de Esmoquin

Una semana de música: Lunes

Comenzamos éste mes de febrero con una de nuestras habituales “semanas musicales”, intentando sacudir el letargo anímico que últimamente se ha instalado de forma perenne en el día a día.

Viendo el material seleccionado para la ocasión, ya os anticipo que sin haberlo previsto previamente, la melancolía va a ser protagonista en gran medida de la música a escuchar.

Hoy lunes comenzamos con la peculiar y maravillosa mezcla de dos mundos que intentan romper las fronteras entre barroco, jazz o pop. Por un lado el grupo de música barroca “Holland Baroque” denominado Carrousel y junto a ellos el inquieto trompetista holandés Eric Vloeimans que interpretan el tema Ocean of Petals. Dejando claro que no hay fronteras entre estilos musicales, si se está dispuesto a cruzarlas.

Que tengáis buen lunes.

¡Hasta mañana!

Una semana de música: Martes

Sebastián Tozzola

Bueno, parece que han pasado las Fiestas y hemos sobrevivido, para celebrarlo hoy martes, he elegido este Tango Etude Nro 3 de Astor Piazzolla, que creo que viene que ni pintado. El original fue compuesto para flauta traversera pero la adaptación que hace Sebastián Tozzola al clarinete bajo suena genial.

Que lo disfrutéis.

¡Hasta mañana!

Una semana de música: Lunes

Ésta semana, la voy a dedicar a poner cada día un tema, bien porque me guste o porque encaja en mi estado de ánimo para ése día.

Hoy es lunes y el tema elegido es “All to Ourselves“, interpretado por The Westerlies.

The Westerlies, son un cuarteto de metales con sede en Nueva York, formado por: Riley Mulherkar y Chloe Rowlands en trompeta, y Andy Clausen y Willem de Koch en el trombón. Realizan una heterogénea mezcla de jazz, folk y música de cámara para crear un curioso híbrido, que ellos definen así: “The Westerlies navega por una gran variedad de lugares y proyectos con la precisión de un cuarteto de cuerdas, la audacia de una banda de rock y el encanto de una familia que canta”. Mejor que ellos no lo voy a explicar yo.

¡Hasta mañana!

José Antonio Abreu, un icono musical mundial

José Antonio Abreu, economista, músico, compositor, político y docente.

El domingo pasado nos dejó Jose Antonio Abreu, un visionario que desde prácticamente la nada ha a portado a su país Venezuela, un “Sistema” de educación musical para los más marginados que desde el verano de 1975, donde comenzó su aventura en un local de Caracas donde fundó la Orquesta Sinfónica Nacional Juvenil, ha generado 300 conservatorios de música donde han recibido clase casi dos millones de chavales y jóvenes, la mayoría pertenecientes a las capas sociales más desfavorecidas y marginadas de su país.

Denominado “El Sistema” consiste en un método de educación juvenil innovador en el que la música es la principal vía para el mejoramiento social e intelectual. Desde Venezuela el germen dio el salto a otros países de Latinoamérica, Estados Unidos, Europa y Asia, desgraciadamente todavía no ha llegado a nuestro país, que tiene un impermeable congénito en nuestra capa política que hace imposible que cualquier innovación educativa arraigue, y más, si proviene de una disciplina tan ninguneada en nuestro sistema educativo como es la música.

José Antonio Abreu, tuvo claro desde el principio la gran capacidad de transmitir valores, además de facilitar la inclusión y la cohesión social que tiene el aprendizaje musical. Asímismo, en el caso de estos niños desfavorecidos económica y socialmente les proporcionó la identidad y dignidad necesarias para sentirse “alguien” dentro de una sociedad que hasta el momento solo los había, como mínimo, ignorado.

De ésta ingente obra han surgido figuras musicales del más alto nivel, quizá la más destacada sea la de Gustavo Dudamel, pero no hay que olvidar a Diego Matheus, Christian Vásquez o el joven Jesús Parra con apenas 23 años.

Ahora, tras la tremenda crisis que sufre Venezuela se abre la incógnita de saber si el Sistema será capaz de soportar, ya no solo la falta de recursos, sino el daño que le puede ocasionar también la fuga de talentos al extranjero.

De cualquier manera el legado de José Antonio Abreu, es tan enorme que difícilmente podrá desaparecer, lo garantizan cuarenta años de trabajo, tres generaciones de estudiantes y un prestigio avalado por infinidad de premios y honores recibidos.

Que la música le acompañe y seguro que si hay un “más allá”, ya habrá abierto lista de admisión para sus clases de música.

Jose Antonio AbreuEl Sistema

Gustavo Dudamel y la Orquesta Sinfonica Simon Bolívar Mambo interpretan Mambo de Leonard Berstein.

Los Conciertos de la 2 – Homenaje a Jose Antonio Abreu