Clásica

Relacionado con la música clásica

Manuel Saumell. Aires cubanos.

7-La-Matilde

Cambiando de registro musical, hoy quiero hacer mención al pianista y compositor cubano del siglo XIX, Manuel Saumell Robredo al que muchos cubanos consideran una de las figuras claves en el llamado nacionalismo musical, y que quizá por su aporte a la cultura cubana se le puede considerar el músico más importante de ése siglo en Cuba. No parece casual que de nombre al Conservatorio de música de La Habana.

Manuel Saumell, nace en La Habana en el seno de una familia humilde, por lo que se vio obligado a estudiar música en su niñez de forma autodidacta. Hijo del catalán Cristobal Saumell, que según la wikipedia, era hombre de pensamiento revolucionario y que le influyo de gran manera con sus ideales inconformistas. Posteriormente, Manuel fue alumno del italiano Maurice Pyke, director de la ópera italiana, quien le enseñó conocimientos de armonía, contrapunto, instrumentación y fuga, que fueron esenciales para la creación de sus composiciones más conocidas, las contradanzas, en las que aparecen, las claves rítmicas de la música popular cubana que tanto influyeron en la música popular cubana del siglo XX.

Contradanza “‪La Suavecita“. ‬

Propongo que escuchéis estas dos versiones de su composición “‪Ojos De Pepa“. Auténtico pre-son cubano‬

Y ésta versión de la misma pieza con aire jazzero caribeño

Y para terminar, ésta preciosidad, la contradanza “‪Ayes del alma‬”.

 

Hasta la próxima y que la música os acompañe.

This is Opera

maxresdefault

Ramón Geener, director y presentador del programa “This is Opera”

Confieso que no soy aficionado a la ópera, es curioso como a muchos aficionados a la música el “Bel Canto y la ópera” nos es un poco ajeno, seguro que por desconocimiento y también por un poco de prejuicio ante el boato que alrededor de este estilo siempre ha esistido.

Por eso, es tan de agradecer a Ramón Geener, director y presentador del programa This is Opera, su buen hacer logrando, con enorme habilidad de comunicación, atrapar nuestra atención y conseguir lo que jamás hubiéramos pensado, que la ópera nos interesara. Su labor divulgativa, en mi opinión, es más que merecedora de premio y de difusión porque como comentan en la página de rtve: “El programa acerca la ópera a todo tipo de audiencias: expertos e inexpertos descubren los secretos de cada obra a través de un tratamiento visual asombroso

Ramón Gener, barítono y pianista, y su equipo, han conseguido una verdadera obra maestra a nivel visual y de comunicación, por ello, a punto de finalizar la emisión de los 30 capítulos de que consta la serie, os recomiendo que os paséis por “A la carta” de rtve y disfrutéis visualizando uno por uno todos los programas, vale la pena.

El capítulo de ayer dedicado a Lulú de Alban Berg me encantó.

Y ya que he mencionado a Alban Berg, os dejo con un par de obras suyas. Su concierto para violín, en esta ocasión interpretado por la Filarmónica de Nueva York y Anne-Sophie Mutter como solista.

Y su sonata en un movimiento para piano interpretada por otro “monstruo” Glenn Gould.

Como comentaba un entrevistado de Gener en el programa dedicado a Lulú de Alban Berg, la música dodecafónica no es fácil, no viene hacia a ti sino que eres tú el que debes esforzarte en llegar a ella y en eso estamos…

MÚSICA, contra la barbarie

Bagdad

Al final del mes pasado, el terror volvió a aparecer en forma de bomba en Bagdad, murieron diez personas, hasta ahí nada nuevo, un atentado más que ni siquiera tiene espacio en los medido occidentales, pero de pronto, en ese desastre surge un figura con un chelo, es Karim Wasfi director de la Orquesta Sinfónica Nacional de Iraq (es curioso ni siquiera me imaginaba que pudiera haber una orquesta sinfónica nacional en un país tan devastado), que al mismo tiempo que las ambulancias llegaba al lugar del atentado para socorrer de la mejor manera que él sabe, tocando su instrumento.

Cuando Al Yazira le entrevistó, ésta fue su respuesta: “Fue una acción para tratar de equilibrar las cosas, para buscar el equilibrio entre lo feo, la locura y lo grotesco, los indecentes actos de terror…, para equilibrarlos o para superarlos con actos de belleza creatividad y refinamiento”.

Poco más que decir, el vídeo habla por si solo…

Carta de Jordi Savall de renuncia al Premio Nacional de Música 2014

Jordi Savall

No me he podido resistir de dar eco a la carta de renuncia al Premio Nacional de Música 2014 por parte de Jordi Savall. En primer lugar, por lo poco acostumbrados que estamos a que personas de reconocida valía o importancia, renuncien sin menoscabo de su ego a las siempre bien recibidas, lisonjas, premios y posibles aportaciones económicas.

En el caso a que nos referimos, abarca los tres supuestos, reconocimiento a una inmensa labor de recuperación y difusión del patrimonio de música antigua de este país, premio a la modalidad de interpretación y dotado con 30.000 euros.

No me quiero extender más, lo mejor es leer sus razones.

Muchas gracias Sr. Savall, por expresar un sentimiento que compartimos la gran mayoría de amantes de la cultura y muy especialmente de la música de éste país.

