Charlie Parker

Love for Sale

Dentro de los buenos propósitos prometidos en la entrada anterior, estaba el volver a recuperar el repaso por orden alfabético de los 250 temas imprescindibles para una Jam Session, siguiendo el criterio del libro de Ted Giogia. Nos quedamos en la “L” y hoy le toca el turno a “Love for Sale”, el archiconocido tema compuesto por Cole Porter.

Lo que desconocía, y nos cuenta Giogia en su libro, es que “Love for Sale”, durante décadas, las cadenas de radio se negaron a emitir esta letra. La canción, que sonó por primera vez en The New Yorkers, un musical de Broadway de 1930, adopta el punto de vista de una prostituta de la época de la ley seca, y el compositor, Cole Porter, no se mordió la lengua al presentar este “amor a la venta: joven y apetitoso”. Según Charles Darnton, el crítico del periódico Evening World, la canción era “de pésimo gusto”, y el Herald Tribune la calificó de “indecente”.

A esas críticas Porter respondía: “No me entra en la cabeza –decía–. Uno puede escribir una novela sobre una meretriz, pintar el retrato de una ramera, pero no puede componer una canción sobre una prostituta”.

Seguramente por esa controversia, la canción no comenzó a adquirir cierta popularidad hasta finales de los 40 y la siguiente década. Billie Holiday, se atrevió a grabar “Love for Sale” y fue un completo éxito. Según comentaba, cuando apareció esta canción ella trabajaba de prostituta, por lo que su interpretación transmite una autenticidad muy difícil de igualar.

Billie Holiday, extraída de su álbum Solitude, Los Ángeles, 1952.

Con todo, en esos años, era difícil encontrar versiones vocales, por el contrario, si había instrumentales como las de Erroll Garner, Sidney Bechet, Art Tatum o Charlie Parker, que la grabó, poco antes de su muerte, para el disco de homenaje a Cole Porter para el sello Verve.

Ella Fitzgerald, también tuvo el valor de enfrentarse a la interpretación de “Love for Sale”. Como muestra, esta actuación en directo en el Palais des Beaux-Arts, en Bruselas en 1957.

Una de las versiones instrumentales más destacadas, es sin duda la realizada en 1958 por Cannonball Adderley. La incluyó en su disco Somethin’ Else, en marzo de 1958, en el que colaboró Miles Davis como músico de acompañamiento.

Poco después, los papeles se invertirían y Davis graba “Love for Sale”, incluyéndola en su disco Circle in the Round, con el mismo grupo con el que grabaría Kind of Blue, incluyendo unos solos difíciles de superar. Mayo de 1958.

A partir de la década de los 60, “Love for Sale” ya estaba en el repertorio de los músicos de jazz, gracias a su peculiaridad de ofrecer múltiples posibilidades tanto para las improvisaciones como adaptación a estilos y tempos.

Por destacar alguna otra versión, incluyo la que realizaba Buddy Rich y su Big Band con arreglo de Pete Myers.

O la del trompetista Wallace Roney, incluida en su disco No Job Too Big Or Small.

Y para terminar, os dejo con la versión que actualmente copa todos los comentarios, incluso en la Wikipedia la primera opción que te ofrece es ésta (?), estoy hablando de la realizada por Tony Bennett y Lady Gaga en 2021, os dejo con ella.

Lester Leaps In

Siguiendo con el repaso por orden alfabético a los 250 temas imprescindibles para una Jam Session, le toca el turno a “Lester Leaps In”, tema compuesto por Lester Young.

Hablar de Lester Young, es hablar de la elegancia hecha swing, ubicado como claro exponente del estilo Kansas City (aunque hubiera nacido en Nueva Orleans), movimiento que imperó dentro del jazz a finales de la década de 1930. Y cuyo estilo venía determinado por un swing relajado y vigoroso, con un repertorio muy cercano al blues, y con temas llenas de frases repetitivas.

