Freejazz

Sintonia de la serie Homeland

Homeland

Estoy siguiendo la quinta temporada de la serie Homeland, la cual recomiendo, y el tema musical general de la presentación se llama Terminal 7 del quinteto del trompetista polaco Tomasz Stanko.

La banda sonora de la serie, que nos cuenta la particular guerra de unos agentes de la CIA contra movimientos terroristas islámicos, adopta el estilo de las películas al uso sobre la guerra fría, utilizando el jazz como base sonora. Lo curioso en este caso es que hayan elegido a un músico europeo para dar soporte a la serie, con sonido muy del estilo del sello europeo ECM, donde suele publicar sus trabajos.

Esta es la secuencia de presentación de las primeras temporadas de la serie Homeland.


Este es el tema completo interpretado por Tomasz Stanko.

Lo poco que he escuchado de Stanko me gusta, creo que tiene una tremenda musicalidad y confiere a sus interpretaciones un ambiente sonoro muy particular.

Lo que he podido saber de él a través de la info que hay en la red, es que comenzó en los 60 con un marcado gusto por el free Jazz, formó parte de varios grupos de jazz europeos, luego lideró su propio quinteto y que ha colaborado con una serie de músicos de vanguardia, que incluyen la Globe Unity Orchestra, Michal Urbaniak, Cecil Taylor, Gary Peacock, Stanko, Chico Freeman, James Spaulding, Jack DeJohnette, big band de Cecil Taylor, etc. Como muestra os dejo un par de temas suyos. Esta interpretación en directo con un formato de cuarteto se llama “Little Thing Jesus“.

Y éste ‪Suspended Variation II‬ (2004)

Anuncios

Pharoah Sanders u‪na leyenda viva. ‬Un músico diferente.

Sanders

Desde que conocí la música de Pharoah Sanders, me atrajo por su pertubadora mezcla de atractivas composiciones a veces casi etéreas y su tensa exploración de difíciles caminos vanguardistas. Para mi Sanders representa una de las voces más personales dentro del saxo tenor en el jazz. Provocador, libre y versátil. Este magnífico músico del que todavía tenemos la suerte de poder disfrutar de sus actuaciones, desde muy joven emprendió su camino dentro de la vanguardia en el jazz, su relación y colaboración en los últimos trabajos de John Coltrane, que realizó para el sello Impulse, sin duda le marcó. Sanders fue y es tan buen saxo tenor que otro saxofonista (Albert Ayler) comentó: “Trane es el Padre, el faraón (apodo de Sanders) es el Hijo, Yo soy el Espíritu Santo”. Pero no equivoquemos, Pharoah Sanders debe ser reconocido por el músico magistral que es, más que un hombre que tocó brevemente con John Coltrane.

Su música va desde el blues sucio al post-bop, del jazz-afro al gospel espiritual, pasando por el free jazz. Si no te gusta el free jazz, algunos de sus temas te pueden parecer una amalgama de ruido aleatorio tocado con un saxo, no es fácil asimilarlo, las melodías pueden ser confusas y disonantes. Es conocida su inclinación al uso de técnicas multifónicas en el saxofón y la inclusión de estructuras melódicas sutiles y monótonamente hipnóticas. Mucho antes del boom de la “World Music”, Sanders ya estaba creando composiciones en ese sentido. Sus chillidos, gemidos y la inclusión en sus composiciones de voces cantando en primer plano y de fondo, añaden a veces una sensación festiva o derivan hacia un clímax espiritual. Sin olvidar el papel protagonista que en su música ejerce la gran variedad de instrumentos de percusión que la dotan de una intensidad rítmica envolvente.

Por todas esas particularidades Pharoah Sanders sigue siendo a sus 73 años un músico diferente, con un sonido personal y capaz de ofrecer alternativas sonoras que no pueden dejar indiferente.

Os dejo como muestra de su visión musical este Heart Is A Melody of Time de 1983

Otra famosa composition su “You Got To Have Freedom” del album “Journey To The One” donde participan junto a Pharoah Sanders (saxo tenor), Eddie Henderson (fiscorno), John Hicks (piano), Ray Drummond (bajo), Idris Muhammad (batería) y cantando Bobby McFerrin , Donna (Dee Dee) Dickerson , Ngoh Spencer y Vicki Randle.

Rompiendo las reglas

RolandKirk

Roland Kirk

Hace poco supe de la existencia de éste documental que os traigo, me es difícil catalogarlo, quizá en eso resida parte de su atractivo, está dentro de lo que podíamos definir “vanguardia” (año 1967), música experimental, filosofía y yo que sé… de cualquier manera a mi me parece muy interesante, así que ya os podéis echar a temblar.

