250 estándar

Just One of Those Things

Fieles al repaso que hacemos a los a los 250 temas imprescindibles para una Jam Session. Surge “Just One of Those Things“.

Es una de las composiciones más conocidas de Cole Porter, e incluida en el musical de Broadway Jubilee. Estrenado el 12 de octubre de 1935, Jubilee era una sátira política sobre un rey y una reina depuestos y obligados a ir de incógnito en su propio país. En ése mismo musical, también iba incluido otro tema de Porter que sería a la postre tan o más famoso que “Just One of Those Things”, se trata del archiconocido “Beguin the Beguine”.

Just One of Those Things, se adapta muy bien a la expresividad de los vocalistas y así podemos escuchar versiones de Peggy Lee, Frank Sinatra, Billie Holiday, Sarah Vaughan, Ella Fitzgerald, Nat King Cole, Diana Krall y un extenso etcétera. En cuanto a los instrumentistas, aunque en un principio fueron menos receptivos, la primera grabación es la de Coleman Hawkins, en 1944, también se apuntaron con ganas a interpretar “Just One of Those Things”, y como prueba de ello vamos a comenzar la escucha de varias versiones.

Comenzamos con la estupenda versión que desde Bélgica se marcaron Django Reinhardt y Stephane Grappelli, en 1944.

En 1958, el original arreglista Gill Evans, también grabó con su orquesta “Just One of Those Things”, en la que figuraba como saxo alto Lee Konitz.

Cannonball Adderley & Milt Jackson, grabaron su versión en directo en Nueva York, en octubre de 1958.

Y como muestra vocal, os dejo dos versiones antológicas y claramente distintas como lo eran sus intérpretes. Comenzamos con la grabación de Frank Sinatra, grabado en directo en el West Melbourne Stadium de Melbourne, 1 de abril de 1959.

Y la de Ella Fitzgerald, grabada en directo en el Teatro Sistina de Roma, en abril de 1958.

Para terminal no me puedo resistir aún a riesgo de exceso, invitaros a que escuchéis la extensa versión realizada por Herbie Hancock en directo junto a Craig Handy (Tenor), Dave Holland (Bajo) y Gene Jackson (batería), en 1996.


Anuncios

Just Friends

Seguimos indagando en el repertorio de los 250 temas imprescindibles para una Jam Session. En esta ocasión escucharemos la canción Just Friends, compuesta en 1931 por John Klenner y letra de Sam M. Lewis.

En un principio las versiones que se realizaron del tema, se identificaban en el entorno de balada almibarada, así la propia versión de su autor John Klenner, o la de Russ Columbo en 1932 que gozó de un notable éxito, hacían vislumbrar la posibilidad de que se encasillara en ése estilo. Pero gracias a la versión que realizara Charlie Parker en 1949 junto a una orquesta de cuerda, logró despertar el interés de muchos músicos de jazz de la época, aunque actualmente ése tipo de arreglo nos suene un poco a la típica música de ascensor.

Actualmente, Just Friends es un tema más que recurrente en cualquier Jam Session, su estructura armónica es sencilla y basada en una serie de cadencias II-V, que la hace muy intuitiva y se adapta con facilidad a las cualidades de los músicos aunque sean aficionados.

Comenzamos el repaso de las versiones con la que hicieran el pianista Cecil Taylor y John Coltrane, en octubre de 1959.

Seguimos con la versión de Dexter Gordon, realizada en Copenague en 1975.

Ahora vamos a escuchar dos versiones actuales con distintos enfoques de Just Friends, como constatación de la vigencia del tema en el presente. Comenzamos con la versión del 2015, de la agrupación The McGill Syndicate, dirigida por Andy King.

Y la que realizaron en directo Andrea Motis y la Chamorro BIGBAND

Y para terminar, os dejo con la extensa versión de Dizzy Gillespie con Oscar Peterson, Freddie Hubbard y Clark Terry, extraída de The Trumpet Summit Meets, el 10 de marzo de 1980. Un lujo.

 

Joy Spring

Recuperamos el repaso por orden alfabético a los 250 temas imprescindibles para una Jam Session, con el tema Joy Spring, compuesto por el trompetista Clifford Brown.

Joy Spring, es una canción optimista que Clifford Brown, dedicó a su mujer Larue, a la que denominaba su “Joy Spring“. Hay una anécdota ligada a esta composición, es la que cuenta como siendo Larue Anderson (futura mujer de Clifford ) una estudiante de música clásica, había elegido “Classics versus Jazz” como tema de su tesis, en la que pretendía demostrar la superioridad de la música clásica sobre el jazz. Su amigo el batería Max Roach, le presentó a Clifford, quien informado de la intención de Laure la llevó aparte y le comentó: “Cariño, el mundo entero no está construido alrededor de tónica / dominante “, con la intención de desmitificar la supuesta creencia de existencia de “músicas superiores”.

