Billie Holiday

¡¡¡Que os vaya bonito el 2018!!!

Según la Wikipedia, en China , el 8 es un número que simboliza la buena suerte. Por otra parte, los átomos siempre buscan tener 8 electrones de valencia, a ésto se conoce como “Regla del Octeto” y digo yo que será por algo, no todos los átomos van a ser tontos. Además, para el tema que aquí tratamos, en las escalas musicales occidentales, la octava es la misma nota que la primera, es decir, es la misma nota “tónica” de la escala y eso lo creáis o no, tiene mucha importancia. Tenéis todo un año para darle vueltas…

Que os vaya bonito el 2018

Y para cerrar el 2017 y comenzar 2018, os dejo esta versión de John Coltrane, de su What Child Is This? (Greensleeves), en directo en el Village Vanguard, 1961. Para mi, una de las melodías que siempre que la escucho me da buen rollo, no lo puedo evitar.

Ahora, tomaros unas cuantos orujos y hacer el coro a Tom Waits, en éste Live Silent Night que interpretaba en directo en Mineapolis.

Si por contra, os da la vena de corazón amoroso al mundo mundial incluidos los veganos, podéis escuchar este navideño Silent Night interpretado por Chet Baker.

Y por último os dejo con mi cantante favorita Billie Holiday, interpretando I’ve Got My Love To Keep Me Warm (“Tengo mi amor para mantenerme caliente”), canción popular escrita en 1937 por Irving Berlin.

La canción ha sido asimilada en la tradición musical navideña estadounidense. Billie está acompañada por Charlie Shavers (trompeta), Tony Scott (clarinete), Budd Johnson (tenor), Carl Drinkard (piano), Billy Bauer (guitarra), Leonard Gaskin (bajo) y Cozy Cole (batería). Grabado en Nueva York, 14 de febrero de 1955.

La nieve está nevando
El viento está soplando
Pero puedo capear la tormenta
Por qué me importa cuánto puede suceder
Tengo mi amor para mantenerme caliente

No puedo recordar
Un peor Diciembre
Solo mira esos carámbanos formarse
Por qué me importa si se forman carámbanos,
tengo mi amor para mantenerme caliente.
Con mi abrigo.
Con mis guantes.
No necesito abrigo.
Estoy ardiendo de amor.

Mi corazón está ardiendo.
La llama crece más.
Por lo tanto, soportaré la tormenta.
¿Por qué me debe importar mucho
lo que pueda hacer la tormenta?
Tengo mi amor para mantenerme caliente

Mi corazón está en llamas
La llama crece más alto
Así que voy a capear la tormenta
Por qué me importa cuánto puede suceder
Tengo mi amor para mantenerme caliente

Anuncios

Good Morning Heartache

Irene Higginbotham

De izquierda a derecha: Donegan (pianista), Billie Holiday, Irene Higginbotham (compositora de la canción) y Kenny Clarke (batería)

Seguimos escuchando tema a tema los 250 imprescindibles para una Jam Session. En esta ocasión con la canción Good Morning Heartache, compuesta por Irene Higginbotham  junto a Dan Fisher y letra de Ervin Drake.

Billie Holiday prestaría su voz a esta preciosa y triste canción, grabándola en 1946 y quedando para la posteridad como una de sus mejores canciones. Sin embargo no fue ella la que consiguió más éxito con éste tema, sino que paradójicamente fue Diana Ross interpretando a la propia “Lady Day” en la película “Lady Sings the Blues“, quien logro subir Good Morning Heartache a los primeros puestos de la listas de éxitos en 1973.

Por otro lado, me gustaría llamar la atención sobre el desconocimiento prácticamente absoluto que se tiene sobre la autora de Good Morning Heartache. En una primera mitad del siglo XX donde las mujeres, y aún más si eran de raza negra, estaban prácticamente excluidas de un mundo con un claro dominio masculino como el del jazz, era prácticamente insólito que una mujer compositora tuviera cabida, hasta tal punto pasó al olvido Irene Higginbotham que según cuenta Ted Giogia, durante mucho tiempo “se la confundiría con Irene Kitchings, la esposa del pianista Teddy Wilson, y hubieron de pasar años antes de que alguien investigase el asunto a fondo y demostrase que se trataba de dos mujeres distintas“. Lo que al final parece claro es que en el registro de la Sociedad americana de compositores, autores y editores (ASCAP) hay registradas más de  40 composiciones suyas, aunque algunos estudiosos y musicólogos especulan que Higginbotham podría haber compuesto un número mayor, que nunca fueron publicados o donde se registró con el seudónimo “Glenn Gibson“, en lo que probablemente fue un intento de ocultar el hecho de ser mujer y por tanto correr el riesgo de que no tuvieran la oportunidad de publicarse.

