250 estándar

Love for Sale

Dentro de los buenos propósitos prometidos en la entrada anterior, estaba el volver a recuperar el repaso por orden alfabético de los 250 temas imprescindibles para una Jam Session, siguiendo el criterio del libro de Ted Giogia. Nos quedamos en la “L” y hoy le toca el turno a “Love for Sale”, el archiconocido tema compuesto por Cole Porter.

Lo que desconocía, y nos cuenta Giogia en su libro, es que “Love for Sale”, durante décadas, las cadenas de radio se negaron a emitir esta letra. La canción, que sonó por primera vez en The New Yorkers, un musical de Broadway de 1930, adopta el punto de vista de una prostituta de la época de la ley seca, y el compositor, Cole Porter, no se mordió la lengua al presentar este “amor a la venta: joven y apetitoso”. Según Charles Darnton, el crítico del periódico Evening World, la canción era “de pésimo gusto”, y el Herald Tribune la calificó de “indecente”.

A esas críticas Porter respondía: “No me entra en la cabeza –decía–. Uno puede escribir una novela sobre una meretriz, pintar el retrato de una ramera, pero no puede componer una canción sobre una prostituta”.

Seguramente por esa controversia, la canción no comenzó a adquirir cierta popularidad hasta finales de los 40 y la siguiente década. Billie Holiday, se atrevió a grabar “Love for Sale” y fue un completo éxito. Según comentaba, cuando apareció esta canción ella trabajaba de prostituta, por lo que su interpretación transmite una autenticidad muy difícil de igualar.

Billie Holiday, extraída de su álbum Solitude, Los Ángeles, 1952.

Con todo, en esos años, era difícil encontrar versiones vocales, por el contrario, si había instrumentales como las de Erroll Garner, Sidney Bechet, Art Tatum o Charlie Parker, que la grabó, poco antes de su muerte, para el disco de homenaje a Cole Porter para el sello Verve.

Ella Fitzgerald, también tuvo el valor de enfrentarse a la interpretación de “Love for Sale”. Como muestra, esta actuación en directo en el Palais des Beaux-Arts, en Bruselas en 1957.

Una de las versiones instrumentales más destacadas, es sin duda la realizada en 1958 por Cannonball Adderley. La incluyó en su disco Somethin’ Else, en marzo de 1958, en el que colaboró Miles Davis como músico de acompañamiento.

Poco después, los papeles se invertirían y Davis graba “Love for Sale”, incluyéndola en su disco Circle in the Round, con el mismo grupo con el que grabaría Kind of Blue, incluyendo unos solos difíciles de superar. Mayo de 1958.

A partir de la década de los 60, “Love for Sale” ya estaba en el repertorio de los músicos de jazz, gracias a su peculiaridad de ofrecer múltiples posibilidades tanto para las improvisaciones como adaptación a estilos y tempos.

Por destacar alguna otra versión, incluyo la que realizaba Buddy Rich y su Big Band con arreglo de Pete Myers.

O la del trompetista Wallace Roney, incluida en su disco No Job Too Big Or Small.

Y para terminar, os dejo con la versión que actualmente copa todos los comentarios, incluso en la Wikipedia la primera opción que te ofrece es ésta (?), estoy hablando de la realizada por Tony Bennett y Lady Gaga en 2021, os dejo con ella.

Limehouse Blues

Siguiendo con el repaso por orden alfabético a los 250 temas imprescindibles para una Jam Session, le toca el turno a Limehouse Blues, compuesta por el dúo londinense Philip Braham (música) y Douglas Furber (letra). Escrita originalmente para el musical A to Z, del West End, estrenado en 1921, pudiendo ser el primer estándar jazzístico de cierta significación originario de Gran Bretaña.

El tema evoca al distrito londinense de Limehouse, que antes de la Segunda Guerra Mundial se consideraba el Barrio Chino de Londres y pese a su título, no tiene nada que ver con un blues, no mantiene la estructura de 12 compases ni la secuencia armónica típica de los blues.

En general las versiones de la época de “Limehouse Blues”, como las de: Fletcher Henderson, Joe Haymes, la Casa Loma Orchestra o la de Bert Ambrose, solían interpretarse a toda pastilla. En Europa tuvo una gran aceptación, siendo quizá la versión más popular la del Quintette du Hot Club de France, formado por el guitarrista Django Reinhardt y Stéphane Grappelli al violín.

La canción tuvo un bache interpretativo en la época del bebop, pero posteriormente volvió a entrar en los repertorios de grandes músicos y como muestra de ello, han quedado las versiones de Cannonball Adderley junto a John Coltrane, o el combate entre dos saxofonistas, Phil Woods y Lew Tabackin en 1980 y muchas más, como vamos a escuchar a continuación.

Comenzamos con la versión de Bert Ambrose. Grabada en Londres el 8 de agosto de 1935.

Ahora cruzamos el Canal de la Mancha para escuchar al Quintette du Hot Club de France (con Django Reinhardt y Stéphane Grappelli), París, 4 de mayo de 1936

En nuestro viaje de versiones, saltamos al país de la cuna del jazz, concretamente a Chicago el 3 de febrero de 1959, para escuchar la versión de Cannonball Adderley junto a John Coltrane.

Volvemos a Europa, donde Sun Ra, en febrero de 1980, hizo una visita desde Saturno para dejarnos esta versión de Limehouse Blues, grabada en directo en el Gasthof Mohren de Willisau, en Suiza.