Lester Leaps In”, es una buena muestra del estilo Kansas City, combinando una melodía pegadiza de cortas llamadas sobre un esquema armónico compuesto de una secuencia de acordes de “I Got Rhythm«. En definitiva, un estupendo estándar que marca el sonido de una época, aunque según se ha ido actualizando el el tiempo, es habitual que se interprete a un tempo rápido facilitando la exhibición del virtuosismo de los intérpretes y alejándose mucho del swing tranquilo de Lester.

Comenzamos la escucha con la versión de la orquesta de Count Basie (con Lester Young), en Nueva York. Septiembre de 1939.

Charlie Parker, nunca grabó “Lester Leaps In” en estudio, pero nos dejó dos interpretaciones en vivo apabullantes, una de ellas en el Rockland Palace de Nueva York. En septiembre de 1952.

Es un tema hecho a medida para saxofonistas y por ello os voy a dejar unas cuantas versiones de grandes saxos para que podáis observar como ha ido evolucionando el tema. En primer lugar esta versión de Cannonball Adderley, cuando formaba parte de la orquesta de Gil Evans, que con su característico sonido hacía esta versión. Extraída de New Bottle Old Wine, 1958.

Johnny Griffin y Eddie “Lockjaw” Lewis, dejaron su «pelea de tenores» grabada en directo en Tough Tenors Back Again, en Copenhague, en julio de 1984. Impresionantes.

Mucho más recientemente, el exuberante James Carter nos dejó su versión de “Lester Leaps In” junto al trompetista: Harry «Sweets» Edison en el disco Conversin’ with the Elders. Nueva York, 1995.

Y para finalizar el repaso de “Lester Leaps In”, no puedo resistirme a dejaros esta versión dentro del homenaje a Lester Young, que realizaron monstruos de la talla de Charles McPherson y James Moody al saxo alto y al saxo tenor: Joshua Redman, James Rivers, James Carter y Flip Phillips. A la trompeta: Roy Hargrove, casi nada.

I’ve Found a New Baby

El compositor Spencer Williams junto a Jack Palmer, crearon I’ve Found a New Baby.

Volvemos a retomar el repaso por orden alfabético a los 250 temas imprescindibles para una Jam Session. En esta ocasión escucharemos la canción «I’ve Found a New Baby«, compuesta en 1926 por Spencer Williams y Jack Palmer.
La canción derrocha el sentimiento de la época previa a la gran depresión del 29, ritmo endiablado, sensación de vértigo y necesidad de vivir como si no hubiese mañana. La letra habla de un tipo que se siente feliz y se enamora de una chica guapa, es decir, una excusa para acompañar una música cuya finalidad básica era hacer bailar en la intensa vida nocturna de esos años. Por otro lado, la armonía de «I’ve Found a New Baby» es una sucesión de acordes sencilla con pocas sorpresas que desde el principio resultó muy atractiva para la improvisación, seguramente ése haya sido el motivo por el cual se ha mantenido en repertorio de muchos músicos de jazz hasta la actualidad.
Seguramente sean los músicos de Nueva Orleans y Chicago quienes más cómodos se hayan sentido tocando «I’ve Found a New Baby«, las variadas versiones que Sidney Bechet o Benny Goodman dedicaron a la composición demuestran el aprecio que la profesaban, pero hubo otros muchos músicos y bandas que la recrearon como Earl Hines, Kid Ory, Eddie Condon, Art Hodes, Pete Fountain, Ralph Sutton y un estenso etcétera. Sin olvidar otras versiones realizadas por músicos muy alejados del swing,  como Charlie Parker con la banda de Jay McShann en 1940 o con el guitarrista Efferge Ware en Kansas City en 1942. Tanto Kenny Clarke, como Dexter Gordon, o el pianista Dave Brubeck, también se animaron a grabar «I’ve Found a New Baby«.

Sin más, para situarnos tanto en épocas como en estilos vamos a escuchar una selección de buenas versiones de «I’ve Found a New Baby«.