30 de octubre de 2014

Sr. José Ignacio Wert
Ministro de Educación, Cultura y Deportes
Gobierno de España

Distinguido Sr. Wert,
Distinguidos Señores del Jurado del Premio Nacional de Música 2014,

Recibir la noticia de este importante premio me ha creado dos sentimientos profundamente contradictorios y totalmente incompatibles: primero, una gran alegría por un tardío reconocimiento a más de 40 años de dedicación apasionada y exigente a la difusión de la música como fuerza y lenguaje de civilización y de convivencia y, al mismo tiempo, una inmensa tristeza por sentir que no podía aceptarlo sin traicionar mis principios y mis convicciones más intimas.

Lamento tener que comunicarles pues, que no puedo aceptar esta distinción, ya que viene dada de la mano de la principal institución del estado español responsable, a mi entender, del dramático desinterés y de la grave incompetencia en la defensa y promoción del arte y de sus creadores. Una distinción que proviene de un Ministerio de Educación, Cultura y Deportes responsable también de mantener en el olvido una parte esencial de nuestra cultura, el patrimonio musical hispánico milenario, así como de menospreciar a la inmensa mayoría de músicos que con grandes sacrificios dedican sus vidas a mantenerlo vivo.

Es cierto que en algunas contadas ocasiones he podido beneficiarme, a lo largo de más de 40 años de actividad, de alguna colaboración institucional: la celebración del V Centenario del descubrimiento de América, las pequeñas ayudas a giras internacionales y recientemente las invitaciones del Centro Nacional de Difusión Musical a presentar nuestros proyectos en Madrid. Pero igual que la inmensa mayoría de músicos y conjuntos del país, he seguido adelante solo con mi esfuerzo personal sin contar jamás con una ayuda institucional estable a la producción y materialización de todos mis proyectos musicales. Demasiado tiempo en que las instancias del Ministerio de Educación, Cultura y Deportes que usted dirige continúan sin dar el impulso necesario a las diferentes disciplinas de la vida cultural del Estado español que luchan actualmente por sobrevivir sin un amparo institucional ni una ley de mecenazgo que las ayudaría, sin duda alguna, a financiarse y a afianzarse.

Vivimos en una grave crisis política, económica y cultural, a consecuencia de la cual una cuarta parte de los españoles está en situación de gran precariedad y más de la mitad de nuestros jóvenes no tiene ni tendrá posibilidad alguna de conseguir un trabajo que les asegure una vida mínimamente digna. La Cultura, el Arte, y especialmente la Música, son la base de la educación que nos permite realizarnos personalmente y, al mismo tiempo, estar presentes como entidad cultural, en un mundo cada vez más globalizado. Estoy profundamente convencido que el arte es útil a la sociedad, contribuyendo a la educación de los jóvenes, y a elevar y a fortalecer la dimensión humana y espiritual del ser humano. ¿Cuántos españoles han podido alguna vez en sus vidas, escuchar en vivo las sublimes músicas de Cristóbal de Morales, Francisco Guerrero o Tomás Luis de Victoria? Quizás algunos miles de privilegiados que han podido asistir a algún concierto de los poquísimos festivales que programan este tipo de música. Pero la inmensa mayoría, nunca podrá beneficiarse de la fabulosa energía espiritual que transmiten la divina belleza de estas músicas. ¿Podríamos imaginar un Museo del Prado en el cual todo el patrimonio antiguo no fuera accesible? Pues esto es lo que sucede con la música, ya que la música viva solo existe cuando un cantante la canta o un músico la toca, los músicos son los verdaderos museos vivientes del arte musical. Es gracias a ellos que podemos escuchar las Cantigas de Santa María de Alfonso X el Sabio, los Villancicos y Motetes de los siglos de Oro, los Tonos Humanos y Divinos del Barroco… Por ello es indispensable dar a los músicos un mínimo de apoyo institucional estable, ya que sin ellos nuestro patrimonio musical continuaría durmiendo el triste sueño del olvido y de la ignorancia.

La ignorancia y la amnesia son el fin de toda civilización, ya que sin educación no hay arte y sin memoria no hay justicia. No podemos permitir que la ignorancia y la falta de conciencia del valor de la cultura de los responsables de las más altas instancias del gobierno de España, erosionen impunemente el arduo trabajo de tantos músicos, actores, bailarines, cineastas, escritores y artistas plásticos que detentan el verdadero estandarte de la Cultura y que no merecen sin duda alguna el trato que padecen, pues son los verdaderos protagonistas de la identidad cultural de este país.

Por todo ello, y con profunda tristeza, le reitero mi renuncia al Premio Nacional de Música 2014, esperando que este sacrificio sea comprendido como un acto revulsivo en defensa de la dignidad de los artistas y pueda, quizás, servir de reflexión para imaginar y construir un futuro más esperanzador para nuestros jóvenes.

Creo, como decía Dostoyevski, que la Belleza salvará al mudo (sic), pero para ello es necesario poder vivir con dignidad y tener acceso a la Educación y a la Cultura.

Cordialmente le saluda,

Jordi Savall

Y para quedarnos con buen sabor de boca, nada mejor que disfrutar de su música. En este caso no se trata de música española sino del tema tradicional de música anglosajona “Greensleeves”.