Desgraciadamente con el paso del tiempo la figura de Clifford Brown, se ha ido nublando en la memoria de los aficionados al jazz, seguramente por su muerte prematura a los 25 años en un accidente de tráfico en 1956 y la pocas grabaciones que le dio tiempo a realizar en su corta vida. Pero no hay que olvidar que fue el trompetista más impresionante de mitad de la década de 1950, con su sonido cálido y redondo, acompañado de una técnica virtuosa junto a su notable capacidad de improvisación y la gran influencia que tuvo sobre portentos trompetistas posteriores como Freddie Hubbard y Lee Morgan,

Como compositor, le dio tiempo a dejarnos tres composiciones esenciales que a la postre se han convertido en estándares de jazz: Sandu, Daahoud y la que nos ocupa Joy Spring.

Sin más, vamos a pasar a escuchar diferentes versiones de Joy Spring, como siempre comenzamos por el principio la realizada por Clifford Brown, en su disco Clifford Brown and Max Roach. Los Ángeles, agosto de 1954, junto a Max Roach batería y Harold Land al tenor.

A continuación, os propongo que escuchéis tres versiones de tres trompetistas diferentes. Comienzo con la tremenda versión de Freddie Hubbard, contenida en su Born to Be Blue. Hollywood, diciembre de 1981.

Sigo con la versión realizada por Bobby Shew, extraída de Metropole Orchestra, diciembre de 1986.

Y como último trompetista Arturo Sandoval, con su versión contenida en Trumpet Evolution. Los Ángeles, noviembre de 2002.

Y para terminar, Stan Getz con su relajada versión, extraída de The Dolphin, grabada en directo en el Keystone Korner de San Franciso. Mayo de 1981.

The Jitterbug Waltz

Damos un salto en el abecedario y nos colocamos en la “J” , dentro del repaso que vamos haciendo a los 250 temas imprescindibles para una Jam Session. En esta ocasión el tema a escuchar es The Jitterbug Waltz.

Compuesta en 1942 por ése hombretón, bullicioso e hilarante que era Fats Waller, tenía una personalidad en el escenario tan fuerte que cautivaba al público casi sin proponérselo, sin embargo ése magnetismo a veces restaba atención a su portentosa capacidad musical y a su virtuosismo como pianista y organista.

El título del tema es un juego de palabras que es posible, que sólo se llegara a apreciar su sentido en la época cuando fue compuesta, el “Jitterbug“, era un baile muy popular en la era del swing y por supuesto muy alejado de la seriedad del Vals. Waller, mezcló los dos términos en el título a modo de broma.

Lo que realmente sorprendió de The Jitterbug Waltz fue su novedosa forma en compás de 3/4, rompiendo con los moldes de la época, en un género que aún hoy, sigue dominado por el compás 4/4. Quizá por ello, no llegó a convencer ni a llamar en un primer momento la atención de los músicos de jazz hasta mediados de los 50 y sobre todo a partir de los 60, cuando surgieron versiones a cargo de Art Tatum, Michel Legrand con una banda formada nada más y nada menos por músicos como: Miles Davis, John Coltrane, Bill Evans y Phil Wood, más tarde serían las versiones de Eric Dolphy, Les McCann y Jazz Crusaders, mostrando la gran versatilidad de “The Jitterbug Waltz”, para adaptarse a diferentes estilos y enfoques.

Comenzamos la escucha de “The Jitterbug Waltz” con la original de Fats Waller, en Nueva York, el 6 de marzo de 1942.

Continuamos con la versión realizada por la magnífica banda que comandaba Michel Legrand, donde, como hemos comentado anteriormente, figuraban monstruos como Miles Davis, John Coltrane, Bill Evans y Phil Wood entre otros. Grabada en Nueva York, en junio de 1958.

Eric Dolphy, fue otro de los músicos que quiso grabar su versión incluyéndola en el disco Conversations. Nueva York, julio de 1963.

Una de las versiones más peculiares es la realizada por Rahsaan Roland Kirk, grabada en directo en el Keystone Korner de San Francisco, 8 y 9 de junio de 1973.

Aunque Waller concibió la canción como un instrumental, posteriormente en 1957 Charles Grean y Maxine Manners, escribieron una letra para que Dinah Washington la grabara. En el disco Woman Child, de 2013, la cantante Cecile McLorin Salvant, realizó una personalísima versión.

Y para cerrar la lista de interpretaciones, os dejo con tres versiones dispares para que podáis comprobar la versatilidad de “The Jitterbug Waltz” a la hora de adaptarse a ritmos y sonidos. La primera con el ritmo latino de Tito Puente.

La lectura Hard bop del saxo barítono Pepper Adams, en su disco Ephemera.

Y para terminar, la del magnífico saxofonista y tristemente desaparecido Thomas Chapin, extraída de su trabajo Radius. Nueva York, febrero de 1984.