Comenzamos con la versión de New Orleans Feetwarmers (con Sidney Bechet y Tommy Ladnier). Nueva York, septiembre de 1932.

Desde Francia, el violinista Stéphane Grappelli con Django Reinhardt se animaron a grabar su versión. París, octubre de 1935.

Otra versión muy popular fue la interpretada por Benny Goodman, junto al guitarrista Charlie Christian que firmo un solo que adelantaba músicas futuras y que los guitarristas de las siguientes generaciones estudiarían e imitarían con máximo interés. Nueva York, enero de 1941.

Charlie Parker, nos dejó ésta versión en septiembre de 1942.

En esa misma década el estupendo tenor Lester Young también realizó su grabación de «I’ve Found a New Baby«, junto a Nat King Cole al piano y Buddy Rich a la batería. Los Ángeles, marzo y abril de 1946.

En los 50, músicos como Dizzy Gillespie o Sonny Rollins, también la llevaron al estudio:Dizzy Gillespie junto a Roy Eldridge en su disco «Trumpet battel«. Nueva York, octubre de 1954.

Y Sonny Rollins and the Contemporary Leaders. Los Ángeles, octubre de 1958.

Y por último, la versión del clarinetista Don Byron con Jason Moran y Jack DeJohnette, grabada en Nueva York, mayo de 2004.

I Got Rhythm

Los hermanos Gershwin, George e Ira.

Volvemos al repaso de los «imprescindibles» para una buena Jam, con el tema I Got Rhythm, compuesta por George Gershwin y letra de su hermano Ira Gershwin. Si verdaderamente hay una canción tocada una y mil veces en una Jam seguramente sea ésta, de hecho, su estructura y progresión armónica han tomado una identidad propia y son conocidos por el sobrenombre de “Rhythm changes” y es que desde un principio, generó un atractivo especial para las improvisaciones de los músicos de jazz.

I Got Rhythm fue incluida por primera vez en el musical de 1930 Girl Crazy. La interpretaba la cantante Ethel Merman, y desde la primera noche del estreno, la canción supuso un extraordinario éxito. Inmediatamente tuvo su repercusión en el ambiente del jazz, Louis Armstrong grabaría su versión en 1931 y pocos años después tendría secuelas con versiones de Casa Loma Orchestra, Benny Goodman y su cuarteto en 1938, más tarde serían Count Basie, Benny Carter, Art Tatum, Roy Eldridge, Coleman Hawkins, Lester Young y Charlie Parker y un largo etcétera de músicos que se sintieron cautivados por su melodía.

Con el paso del tiempo, casi nadie toca “Rhythm changes” con la melodía de “I Got Rhythm” de Gershwin, sino que se sustituye por cualquiera de las muchas variantes utilizadas por otros músicos como Duke Ellington, Lester Young, Charlie Parker, Thelonious Monk, etc., la secuencia de acordes se hizo tan famosa e independiente que acabó con la composición propiamente dicha, por ello son contadas las versiones modernas de “I Got Rhythm”, después de la época del bop, poco a poco, su melodía se fue dejando a un lado, los músicos han seguido utilizando y desarrollando la progresión armónica de la pieza para desarrollar su creatividad, una y otra vez, a costa de abandonar la composición original de Gershwin.

Comenzamos con la versión que hacia Ethel Merman en 1956.

Ahora es el turno de la versión de Glen Gray & The Casa Loma Orchestra, con el famoso solo de saxo barítono a cargo de Clarence Hutchenrider en 1934.

Louis Armstrong realizó multitud de versiones de I Got Rhythm. Valga ésta como ejemplo, grabada en 1938.

Charlie Parker también se sintió atraído por I Got Rhythm.

Y por supuesto, el gran Lester Young también nos regaló multitud de versiones de ésta canción.

Una versión más moderna, es ésta magnífica de Zoot Sims grabada en 1975, junto a Joe Pass (guitarra), Oscar Peterson (piano), George Mraz (bajo) y Grady Tate (batería).