Funk

Patax

Jorge Perez

Jorge Pérez

De nuevo mi amigo Serafo me descubre otra joya del jazz que se hace por estos barrios hispanos. En esta ocasión se trata del grupo Patax, liderado por el percusionista Jorge Pérez con una propuesta mestiza donde se fusiona jazz, funk, flamenco y música latina.

Me ha sorprendido el buen sonido de la banda, los músicos tan potentes que la forman y la capacidad de adaptación a diversos formatos según las necesidades. Otro aportación más a la cantidad de músicos y grupos magníficos que están surgiendo y trabajando en nuestro país, aunque desgraciadamente esto es jazz y por tanto el ostracismo va incluido en el paquete.

Afortunadamente, aviso que para la gente que vivimos por la zona, en mayo van a visitar el Festival de jazz de Colmenarejo donde podremos escucharlos en directo, hasta entonces os dejo unas muestras de su trabajo.

‪Wanna Be Startin’ Somethin’‬

‪El tiburón ‬

‪El Bandorrón ” from the Dvd ” Patax Live From Infinity‬

Anuncios

Sookie Sookie

grant-green1

Hoy quiero traer por aquí un tema que cada vez que lo escucho me da buen rollo, es el Sookie Sookie del guitarrista Grant Green. Este estupendo guitarrista que comenzó a ser conocido en los 60 gracias al maestro del saxo alto Lou Donaldson y que grabó prácticamente toda su discografía para el sello Blue Note.

Desgraciadamente, fue víctima de su adicción a la heroína y después de una larga y difícil batalla con la droga murió tras sufrir un ataque al corazón de camino al hospital Harlem de Nueva York en enero de 1979, con solo 43 años de edad.

Grant Green grabó más de 100 álbumes, 30 de ellos como líder del grupo, coexistió con guitarristas de jazz de carreras más exitosas como Wes Montgomery y George Benson, así y todo ha sido reconocido como artífice importante en la evolución de la guitarra como instrumento solista e influyó en toda una generación de guitarristas como Carlos Santana, Stevie Ray Vaughan o el propio George Benson.

Durante la década de 1990 Green fue redescubierto gracias a la versión que hizo el grupo US3 fusionado digitalmente el tema “Sookie, Sookie” y lo convirtió en un éxito en todo el mundo. Pero esa es otra historia, me quedo con la original.

‪Richard Bona‬

ricardbona

Hace ya unos cuantos años, tuve la suerte de ver en directo al bajista camerunés Richard Bona, fue en un festival de jazz que se celebraba en una población cercana a donde vivo, cuando eran tiempos de bonanza y en cualquier pequeña población se montaba un sarao de “toma pan y moja”. Bueno, a lo que iba, yo desconocía totalmente la existencia de este tremendo músico y cuando terminó la actuación, perdimos el culo en ir a los puestos de venta de CD que estaban allí montados, para comprar uno suyo. Me impactó mucho, su enorme capacidad rítmica, su técnica, las composiciones y mucho, mucho, su simpatía, cualidad que no se suele prodigar entre los músicos de jazz.

Más tarde naturalmente me interesé por su trayectoria musical y me enteré que fue un niño prodigio en su Camerún natal, que después de tocar el “balafón” (instrumento africano, construido a base de un teclado de madera y resonadores de calabaza), diferentes flautas y guitarras que él mismo se prefabricaba con latas de aceite y alambres de bicicleta, escuchó el disco de debut de Jaco Pastorius y no tuvo ninguna duda que el el bajo eléctrico iba a ser su instrumento principal desde ese momento.

Luego vinieron los mil tumbos que suelen dar todos los músicos para encontrar además de su camino musical, su supervivencia y más, si en vez de estudiar en Berkley vienes de incógnito desde Camerún. En su periplo, caló en París, donde tuvo la gran suerte de que en 1992 Joe Zawinul advirtiera su presencia y le invitara a colaborar en su disco We the people, después de eso, animado por el guitarrista Mike Stern, Bona dejó Paris y se trasladó a Nueva York y allí empezó su estrella a brillar.

Es fácil comprobar en un rápido vistazo a su trayectoria músical, que Bona ha trabajado con los más importantes músicos de la escena neoyorquina, y que además lo ha hecho, abarcando una amplísima variedad de estilos, desde el jazz hasta el funk o el pop. Bona tiene una increíble capacidad natural de aprender a tocar cualquier instrumento y le suma a esa cualidad que es un buen cantante y un magnífico compositor.

Después de toda esta charla, solo me queda dejaros alguna muestra de sus habilidades. ¡A disfrutar!

Aquí interpretando su tema O Sen Sen con la Metropole Orkest en Febrero de este año en Rotterdam, dirige Vince Mendoza.

Aquí junto al Mandekan Cubano como buena muestra de la amplia variedad de colaboraciones y estilos que suele realizar, interpretando Engingilaye

Y este tema más marchoso y funky Djombwe

“Un noventa y ocho por ciento de funk y un dos por ciento de jazz”

Siempre llevará el sanbenito de ser “el saxo alto de James Brown”, pero es mucho más que eso, en estos últimos veinte años ha editado un lote de discos en solitario que configuran todo un tratado para cualquier aficionado al funk, combinando una alta creatividad con una técnica magnífica.

Las dos veces que he podido asistir a un concierto suyo, han quedado registradas en mi memoria como de las actuaciones más divertidas y que mejor me lo he pasado. Maceo Parker es un monstruo en el escenario y sabe dar un buen espectáculo.

Al hablar de  Maceo inevitablemente surge su amigo trombonista Fred Wesley, ellos dos junto al saxo tenor Pee Wee Ellis han sido la simbiosis perfecta  de la cuerda de viento funk, acompañaron durante mucho tiempo a James Brown y después han mantenido sus colaboraciones musicales de forma casi constante, como por ejemplo en este “Shake everything you’ve got”

O cuando han formado The JB Horns. Os dejo un vídeo de esta agrupación interpretando “The Chicken” de Pastorius

No me negaréis que es una estupenda manera de terminar octubre “con un cuerpo jota”.