Vocal

Los soundies, los videoclips de los años 40

Siempre la industria del espectáculo ha intentado atraer y alcanzar al máximo de público para mostrar y vender sus productos. Durante los años 1940 y 1946, se cree que se llegaron a producir en Estados Unidos más de 1.800 soundies.

¿Qué era un soundie? Eran cortos de unos 3 minutos de duración que ofrecían una actuación musical, de Jazz en su inmensa mayoría, aunque dentro de su producción tenia cabida una gran variedad de temas diferentes: danza, comedia, musical, vodevil, deportes, atracciones circenses…; y diversidad de géneros musicales: clásica, swing, gospel, country, música latinoamericana, etc.

Las películas podían verse, con una moneda de 10 centavos, en una especie de máquina de discos con proyector, presente en numerosos clubes nocturnos, bares, restaurantes, fábricas y centros de diversión y los soundies, estaban generalmente disponibles para su alquiler en pocas semanas después de su rodaje.

Como en la actualidad, esas grabaciones dieron la posibilidad a multitud de artistas de llegar a un público que de otra manera hubiese sido imposible. En 1958, siguiendo los pasos de los soundies se llegó al desarrollo del Scopitone, películas en color y una banda sonora magnética. Fueron creados por la compañía francesa Cameca y como anteriormente los soundies, los Scopitones fueron exhibidos en máquinas proyectoras especiales.

Hoy en día, los soundies son quizás la mejor fuente para conocer y preservar toda una época en cuanto al mundo del espectáculo dentro de Estados Unidos y para conocer, toda una serie de bizarras actuaciones de artistas afroamericanos con menos oportunidades de aparecer en películas de éxito popular.

Hay soundies, con actuaciones de Louis Armstrong, Duke Ellington, Nat King Cole, Glenn Miller, Fats Waller, Cab Coloway, Count Basie y un largo etcétera, con que pongáis “soundies” en YouTube, podéis pasados horas de visualización. A continuación voy a compartir algunos de los que más me han llamado la atención, pero insisto en que exploréis por vuestra cuenta la red y encontraréis verdaderas curiosidades.

Count Basie y su Orquesta.

Duke Ellington – Cottontail – Hot Chocolate 1941.

Louis Jordan. Let The Good Times Roll. 1940’s R&B.

Duke Ellington – C Jam Blues (1942).

“Danced” de Billy Burt.

Jack Teagarden & His All Stars.

Éste me ha llamado la atención, porque expone la idea que luego los videoclips contemporáneos han continuado, mucho postureo y poca música.

Anuncios

Cécile McLorin Salvant

cecile-mclorin-jazz

Si la semana pasada traía a Mibandamemata al cantante Earl Thomas, en ésta os acerco a otra de las cantantes actuales de jazz con más proyección, se trata de Cécile McLorin Salvant. Nacida en Miami, de madre francesa y padre haitiano, de formación musical clásica. A los dieciocho años (2007) se traslada a vivir a Aix-en-Provence en Francia, allí continúa sus estudios musicales en el Conservatorio Darius Milhaud y es durante ese período, cuando surge su interés por el  jazz, música que conocía y escuchaba desde su infancia, pero que en ese momento se le presenta como esencial en su desarrollo como cantante. En el 2010 gana el prestigioso concurso internacional Thelonious Monk y tiene la oportunidad de grabar su primer álbum, el homónimo “Cécile”.

Con solo escuchar a Cécile, comprendes que si hay una cantante que siente, exprime y desarrolla el legado de las grandes como Billie Holiday, Bessie Smith, Ella Fitzgerald o Sarah Vaughan es ella, con su peculiar fraseo, su voz a veces grave otras dulce te atrapa desde la primera escucha, para pasar a formar parte de tu compañía musical habitual.

Con tan solo 27 años ya ha editado tres discos, Cécile (2010), WomanChild (2013) y For One to Love (2015).
Comenzamos el repaso a luganos temas interpretados por Cécile, con éste Exactly Like You cantado en directo junto a la Amazing Keystore Big Band.

Continuamos con “I’ve Got My Love To Keep Me Warm”.

Ahora es el turno de “No Regrets”.

Y para terminal os demo con “‪I Didn’t Know What Time it‬”.

