The Good Fight / Babylon Berlin

Hace tiempo que no traigo por Mibandamemata música de las series de TV que están o han sido emitidas en estos últimos meses. Para romper ése prolongado silencio os propongo que escuchéis la música de dos series.

La primera es The Good Fight, actualmente estoy viendo su segunda temporada, para mi gusto muy superior a la primera, se trata de una serie de abogados, pero que no os confunda ésta definición, a mi modesto entender es un inteligente análisis del presente en U.S.A., donde se critica descaradamente la política de Trump, pero no sólo eso, su agudo guión evalúa con buen ritmo el pulso de toda la sociedad, las relaciones interraciales, la situación laboral femenina y cualquier actualidad informativa acompañando siempre con sutiles toques de humor ácido.

Una vez llegado a éste punto, vamos a lo que más nos interesa su música, que está realizada por el compositor británico David Buckley, asiduo en partituras tanto para la gran pantalla como en la TV. Lo cierto, es que la música no tiene gran protagonismo en la serie y eso pese a lo que pudiera parecer creo que es una virtud, porque se limita a acompañar la narración remarcando su desarrollo dramático, en el único momento que brilla y de qué manera, es en la presentación de cada capítulo, espectacular tanto en imagen como su partitura épica, como podéis comprobar en el vídeo que os traigo.

 

 

La otra serie que propongo que veáis y escuchéis hoy es Babylon Berlin. Una serie alemana inspirada en la novela “Der Nasse Fisch“, escrita por el periodista Volker Kutscher en 2007. Y según su hipnosis: “La ficción recrea cómo era la ciudad alemana en los años veinte durante la República de Weimar, una ciudad marcada por la agitación política, Gereon Rath es un comisario de la ciudad de Colonia, que es trasladado a Berlin a la unidad de antivicio para investigar una red de producción de cine pornográfico controlada por la mafia rusa. Poco a poco descubre que ese negocio no es más que una tapadera de otros asuntos de mayor calado”.

 

Cuenta con un guión entretenido y bien realizado y con una superproducción que impresiona convirtiéndola en un auténtico espectáculo, donde la música, es éste caso sí, tiene un gran protagonismo, compuesta por Johnny Klimek y Tom Tykwer y en la que también participan varios autores entre los que destacan The Bryan Ferry Orchestra y la Moka Efti Orchestra.

El tema “Zu Asche, Zu Staub“, acompaña este trailer promocional.

Con la base de la música original de Johnny Klimek y Tom Tykwer, aparece la relación de canciones y autores de la BSO.

Aquí el cameo que realiza Bryan Ferry en la serie.

Anuncios

In a Sentimental Mood

Comienza una nueva semana y continuamos repasando los “imprescindibles” para una buena Jam.

Repite Duke Ellington como compositor del tema a escuchar que no es otro que In a Sentimental Mood. Duke, se encargó de la música y la letra corrió a cargo de Manny Kurtz.

Según le gustaba contar a el propio Ellington, el tema compuesto en 1935 lo creó en un concierto a altas horas de la noche en Durham (Carolina del Norte), en un baile en un almacén de tabaco, donde según su historia surgió una pelea entre dos mujeres del público y comentaba Ellington, que compuso “In a Sentimental Mood” en el acto para amansar a las contendientes, que se situaron a ambos lados del pianista mientras este creaba su sosegada balada. No parece muy verosímil la historia, pero si que es atractiva y hecha a su medida. Otros historiadores, contradicen esa versión y se inclinan a creer que compuso la canción a partir del material que le suministró el saxofonista Otto Hardwick, que participó en la primera grabación de “In a Sentimental Mood”.

Se han hecho y se siguen realizando infinidad de versiones de éste clásico. Estas son mis preferidas:

Comenzamos por la que seguramente más trascendencia ha tenido, quizá por la curiosa combinación de intérpretes, Ellington y Coltrane, que representaban formas antagónicas de sentir e interpretar el jazz, pero que una vez juntos consiguieron aunar sentimientos y coordinar una sincronización que resultó un auténtico éxito. Duke Ellington y John Coltrane, versión incluida en su disco: Duke Ellington & John Coltrane. Nueva York, 26 de septiembre de 1962.

A continuación, os propongo que escuchéis éstas tres versiones, unas próximas al sentir de Duke, y otras alejándose un poco en la concepción del tema original. La primera es la del pianista Abdullah Ibrahim y el saxo tenor Buddy Tate, grabada en Nueva York el 25 de agosto de 1977.

