Jazz

Relacionado con el jazz

Una semana de música: Miércoles

Miércoles, por fin tras meses ignorándonos vuelve, aunque tímidamente, la lluvia. Y para celebrarlo os traigo éste When It Rains de Brad Mehldau. A disfrutarlo.

 

¡Hasta mañana!

Anuncios

Una semana de música: Martes

Hoy martes quiero compartir con vosotros uno de mis temas favoritos, se trata del “Goodbye Pork Pie Hat” de Charles Mingus.

He elegido ésta actuación en el Fetival de Montreaux en 1975, aunque el vídeo no es de buena calidad tiene la cualidad de mostrar en directo la capacidad de improvisación de estos musicazos.

Acompañan a Mingus en el escenario: George Adams (tenor), Don Pullen (piano), Jack Walrath y Benny Bailey (trompeta), Dannie Richmond (batería) y Gerry Mulligan (saxo baritono). Una maravilla.

 

¡Hasta mañana!

Una semana de música: Lunes

Ésta semana, la voy a dedicar a poner cada día un tema, bien porque me guste o porque encaja en mi estado de ánimo para ése día.

Hoy es lunes y el tema elegido es “All to Ourselves“, interpretado por The Westerlies.

The Westerlies, son un cuarteto de metales con sede en Nueva York, formado por: Riley Mulherkar y Chloe Rowlands en trompeta, y Andy Clausen y Willem de Koch en el trombón. Realizan una heterogénea mezcla de jazz, folk y música de cámara para crear un curioso híbrido, que ellos definen así: “The Westerlies navega por una gran variedad de lugares y proyectos con la precisión de un cuarteto de cuerdas, la audacia de una banda de rock y el encanto de una familia que canta”. Mejor que ellos no lo voy a explicar yo.

¡Hasta mañana!

The Jitterbug Waltz

Damos un salto en el abecedario y nos colocamos en la “J” , dentro del repaso que vamos haciendo a los 250 temas imprescindibles para una Jam Session. En esta ocasión el tema a escuchar es The Jitterbug Waltz.

Compuesta en 1942 por ése hombretón, bullicioso e hilarante que era Fats Waller, tenía una personalidad en el escenario tan fuerte que cautivaba al público casi sin proponérselo, sin embargo ése magnetismo a veces restaba atención a su portentosa capacidad musical y a su virtuosismo como pianista y organista.

El título del tema es un juego de palabras que es posible, que sólo se llegara a apreciar su sentido en la época cuando fue compuesta, el “Jitterbug“, era un baile muy popular en la era del swing y por supuesto muy alejado de la seriedad del Vals. Waller, mezcló los dos términos en el título a modo de broma.

Lo que realmente sorprendió de The Jitterbug Waltz fue su novedosa forma en compás de 3/4, rompiendo con los moldes de la época, en un género que aún hoy, sigue dominado por el compás 4/4. Quizá por ello, no llegó a convencer ni a llamar en un primer momento la atención de los músicos de jazz hasta mediados de los 50 y sobre todo a partir de los 60, cuando surgieron versiones a cargo de Art Tatum, Michel Legrand con una banda formada nada más y nada menos por músicos como: Miles Davis, John Coltrane, Bill Evans y Phil Wood, más tarde serían las versiones de Eric Dolphy, Les McCann y Jazz Crusaders, mostrando la gran versatilidad de “The Jitterbug Waltz”, para adaptarse a diferentes estilos y enfoques.

Comenzamos la escucha de “The Jitterbug Waltz” con la original de Fats Waller, en Nueva York, el 6 de marzo de 1942.

Continuamos con la versión realizada por la magnífica banda que comandaba Michel Legrand, donde, como hemos comentado anteriormente, figuraban monstruos como Miles Davis, John Coltrane, Bill Evans y Phil Wood entre otros. Grabada en Nueva York, en junio de 1958.

Eric Dolphy, fue otro de los músicos que quiso grabar su versión incluyéndola en el disco Conversations. Nueva York, julio de 1963.

Una de las versiones más peculiares es la realizada por Rahsaan Roland Kirk, grabada en directo en el Keystone Korner de San Francisco, 8 y 9 de junio de 1973.

Aunque Waller concibió la canción como un instrumental, posteriormente en 1957 Charles Grean y Maxine Manners, escribieron una letra para que Dinah Washington la grabara. En el disco Woman Child, de 2013, la cantante Cecile McLorin Salvant, realizó una personalísima versión.

Y para cerrar la lista de interpretaciones, os dejo con tres versiones dispares para que podáis comprobar la versatilidad de “The Jitterbug Waltz” a la hora de adaptarse a ritmos y sonidos. La primera con el ritmo latino de Tito Puente.

La lectura Hard bop del saxo barítono Pepper Adams, en su disco Ephemera.

Y para terminar, la del magnífico saxofonista y tristemente desaparecido Thomas Chapin, extraída de su trabajo Radius. Nueva York, febrero de 1984.