Esta canción tiene un gran atractivo entre los vocalistas, por ello, prácticamente todas las versiones que traigo son cantadas. Comienzo con la versión de Billie Holiday. El vídeo lleva incluida la traducción de la letra, que en la mayoría de las ocasiones tiene tanta importancia como la música y es una pena no conocer la belleza melancólica que destila la canción.

Sigo con la estupenda versión que realizara Cassandra Wilson con su peculiar estilo.

Ahora traigo una versión más cercana al pop, la realizada por Jamie Cullum junto a la cantante Laura Mvla.

Sigo con otra versión cantada, también actual, pero esta vez a cargo de una voz masculina, la de José James.

Y para terminar una instrumental, nada menos que a cargo Sonny Rollins.

Hasta la próxima y que la música os acompañe.

Gone with the Wind

JohnnyHodges

El saxofonista alto Johnny Hodges

Fieles a la cita de los lunes, continuamos con el repaso de los 250 temas “imprescindibles” para una Jazz Session y en esta ocasión con la balada Gone with the Wind, compuesta en 1937 por Allie Wrubel, y letra de Herb Magidson. La canción no tiene nada que ver con la película “Gone with the Wind” (Lo que el viento se llevó), aunque en honor a la verdad, sí se piensa que pudiera estar inspirada en la misma novela de Margaret Mitchell que a su vez, fue el origen de la famosa película.

En julio de 1937 llegó al número uno de las listas con la versión de la orquesta de Horace Heidt, hubo otras versiones pero la canción desaparecería durante prácticamente una década, hasta que en 1946 el saxofonista alto Johnny Hodges la recuperara. A partir de los 50 tuvo nuevas versiones como las de Stan Getz, Chet Baker, Clifford Brown, Dave Brubeck. etc. En la actualidad no atraviesa su mejor momento, prácticamente ha caído en desuso pero eso no quita para que siga conservando su calidad y encanto para disfrutar de ella, tanto como balada o actualizada a un ritmo más rápido y ágil.

Comenzamos con una de las versiones realizadas en los primeros años, la de Billie Holiday

Continuamos con la realizada en 1946 por la Esquire All-American Award Winners (con Johnny Hodges al saxo alto)

‪Ahora, la briosa versión de‬l trompetista Clifford Brown junto a Zoot Sims (saxo tenor) y el magnífico saxo barítono (uno de mis preferidos) Bob Gordon (1954)

A continuación, una visión más moderna del tema a cargo del saxo alto Charles McPherson (2003)

Y para terminar, he dejado esta estupenda interpretación de Zoot Sims junto al guitarrista Rune Gustafsson y el bajista Red Mitchell (1984)

God Bless the Child

billy_holiday_studio

Billie Holiday co-compositora e intérprete de God Bless the Child.

Como todos los lunes, continuamos repasando los “imprescindibles” para una buena Jam, en esta ocasión el tema es God Bless the Child, compuesta en 1939 por Billie Holiday y Arthur Herzog Jr. Según cuenta Ted Gioia, Herzog propuso a Billie Holiday componer un tema juntos sobre una idea que él tenía y en la conversación ella tuvo la expresión “Que Dios bendiga al niño” (God bless the child). El compositor le preguntó qué significaba esa expresión y Billie dijo: “Es lo que siempre se decía cuando tu madre tenía dinero, tu padre tenía dinero, tu hermana y tu prima tenían dinero, pero tú no tenías ni un centavo: que Dios bendiga al niño que tenga su propio dinero”.

La canción trata sobre temas muy cercanos al sentir de mucha gente (de esa época y de ahora), la pobreza, las rencillas familiares y entre todo ello, la figura de Dios. No era una propuesta habitual en las letras del momento y es sorprendente lo bien que funcionó comercialmente.

Comenzamos la escucha de versiones, como no podía ser de otra manera por la original de Billie Holiday.

En 1959 el trombonista J. J. Johnson realizó esta versión.

El trompetista Lee Morgan también incluyó God Bless the Child en su disco Standards en 1967.

Y esta es la adaptación de “God Bless the Child” que realizó el grupo Blood, Sweat and Tears en 1968, con la que consiguió disco de platino.

También el saxofonista Eddie Harris realizó una emotiva versión.

Pero para mi, la versión instrumental que de siempre más me ha impactado, es la que realizó Eric Dolphy en directo al clarinete bajo.