chet baker

In Your Own Sweet Way

Continuamos repasando los “imprescindibles” para una buena Jam. En esta ocasión el tema a escuchar es In Your Own Sweet Way, compuesta por Dave Brubeck en 1952.

Parece ser que la composición vino a cuenta tras la queja del saxofonista de su cuarteto Paul Desmond, en su opinión el grupo tocaba muchos estándares y consideraba que debían encontrar a un compositor que les suministrara material original para suplir esa falta, parece ser que Brubeck se mosqueó y le comentó que debía estar de broma, porque él era compositor y aseguro que: “Te escribo dos piezas originales en media hora”; y así lo hizo, componiendo en ése tiempo dos temas: “In Your Own Sweet Way” y “The Waltz”.

Your Own Sweet Way, se puede traducir como “A tu aire“, y esa era la intención de Dave Brubeck al componer la pieza, quería que los músicos la interpretaran a su gusto y pedir eso en el mundo del jazz es ganas de provocar, surgieron una gran cantidad de propuestas diferentes, destacando la de Miles Davis, quién además introdujo una variante muy creativa al tema original, al finalizarle con un Mi natural en lugar del Fa previsto por Brubeck. Esta cambio que aportó Davis, le otorga un aire diferente y fue tan aceptado que es raro encontrar una versión posterior de cualquier artista que no incluya esa variante.

Comenzamos con una versión del propio Dave Brubeck con su cuarteto, grabada en directo en Belgica en 1964.

Seguimos con la version que realizara Miles Davis y que tanto transcendió en el mundillo jazzístico. En esta ocasión le acompaña Sonny Rollins al tenor 1956, en ése mismo año haría otra grabación acompañándose de John Coltrane al tenor.

Ahora es el guitarrista Wes Montgomery, junto a Tommy Flanagan al piano quien nos presenta su versión realizada en 1960.

Continuamos con otra versión “ortodoxa” realizada en holanda en 1983, por Chet Baker.

Y para terminar, un buen ejemplo de la interpretación “a su aire” de “In Your Own Sweet Way“, a cargo del magnífico saxo tenor Joel Frahm, que es capaz de dar la vuelta al tema como si de un calcetín se tratase.

Anuncios

If You Could See Me Now

Continuamos con el repaso de los 250 temas “imprescindibles” para una Jazz Session, y en ésta ocasión el tema a escuchar es la magnífica balada “If You Could See Me Now“, compuesta por Tadd Dameron y letra de Carl Sigman.

Dameron la compuso en 1946 con la idea de que la interpretara Sarah Vaughan y así lo consiguió en la primera grabación del tema. Posteriormente artistas de peso como Bill Evans, Chet Baker, Wes Montgomery, etc., realizaron versiones propias de If You Could See Me Now, que han quedado en la memoria sonora del jazz, de un tema que suena a club de jazz lleno de humo.

Comenzamos el repaso con la original, la interpretada por Sarah Vaughan en 1946.

Seguimos con la versión de Chet Baker, convertida en un clásico.

El característico sonido del tenor de Dexter Gordon recrea una nueva visión de If You Could See Me Now.

Jaco Pastorius junto a Brian Melvin también se atrevió a realizar la versión del tema de Dameron.

Y para terminar, ésta estupenda versión de Wes Montgomery junto al Wynton Kelly trío. Todo un lujo.

¡¡¡Que os vaya bonito el 2018!!!

Según la Wikipedia, en China , el 8 es un número que simboliza la buena suerte. Por otra parte, los átomos siempre buscan tener 8 electrones de valencia, a ésto se conoce como “Regla del Octeto” y digo yo que será por algo, no todos los átomos van a ser tontos. Además, para el tema que aquí tratamos, en las escalas musicales occidentales, la octava es la misma nota que la primera, es decir, es la misma nota “tónica” de la escala y eso lo creáis o no, tiene mucha importancia. Tenéis todo un año para darle vueltas…

Que os vaya bonito el 2018

Y para cerrar el 2017 y comenzar 2018, os dejo esta versión de John Coltrane, de su What Child Is This? (Greensleeves), en directo en el Village Vanguard, 1961. Para mi, una de las melodías que siempre que la escucho me da buen rollo, no lo puedo evitar.

Ahora, tomaros unas cuantos orujos y hacer el coro a Tom Waits, en éste Live Silent Night que interpretaba en directo en Mineapolis.