Melody Gardot

Melody Gardot

Tras el tirón comercial que tuvieron Diana Krall, Norah Jones o Madeleine Peyroux, han surgido una nueva hornada de cantantes siguiendo esa estela, Melody Gardot en mi opinión, es quizá la expectativa más personal que se puede encontrar dentro de ese grupo. Con una voz y forma de expresar muy atractiva y convincente. Sorprende al escucharla, sin tener ninguna referencia previa, que pueda ser realmente una cantante de veintitantos años por la madurez que destila su voz.

Según cuenta, su vida cambió radicalmente cuando a sus 19 años fue atropellada por un todoterreno cuando paseaba en bicicleta, las consecuencias físicas fueron traumáticas, estuvo luchando por vivir y luego comenzó su calvario personal de rehabilitación.

Pasaron varios meses hasta que pudo hablar de nuevo y conseguir caminar le llevó mucho más tiempo. El accidente también le ocasionó una hipersensibilidad al sonido y la luz, por ello, además de llevar de forma prácticamente perenne gafas de sol, también influyó en sus gustos musicales, así según explica, pasó de disfrutar básicamente de la música popular, rock, pop, etc, a que “después del accidente, no podía tolerar nada más que un susurro”, por tanto se interesó en otros estilos musicales animada por un neurólogo que la convenció de utilizar la música como terapia. Comenzó con Stan Getz y la Bossa Nova para poco a poco y descubriendo y interiorizando ese fondo de armario musical que le ha permitido conseguir su estilo personal.

Melody Gardot hace gala de una gran versatilidad, puede sonar a jazz, blues, folk…, esa facultad unida al especial color de voz, logra transmitir y sintonizar fácilmente con el aficionado/a.

Lo cierto es que a mi me gusta. Espero que a vosotros/as también.

Worrisome Heart

Your Heart Is As Black As Night

Quiet Fire

<object width=”480″ height=”360″><param name=”movie” value=”//www.youtube.com/v/EsYrpHcGy5E?version=3&amp;hl=es_ES&amp;rel=0″></param><param name=”allowFullScreen” value=”true”></param><param name=”allowscriptaccess” value=”always”></param></object>

Autumn Leaves

Les-portes-de-la-nuit-original

Cartel de la película Les portes de la nuit, de 1946.

 Siguiendo con el repaso por orden alfabético a los 250 temas imprescindibles para una Jam Session, le toca el turno a Autumn Leaves. Compuesta por Joseph Kosma y letra de Jacques Prévert. De su adaptación al inglés se encargó Johnny Mercer.

La canción se compuso para la película Les portes de la nuit, de 1946, y su título original fue “Les feuilles mortes” (“Las hojas muertas”). Posteriormente en 1951, Johnny Mercer la transformó en “Autumn Leaves”, versión al inglés que ha llegado prácticamente a eclipsar la original francesa.

Es realmente difícil encontrar un tema original francés que haya llegado a cuajar dentro de los iconos en estándar de jazz como lo ha hecho Autumn Leaves, aunque en Francia el jazz siempre tuvo peso e incluso, apreciaron en mayor medida y antes que en Estados Unidos la importancia cultural y artística del jazz.

El primero en convertir en un éxito Autumn Leaves, fue un pianista de música popular llamado Roger Williams, cuya versión en 1955 alcanzó el número uno de la lista de Billboard, hecho que resulta singular por tratarse de un tema instrumental de piano en los primeros años del rock and roll. A partir de ahí, el torrente de versiones no se hizo esperar y quizá las versiones de  Cannonball Adderley, Bill Evans o Miles Davis sean las más identificadas por cualquier aficionado al jazz

Una curiosidad de Autumn Leaves, es que la propiedad de sus derechos de publicación corre a cargo de “sir Paul McCartney”, ya que una empresa suya los adquirió en su momento.

Comenzamos a repasar las versiones del tema, con la que quizá sea “la versión”, a cargo de Cannonball Adderley al saxo alto y acompañados con unos chavales que encontró por ahí: Miles Davis (trompeta), Hank Jones (piano), Sam Jones (bajo) y Art Blakey en la batería.

Otra también muy conocida es la que realizaron Chet Baker y Paul Desmond junto a bob James (piano), Ron Carter (bajo) y Steve Gadd (batería).

Y para no perder los orígenes, aquí os dejo la genuina versión de Edith Piaf grabada el 24 de diciembre de 1950

Otra muestra de versión cantada y que a mi es de las que más me gustan es la que hizo Eva Cassidy, aunque se aleje totalmente del registro jazz