En nuestro viaje sonoro, ahora recalamos en Suecia, para escuchar la versión de la multi-instrumentista Gunhild Carling grabada para el programa televisivo «Jazz Lovers» de Suecia.

Y para terminar os dejo con el guitarrista Charlie Hunter, que junto al percusionista Damon Grant, se marcan un Limehouse Blues de pantuflas caseras.

Like Someone in Love

Jimmy Van Heusen y Johnny Burke.

Es el turno de Like Someone in Love, dentro del repaso a los temas imprescindibles para una buena Jam que se precie. Compuesta en 1944 por Jimmy Van Heusen y letra de Johnny Burke, para que formara parte de la banda sonora de la película Belle of the Yukon, dirigida por Houston Branch, un musical que trataba sobre la fiebre del oro en Canadá.

Durante los años 40 pasó sin pena ni gloria, hasta que en 1953 Frank Sinatra la incluyó en su disco Songs for Your Lovers. Fue como el pistoletazo de salida, a partir de ahí, en la década de los 50 surgieron numerosas versiones como la de Art Blakey, Paul Bley, Chet Baker, Ella Fitzgerald, Sarah Vaughan, Coleman Hawkins, Sonny Rollins o Bill Evans. Sin olvidar las que hicieron músicos que quizá no eran muy afines a ese tipo de canción, más bien balada tierna, como John Coltrane o la versión de veinte minutos grabada en vivo por Eric Dolphy y Booker Little en el Five Spot en 1961.

La verdad es que no es de extrañar que Like Someone in Love, terminara atrayendo a músicos de jazz de todos los estilos, Van Heusen acertó totalmente en la composición  con una melodía ascendente y una línea de bajo descendente entrecruzándose con saltos de intervalos que crean una tensión medida.

Comenzamos el repaso de versiones con la realizada por Sarah Vaughan, extraída de After Hours at the London House, grabado en directo en el London House de Chicago, 7 de marzo de 1958

Seguimos ahora con la potente versión de Sonny Rollins, de su disco The Freelance Years en 1958.

Art Blakey junto a Lee Morgan, también quisieron hacer su versión incluida en el trabajo de Blakey, Like Someone in Love, agosto de 1960.

A Chet Baker, con su típica forma melosa de cantar el tema le venía como anillo al dedo, extraída de The Best of Chet Baker Sings, julio de 1956.

Nada que ver esta otra versión vibrante a cargo de John Coltrane junto a Cecil Taylor, incluida en el disco Coltrane Time, octubre de 1958.

De 1958 también es la versión de Art Farmer con Benny Golson al saxo tenor, extraída de Modern Art.

Resulta curioso que después de la infinidad de versiones que se han hecho de Like Someone in Love, por artistas de jazz como las que habéis podido escuchar y muchísimas más que se quedan en el tintero, la versión más vendida es la de la cantante islandesa Björk, que la incluyó en su álbum Debut, de 1993, cosas del mercado.

Lester Leaps In

Siguiendo con el repaso por orden alfabético a los 250 temas imprescindibles para una Jam Session, le toca el turno a “Lester Leaps In”, tema compuesto por Lester Young.

Hablar de Lester Young, es hablar de la elegancia hecha swing, ubicado como claro exponente del estilo Kansas City (aunque hubiera nacido en Nueva Orleans), movimiento que imperó dentro del jazz a finales de la década de 1930. Y cuyo estilo venía determinado por un swing relajado y vigoroso, con un repertorio muy cercano al blues, y con temas llenas de frases repetitivas.

Lester Leaps In”, es una buena muestra del estilo Kansas City, combinando una melodía pegadiza de cortas llamadas sobre un esquema armónico compuesto de una secuencia de acordes de “I Got Rhythm«. En definitiva, un estupendo estándar que marca el sonido de una época, aunque según se ha ido actualizando el el tiempo, es habitual que se interprete a un tempo rápido facilitando la exhibición del virtuosismo de los intérpretes y alejándose mucho del swing tranquilo de Lester.

Comenzamos la escucha con la versión de la orquesta de Count Basie (con Lester Young), en Nueva York. Septiembre de 1939.

Charlie Parker, nunca grabó “Lester Leaps In” en estudio, pero nos dejó dos interpretaciones en vivo apabullantes, una de ellas en el Rockland Palace de Nueva York. En septiembre de 1952.

Es un tema hecho a medida para saxofonistas y por ello os voy a dejar unas cuantas versiones de grandes saxos para que podáis observar como ha ido evolucionando el tema. En primer lugar esta versión de Cannonball Adderley, cuando formaba parte de la orquesta de Gil Evans, que con su característico sonido hacía esta versión. Extraída de New Bottle Old Wine, 1958.

Johnny Griffin y Eddie “Lockjaw” Lewis, dejaron su «pelea de tenores» grabada en directo en Tough Tenors Back Again, en Copenhague, en julio de 1984. Impresionantes.

Mucho más recientemente, el exuberante James Carter nos dejó su versión de “Lester Leaps In” junto al trompetista: Harry «Sweets» Edison en el disco Conversin’ with the Elders. Nueva York, 1995.

Y para finalizar el repaso de “Lester Leaps In”, no puedo resistirme a dejaros esta versión dentro del homenaje a Lester Young, que realizaron monstruos de la talla de Charles McPherson y James Moody al saxo alto y al saxo tenor: Joshua Redman, James Rivers, James Carter y Flip Phillips. A la trompeta: Roy Hargrove, casi nada.