Benny Golson

Bluesette

toots-thielemans

Como todos los lunes, continuamos repasando los “imprescindibles” para una buena Jam, en esta ocasión el tema que centra nuestra atención es Bluesette. Compuesta por el músico belga especializado en la armónica Toots Thielemans y la letra corrió a cargo de Norman Gimbel.

Toots Thielemans, es sobre todo famoso por ser el músico capaz de colocar a la armónica cromática como instrumento solista de pleno derecho dentro del jazz. Con Bluesette además, consiguió llamar la atención de los músicos y cantantes de jazz y rápidamente y se convirtió en un clásico que se interpreta a menudo en cualquier repertorio.

El secreto, una melodía muy pegadiza, su curiosidad es que está escrita en un 3/4, tempo no muy habitual en el mundo jazzístico y además, que pese a su título, no tiene nada que ver con un blues. Quizá la singularidad que la hace más especial, es que Toots la hizo famosa no con la armónica, sino silbándola acompañándose de su guitarra, con esa peculiar manera, ya que era un habilidoso e ingenioso maestro del silbido, consiguió darla a conocer y enamorar a un público que pasó de la sorpresa a canturrearla sin poderlo evitar. Posteriormente la adaptaría a la armónica que es como habitualmente se conoce.

Como suele ser habitual, comenzamos por el original, que como ya hemos comentado no es otro que Toots Thielemans.

La version que hacen Curtis Fuller (Trombón), Benny Golson (Saxo Tenor), Tommy Flanagan (Piano), Jimmy Garrison (Bajo) y Al Harewood (Batería) en su grabación de 1959 a mi me parece estupenda.

Hank Jones (Piano) en 1979 junto a George Duvivier (Bajo) y Alan Dawson (Batería), firmaban esta otra magnífica versión.

Y para terminar, la versión de Bluesette que hacía Ella Fitzgerald y el guitarrista Joe Pass, que como curiosidad habría que señalar que a Ella no le debía entusiasmar la letra que compuso Norman Gimbel, porque todo el tema lo interpreta en “scat” (improvisación vocal) sin hacer mención para nada al texto de la canción.

Enorme genialidad

Benny Golson

Benny Golson

Ya he comentado en algún post anterior mi admiración por Benny Golson, me gusta su estilo tocando el saxo tenor pero donde más me sorprende es en sus composiciones dotadas de una musicalidad y elegancia difíciles de igualar. Si a eso, le añadimos que a sus 84 años es de los pocos testimonios vivos de los mejores años del Bebop y el Hard bop que aún sigue paseando su buen hacer por los escenarios del mundo, pues razón de más para que ocupe un espacio más que merecido en éste blog.

Golson comenzó su carrera en 1951 con la banda de Bull Moose dándole al Rhythm and Blues, más tarde compartió escenario con el pianista Tadd Dameron, que le contagió el gusto por el jazz. De ahí, paso a colaborar con la banda de Lionel Hampton a mediados de los 50 y posteriormente, al final de esa misma década, colaboró con el trompetista Dizzy Gillespie y Art Blakey, ambos fueron otra gran influencia para Golson. Aunque fue con el trompetista Art Farmer con el que formó el célebre grupo de jazz denominado “The Jazztet” por lo que ha quedado inscrito en la historia del jazz.

A partir de ahí Golson poco a poco deja el mundo del jazz y se concentra más en su trabajo de componer y arreglar música para figuras tan prestigiosos como Count Basie, John Coltrane, Miles Davis, Ella Fitzgerald, Dizzy Gillespie, Benny Goodman, Lionel Hampton, Quincy Jones, Carmen McRae, Anita O ‘Day, etc. Su fecunda obra incluye composiciones para series de TV como: M A S H, Mannix, Misión Imposible, The Mod Squad, Room 222 o The Partridge Family. Es responsable de estándar de jazz como Killer Joe, Along Came Betty, Stablemates, Whisper Not, Blues March, Five Spot After Dark, Are You Real o I Rememberd Clifford.

Es a principio de los 80 cuando vuelve a los conciertos en directo y desde entonces no ha parado de compartir escenario con todos los pesos pesados del jazz desde hace tres décadas. Es decir, Benny Golson aunque a veces pudiera pasar desapercibido tras la sombra de músicos de jazz igualmente magníficos pero con más peso mediático, es en esencia uno de los músicos más polifacéticos: compositor, arreglista, productor y leyenda del jazz.

El primer tema que os propongo es Killer Joe una de mis favoritas

También Whisper Not, con Freddie Hubbard al fiscorno, Mulgrew Miller piano, Ron Carter bajo y Marvin Smitty Smith en la batería.

O la extraordinaria,“I Rememberd Clifford” escrita como homenaje a su amigo Clifford Brown tras su muerte en un accidente de tráfico. Le acompañan Philip Harper a la trompeta, Cedar Walton piano, David Williams bajo y Jimmy Cobb en la batería.

Y para terminar junto a la Art Blakey & All Star Jazz Messengers en Tokyo en 1982. La conocida Blues March, con Curtis Fuller en el trombón, un imberbe Wynton Marsalis y Terence Blanchard a las trompetas, John Oneal piano, Lonnie Plaxico bajo y el incombustible Art Blakey en la batería.