Ahora es el pianista McCoy Tyner, con su personal versión extraída de su disco Atlantis y grabada en directo en el Keystone Korner de San Francisco el 31 de agosto de 1974.

Y para terminar, la versión del magnífico saxo tenor Chris Potter con el pianista Kenny Werner. Nueva York, 17 y 20 de diciembre de 1993.

Kids and Music

Había escuchado muchos comentarios elogiosos y por fin he podido ver el documental “Kids and Music” de la Sant Andreu Jazz Band, y emocionarme con el estupendo trabajo de Joan Chamorro.

En “Kids and Music” se describe como ésta joven orquesta, dirigida por Joan Chamorro, reúne a niños y niñas de entre 6 y 18 años alrededor de la música de jazz. El documental, de la mano del director de cine Ramón Tort, nos sumerge en un método de enseñanza tan singular como los resultados que genera y que logró ganar en 2013 el premio al mejor largometraje en el Festival de Cine de Austin (Texas, EE.UU.).

Parece increíble que una escuela de música de barrio pueda haber formado una big band infantil y juvenil de estas características tan especiales. La banda nació el 2006 en el seno de la Escola Municipal de Música de Sant Andreu y en la actualidad ofrece conciertos en festivales de España y Europa.

Pero lo que impresiona y conmueve es poder observar el método de enseñanza de Joan Chamorro, y como los chavales absorben ese espíritu, ese amor y disfrute de una música que en teoría les podría ser ajena a niños y jóvenes de esas edades. Y de alguna manera, es también un homenaje a todos esos profesionales que en la sombra o no, como fue el caso de José Antonio Abreu que comentamos no hace muchos meses, son capaces de transmitir, inculcar y motivar el cariño a la música, sea del estilo que sea, para disfrute de los chavales en una sociedad que de habitual vive de espaldas, o como mínimo ignora la formación musical.

Os dejo el enlace de YouTube, no os la perdáis.

In a Mellow Tone

Retomamos ante el ventilador el repaso de los 250 temas “imprescindibles” para una Jazz Session. El tema que hoy escuchamos es In a Mellow Tone, compuesto en 1939 por Duke Ellington y con letra de Milt Gabler.

El famoso copia y pega, ha sido utilizado desde tiempo inmemorial y en el jazz, como en cualquier otro ámbito artístico, se ha realizado con frecuencia. En el tema que nos ocupa, Ellington no tuvo ningún reparo en utilizar la progresión de acordes del tema “Rose Room” compuesto en 1917 por Art Hickman y Harry Williams y que el mismo Duke ya había grabado en 1932, para acoplar una nueva melodía y así conseguir una pieza nueva a la que denominó “In a Mellow Tone”, durante el proceso, aparte de la melodía, añadió otra serie de elementos que enriquecieron notablemente la composición y de resultas surgió ésta estupenda y lánguida composición de swing.

En los años 40, otros artistas como Red Norvo y posteriormente Charlie Barnet grabaron sus versiones. Pero hasta mediados de los 50 no fue un tema recurrente, hasta que músicos de la vieja escuela como Erroll Garner, Clark Terry, Coleman Hawkins, Ben Webster la incluyeran en sus repertorios. En los 60, “In a Mellow Tone” también atrajo la atención de músicos jóvenes de tendencia innovadora, como Eric Dolphy, Charles Mingus, Rahsaan Roland Kirk, McCoy Tyner o Art Pepper entre otros. Y así hasta nuestros días, donde siempre representa un buen recurso en una Jam para disfrutar de un buen rato de swing.

Comenzamos la escucha con la versión que grabó el tenor Paul Gonsalves, junto a Clark Terry y el mismo Duke Ellington, en esas sesiones donde Duke gustaba realizar sus temas con grupos reducidos de músicos pertenecientes a su Big Band.

Continuamos con la versión de Red Norvo (1943).

Sin duda Ella Fitzgerald, representa la voz de In A Mellow Tone.

El genio de Eric Dolphy se deja sentir con su interpretación a la flauta en esta versión de In a Mellow Tone, que realizara junto al Chico Hamilton Quintet en 1958.

Impresionante Art Pepper, con su versión al clarinete junto a pianista George Cables, en 1982.

Y para terminar, la versión de ese monstruo llamado Count Basie y su increíble big band en directo en 1981.