Música brasileña

Corcovado

Corcovado Jobim

Siguiendo con el repaso por orden alfabético a los 250 temas imprescindibles para una Jam Session, le toca el turno a Corcovado. Compuesta por Antonio Carlos Jobim (letra en inglés de Gene Lees).

Cambiamos de tercio y nos adentramos de mano de Jobim en una sugerente bossa. El título Corcovado (Jorobado, en portugués), le viene dado por el nombre de la montaña que domina Río de Janeiro, coronado por el archiconocido “Cristo redentor”. Para la versión inglesa, Gene Lees tuvo a bien titularla comoQuiet Nights of Quiet Stars” (noches plácidas de plácidas estrellas), que se suele abreviar por Quiet Nights.

Corcovado paso sin pena ni gloria hasta que una versión de Stan Getz y Joao Gilberto, fue un rotundo éxito de ventas y se ha convertido en referencia. Miles Davis también grabó el tema con Gil Evans, en el álbum titulado precisamente Quiet Nights. A estas versiones, le han sucedido otras muchas,  destacando quizá la realizada por Frank Sinatra y muy especialmente la realizada por por Elis Regina.

Comenzamos el repaso de las versiones con la que le diera el reconocimiento a nivel mundial, la realizada por Stan Getz & Joao Gilberto

Y la ya comentada de Miles Davis junto Gil Evans como arreglista y director de la estupenda banda que acompaña a Miles.

Escuchemos ahora, otra  versión instrumental realizada esta vez por el maestro del saxo alto ‪Cannonball Adderley‬, acompañado por ‪Sérgio Mendes‬.

Y por último, la que realizara Elis Regina junto al autor ‪Antonio Carlos Jobim‬.

Summer Samba

s.samba

Por si hay algún despistado, que lleve un par de semanas recluido en un frigorífico y todavía no se haya coscado del bochornazo que se ha instalado desde algunos días en la mayor parte de la península, le recordaré que estamos en verano, en julio por más señas, es decir, lo que los angloparlantes denominan “summer” y enredando con esa palabra, me ha venido a la memoria la canción Summer Samba, que otros denominan “So Nice” y que hace referencia a la bossa nova compuesta en 1964 por Marcos Valle y que originariamente él tituló “Samba de Verão”.

La canción fue popularizada por la versión que realizó con su órgano Hammond el músico brasileño afincado en EE.UU Walter Wanderley, con su grupo Walter Wanderley Trio en 1966, llegando a obtener un  enorme éxito en las listas americanas. Pero quizá la más famosa o por lo menos a mi me lo parece, sea la de Astrud Gilberto, y esa es la que os dejo para celebrar que ya estamos de lleno en pleno verano, aunque para algunos, entre los que me incluyo, poco tengamos que celebrar y mucho que transpirar. El vídeo no tiene desperdicio, los 60 en estado puro.

Y esta otra versión más actual del mismo tema por Diane Krall.

¡Feliz verano!