El cortometraje de marras se llama Sound? y lo realizó Dick Fontaine teniendo como protagonistas al multi-instrumentista Roland Kirk y al compositor, músico, filósofo, poeta, etc., John Cage ¿da miedo eh? Pues estos dos señores a través de argumentos y música nos quieren hacer reflexionar sobre el concepto de sonido y las sensaciones que pueden llegar a producir. Quizá exponiéndolo así, os quite las ganas de verlo, pero no seáis tan blanditos/as y poner un poco de vuestra parte, no va  a ser todo el dar saltitos a ritmo del vídeo ese del rapero coreano, que no niego que pueda ser divertido, pero hay vida más allá, de verdad y en mi opinión, vale la pena encontrarla.

La primera imagen es de Kirk paseando por el parque zoológico, no es casualidad, más tarde nos enteraremos de cual es su intención, las imágenes combinan las palabras de Cage (lo siento pero no hay subtítulos), el tráfico rodado y el escenario apretado del club Ronnie Scott de Londres, donde Roland Kirk con los saxofones desordenados sobre el pecho y su banda, reproducen los sonidos que éste invoca.

Hay una escena que quiero destacar, es cuando Kirk en el escenario reparte entre la audiencia una especie de flautilla de plástico, después pide a sus músicos y a la audiencia que toquen. Y la cacofonía aumenta. Kirk locamente sopla sus saxos, el contrabajo y el batería se aplican con su ritmo desenfrenado. Mientras la gente se entrega, chillan, silban y tocan la flauta que previamente habían recibido como una banda de grullas. Kirk controla ese ambiente, empuja esa energía. Todo es euforia. Todo está en sintonía. Músicos y audiencia engranan y medio suena algo coherente, no sé si eso es música, pero demuestra que somos muy primarios y aunque llevemos corbata o no, seamos remilgados, pasotas o vengamos de vuelta de todo, nos dan un pito y volvemos gustosamente a la tribu. A mi me parece estupendo.

Antes de dejaros con el vídeo, quiero destacar su realización a cargo de Dick Fontaine y los demás profesionales que lo elaboraron, su estética, su ritmo, me parece excelente.

Seguiría detallando aspectos del documental pero lo suyo es que vosotros lo veáis. Os dejo en principio un trailer de apenas dos minutos para que os pique el gusanillo:

Y aquí el documental completo para su disfrute:

God Bless the Child

Hace unos siete u ocho años a los pocos meses de que en la escuela municipal de música de mi localidad, me cedieran un clarinete bajo para uso y disfrute, me puse a buscar en general piezas interpretadas con este instrumento, no encontré mucho, aparte de algunos libros de ejercicios e introducción al clarinete bajo, pero como a mi, como iréis comprobando si no lo habéis constatado ya, el jazz es la música que me apasiona, estuve indagando sobre todo en ese capítulo y la verdad,  me frustré un poco y me quedé un poco desilusionado al comprobar el poco material que encontraba, algo de Tom Scot, Jimmy Giuffre, Buddy DeFranco, Harry Carney (saxo barítono de la orquesta de Duke Ellington) y poco más, todos utilizaban el clarinete bajo como instrumento a doblar y en contadas ocasiones. Hasta que me topé con el músico que realmente lo utilizaba como instrumento solista ¡y cómo!, ya habréis deducido que hablo de Eric Dolphy, que tocaba con el saxo alto de una manera afilada y urgente, con la flauta lograba un sonido depurado y limpio, pero al clarinete bajo, se puede afirmar que lo elevó a instrumento solista dentro del jazz.

No me gusta extenderme mucho con las biografías de los músicos que traigo por aquí, porque pienso que puede agotar y además para eso está la Wilkipedia o sitios parecidos. De Dolphy solo quiero comentar que en su corta pero intensa vida profesional, murió a los 36 años, como les ha sucedido a otros muchos músicos su obsesión fue eso, hacer música, tocó con las figuras del momento: Chico Hamilton, Coltrane, Mingus, Ornette Coleman, Freddie Hubbard, Kenny Dorham, Joe Henderson, Davis, Williams y un largo etcétera, pero su manera y su concepción de la música le hacen diferente a todos ellos, con influencias tan variadas logró conseguir un sonido original, trabajó e investigó como pocos en el timbre y fraseo en la improvisación, con un toque personalísimo, duro y a veces cortante, casi con con urgencia, que muchas veces hacen difícil de asimilar, pero a su vez tenía momentos y composiciones de una enorme sutilidad.

Y volviendo al principio, mi primer conocimiento de Dolphy fue el disco Illinois Concert y en él, estaba contenido el tema God Bless the Child, sobran las palabras

Y por si os habéis quedado con ganas de más, aquí os propongo escuchar a Dolphy con el Charles Mingus Sextet junto a Clifford Jordan (saxo tenor), Jaki Byard (piano), Charles Mingus (contrabajo), Johnny Coles (trompeta) y Dannie Richmond (batería), interpretando el estándar Take the ‘A’ Train de Duke Ellington.