Big Bands

Cherokee

cherokee

Como todos los lunes, continuamos repasando los “imprescindibles” para una buena Jam, en esta ocasión el tema es Cherokee, compuesta por el compositor inglés Ray Noble, formaba parte originalmente como el primer movimiento de un total de cinco, que el compositor realizó para su “Indian Suite”. Como suele ser habitual en las exaltaciones, por autores ajenos, de pueblos indígenas, la composición poco tenía que ver ni con el sentir ni con la cultura de los primeros pobladores de Norteamérica.

En principio, como concibió el tema Noble y como lo grabaron en la década de los 30 orquestas como la de Count Basie o Charlie Barney, la melodía estaba formada por notas amplias resultando una melodía sencilla y pegadiza, pero pronto, el tema se lo apropiaron músicos próximos al estilo bebop, reconvirtiendo el estándar en una alocada modulación de acordes, donde el músico lo utilizaba como medio para realizar verdaderos ejercicios vertiginosos en un tempo reservado solo a los muy virtuosos. En ese sentido, quizá la versión más representativo fuera la  realizada por Charlie Parker y que posteriormente utilizando los cambios de acorde de “Cherokee”, lo convirtiera en un ejercicio frenético denominado “Ko-Ko”, grabado con Dizzy Gillespie en 1945 para el sello Savoy.

Comienzo el repaso de versiones, con la que realizó Count Basie y su orquesta en febrero de 1939


Posteriormente la composición fue adquiriendo un aire mucho más bebop, como lo demuestra esta estupenda versión realizada en 1955 por Clifford Brown (trompeta), Harold Land (saxo tenor), Richie Powell (piano), George Morrow (bajo) y Max Roach (batería).

O la famosa interpretación de Cherokee que hacía Charlie Parker.

Aunque la versión que más me ha impresionado, es esta que realizaba Wynton Marsalis en directo en 1996.

Recordando a ‪Duke Ellington‬

Ellington_Duke_FDC_940

Este lunes, quiero recordar a uno de los grandes entre los más grandes del jazz. El pasado 24 de mayo, hizo cuarenta años desde que nos dejó Duke Ellington. Sin lugar a dudas, uno de los compositores más prolíficos del siglo XX.
Durante más de cincuenta años se mantuvo en primera línea de la escena del jazz, adaptándose a los diferentes estilos y corrientes que iban surgiendo dentro del mismo y legando para nuestro disfrute, más de dos mil composiciones tras de sí y el sonido de una orquesta mítica.
Quisiera comenzar a recordarle con un vídeo de 1942, titulado C Jam Blues, como homenaje y como colaboración a nuestra acostumbrada sección de los lunes, los 250 temas imprescindibles para una Jam Session.

Ahora os propongo escuchar otra clásica composición suya, Sophisticated Lady en esta ocasión el intérprete solista es el barítono Harry Carney, fiel amigo e integrante de la orquesta de Ellington durante cuarenta y cinco años.

Y para terminar, el famoso Diminuendo and crescendo in Blue, tema que gracias al intenso solo interpretado por el saxo tenor de Paul Gonzalvez y el clímax de frenesí que se originó en el Festival de Newport de 1956, logró catapultarle de nuevo a la fama tras un período difícil.

‪La Big Band “Atómica”‬

Count-Basie-The-Atomic-Mr-Bas

Portada del disco de Count Basie ” The Atomic Mr. Basie” de 1959.

Si había una agrupación que parecía resumir el sonido jazz big band, era la de Count Basie, sin detrimento ni comparaciones con otras impresionantes Big Bands de la época, como por ejemplo la de Duke Ellington. Con unos arreglos sencillos pero que caían como un guante a su banda, funcionaban y estaban diseñados como un trampolín para lanzar a sus solistas a improvisar como posesos. Si a eso, le sumamos una de las mejores secciones rítmicas de la época, con un swing portentoso, el espectáculo estaba asegurado. Basie se ganó de sobra con sus directos el derecho a mantenerse casi durante cinco décadas por todos los escenarios del mundo.

Si tuviera que destacar una grabación suya, me inclino por el disco The Atomic Mr. Basie, también conocido como E=MC2 de 1958. En él confluye un momento estupendo de esta Big Band portentosa que desarrollan una docena de temas en su mayoría arreglados por Neal Hefti, que son un compendio de obras maestras para Big Band. La banda estaba formada por: Wendell Culley, Snooky Young, Thad Jones y Joe Newman (trompetas). Henry Coker, Al Grey y Benny Powell (trombones). Marshall Royal, Frank Wess, Eddie “Lockjaw” Davis, Frank Foster y Charles Fowlkes (saxos). Freddie Green (guitarra). Eddie Jones (bajo). Sonny Payne (batería) y Count Basie al piano y dirigiendo el cotarro. Os recomiendo que escuchéis el disco si no lo habéis hecho ya.

Comienzo con el vídeo del tema que abre el disco, The Kid From The Red Bank, sin comentarios

Continúo con el tema Whirly Bird, donde aparece Eddie “Lockjaw” Davis que se marca un solo al tenor energético a tope y si hablamos de energía, esperar al solo de Harold Jones a la batería ¡portentoso!

Y aquí otro tema del disco Splanky, esta vez la Big Band de Basie en una de sus últimos conciertos.

Todos los ritmos del mundo

ArturoSandova

No puedo dejar pasar este día de final de año sin agradeceros personalmente a todos los amigos/as que habéis pasado por este blog desde julio, espero y deseo que en 2013 sigáis haciéndolo y para despedir este año que prefiero no calificar, os dejo con el genial Arturo Sandoval y su Big Band tocando en directo en el The Newport Jazz Festival en 1998 el tema Rhythm of the World, una maravilla de composición y de interpretación que además me sirve como metáfora para deseados que sigáis escuchando y disfrutando todos los posibles ritmos de este mundo que cada vez es más pequeño. Aunque acabe el tema y continúe Sandoval hablando e imágenes de lo que es el Festival de “pijos” de Newport, esperad un poquito porque luego sigue con el popurrí “Cuban-American Medley” que es otra gozada.

Lo dicho, ¡Hasta el año que viene!