Si por contra, os da la vena de corazón amoroso al mundo mundial incluidos los veganos, podéis escuchar este navideño Silent Night interpretado por Chet Baker.

Y por último os dejo con mi cantante favorita Billie Holiday, interpretando I’ve Got My Love To Keep Me Warm (“Tengo mi amor para mantenerme caliente”), canción popular escrita en 1937 por Irving Berlin.

La canción ha sido asimilada en la tradición musical navideña estadounidense. Billie está acompañada por Charlie Shavers (trompeta), Tony Scott (clarinete), Budd Johnson (tenor), Carl Drinkard (piano), Billy Bauer (guitarra), Leonard Gaskin (bajo) y Cozy Cole (batería). Grabado en Nueva York, 14 de febrero de 1955.

La nieve está nevando
El viento está soplando
Pero puedo capear la tormenta
Por qué me importa cuánto puede suceder
Tengo mi amor para mantenerme caliente

No puedo recordar
Un peor Diciembre
Solo mira esos carámbanos formarse
Por qué me importa si se forman carámbanos,
tengo mi amor para mantenerme caliente.
Con mi abrigo.
Con mis guantes.
No necesito abrigo.
Estoy ardiendo de amor.

Mi corazón está ardiendo.
La llama crece más.
Por lo tanto, soportaré la tormenta.
¿Por qué me debe importar mucho
lo que pueda hacer la tormenta?
Tengo mi amor para mantenerme caliente

Mi corazón está en llamas
La llama crece más alto
Así que voy a capear la tormenta
Por qué me importa cuánto puede suceder
Tengo mi amor para mantenerme caliente

I Fall in Love Too Easily

gettyimages-85241851_r7oakmqJule Styne y Sammy Cahn compositores de I Fall in Love Too Easily.

Ocurre con las canciones como con otras facetas de la vida, sin saber por qué hay unas que te atrapan, te hacen bailar, te emocionan o simplemente las aborreces, en el caso de I Fall in Love Too Easily, balada compuesta por Jule Styne y letra de Sammy Cahn y que hoy viene al repaso a los temas imprescindibles para una buena Jam, a mi personalmente desde que la conozco siempre ha sido una de mis baladas favoritas y ni siquiera me acordaba de su nombre, la había escuchado en varias versiones y siempre me había gustado ese aire aguardentoso, descarnado y a la vez delicado, ahora que conozco su letra creo que conjuga perfectamente con su envoltorio musical, es una canción de amor que se canta para si mismo, porque no tiene a quién cantársela ni con quién compartirla.

I Fall in Love Too Easily” fue incluida por primera vez en la película, Anchors Aweigh (Levando anclas), musical a mayor gloria de Gene Kelly y Frank Sinatra y era éste último quién la interpretaba en pantalla. Tubo un gran éxito y la composición estuvo entre las nominadas a mejor canción en los Oscar de ese año. Pero como ocurre muchas veces y aquí lo vengo contando, la canción pasó al olvido prácticamente una década, hasta que en febrero de 1954, Chet Baker la grabara, y aunque a mi personalmente Chet no me convence en su faceta de cantante, tengo que reconocer que en ésta sesión de estudio bordó una versión de “I Fall in Love Too Easily” completamente inspirada, aunque recomiendo que prestéis atención al solo de trompeta.
Posteriormente la canción fue aceptada de buen grado por el mundo del jazz, y solo hay que ponerse a buscar en la red versiones de “I Fall in Love Too Easily” para percatarse de ello, a mi sobre todo me gustan las versiones que reproducen ese aire introspectivo que Baker logró con su personal visión y otros como Bill Evans o Miles Davis continuaron.

Comienzo con la versión ya comentada de Chet Baker de febrero de 1954, extraída de su trabajo Chet Baker Sings.

Ahora propongo que escuchéis dos versiones cantadas por intérpretes actuales, primero Patricia Barber en mayo de 2000, de su disco Nightclub.

Y ahora una voz masculina, que no es otra que la de uno de los mejores vocalistas actuales Gregory Porter.

Miles Davis, también se dejó seducir por este tema y la mantuvo en su repertorio prácticamente hasta su época de fusión. Ésta versión está incluidas dentro de su trabajo Seven Steps to Heaven.

Otra versión que conlleva esa carga sutil de desesperanza es la que realizaba Bill Evans en junio de 1962. perteneciente a su trabajo Moon Beams.

Otro intérprete que se ajusta como un guante a esa sensibilidad susurrante del tema, es el estupendo trompetista ‪Paolo Fresu.‬