amplitud de horizontes recorridos por Come Rain or Come Shine, ponemos a continuación dos muestras. La primera, la versión realizada en 1959 por Ray Charles.

O esta otra interpretada por Eric Clapton y B.B King.

Bluesette

toots-thielemans

Como todos los lunes, continuamos repasando los “imprescindibles” para una buena Jam, en esta ocasión el tema que centra nuestra atención es Bluesette. Compuesta por el músico belga especializado en la armónica Toots Thielemans y la letra corrió a cargo de Norman Gimbel.

Toots Thielemans, es sobre todo famoso por ser el músico capaz de colocar a la armónica cromática como instrumento solista de pleno derecho dentro del jazz. Con Bluesette además, consiguió llamar la atención de los músicos y cantantes de jazz y rápidamente y se convirtió en un clásico que se interpreta a menudo en cualquier repertorio.

El secreto, una melodía muy pegadiza, su curiosidad es que está escrita en un 3/4, tempo no muy habitual en el mundo jazzístico y además, que pese a su título, no tiene nada que ver con un blues. Quizá la singularidad que la hace más especial, es que Toots la hizo famosa no con la armónica, sino silbándola acompañándose de su guitarra, con esa peculiar manera, ya que era un habilidoso e ingenioso maestro del silbido, consiguió darla a conocer y enamorar a un público que pasó de la sorpresa a canturrearla sin poderlo evitar. Posteriormente la adaptaría a la armónica que es como habitualmente se conoce.

Como suele ser habitual, comenzamos por el original, que como ya hemos comentado no es otro que Toots Thielemans.

La version que hacen Curtis Fuller (Trombón), Benny Golson (Saxo Tenor), Tommy Flanagan (Piano), Jimmy Garrison (Bajo) y Al Harewood (Batería) en su grabación de 1959 a mi me parece estupenda.

Hank Jones (Piano) en 1979 junto a George Duvivier (Bajo) y Alan Dawson (Batería), firmaban esta otra magnífica versión.

Y para terminar, la versión de Bluesette que hacía Ella Fitzgerald y el guitarrista Joe Pass, que como curiosidad habría que señalar que a Ella no le debía entusiasmar la letra que compuso Norman Gimbel, porque todo el tema lo interpreta en “scat” (improvisación vocal) sin hacer mención para nada al texto de la canción.