250 estándar

The Lady is a Tramp

Richard Rodgers y Lorenz Hart.

Después de este largo y obligado compás de espera, continuamos repasando los “imprescindibles” para una buena Jam que Ted Gioia nos propone en su libro “El Canon del jazz“. En esta ocasión el tema es The Lady is a Tramp, compuesto por Richard Rodgers y letra de Lorenz Hart.

La canción fue compuesta para el musical de Broadway “Babes in Arms“, estrenado en 1937, que no tuvo mucho recorrido por su frágil argumento, aunque en su partitura además del tema que hoy nos ocupa, incluía también el estándar “My Funny Valentine”.

En un principio, en la década de 1930, la canción tuvo su popularidad como número vocal, pero durante la década de 1950, fueron instrumentistas como Oscar Peterson, Gerry Mulligan y Cal Tjader, los que revitalizaron el tema.

Vamos a escuchar algunas versiones. En primer lugar, una de las primeras que se realizaron fue la del trombonista Tommy Dorsey junto a la cantante Edythe Wright, en 1937.

En la década de los 50, instrumentistas como Gerry Mulligan, en esta ocasión junto a Chet Baker, incluyeron The Lady is a Tramp en su repertorio.

De 1956 también es esta versión a cargo del pianista Carl Perkins.

Si hay un cantante que se identifica con el tema, ése es sin duda Frank Sinatra, quién incluyó asiduamente The Lady is a Tramp, en su repertorio.

Entre las versiones recientes más populares, están las realizadas por dos cantantes prácticamente antagónicas, por un lado Nina Hagen, la peculiar cantante alemana.

Y por otro la camaleónica Lady Gaga junto a Tony Bennet.

Lady Bird

El pianista y compositor Tadd Dameron.

Damos un salto en el abecedario y comenzamos con la “L” en el repaso de los 250 temas “imprescindibles” para una Jazz Session.
Es el turno del tema Lady Bird, compuesta por Tadd Dameron. En su día, Dameron estaba considerado uno de los mejores compositores de jazz moderno, aunque en la actualidad seguramente los nuevos aficionados al jazz no sepan de su existencia, y desconozcan que es el responsable de algunas de las canciones más conocidas del be bop. En los años 50, sus piezas eran ingrediente básico de las jam sessions y alguna de ellas se hicieron un hueco en el repertorio estándar. Es el caso de “Lady Bird”.

Escrita en 1939, esta composición de dieciséis compases, que apenas aparenta tener dificultad contiene, eso sí, una peculiar secuencia de acordes donde aplica su famoso “turnaround” I−vi−ii−V.

Bueno, dejémonos de tecnicismos y vamos a lo que interesa, escucharlo, y para ello he escogido las siguientes versiones:

En la primera es el propio Dameron junto al trompetista Fats Navarro. Nueva York, septiembre de 1948. En el vídeo aparece la transcripción el estupendo solo de Navarro.

Seguimos con la versión realizada por el pianista Bud Powell. Nueva York, abril de 1955.

Ahora son los Jazz Messengers de Art Blakey, incluido en su disco “The Jazz Messengers at the Café Bohemia“. Nueva York, noviembre de 1955.

Gerry Mulligan y Chet Baker, también nos dejaron ésta peculiar e intimista versión, realizada en 1955.

Y termino con la versión realizada por Hank Jones, Kenny Barron, Todd Coolman y Adam Nussbaum. ¡Qué clase!

King Porter Stomp

jelly_roll_morton

Jerry Moll Morton

Dentro del repaso, que desde hace algún tiempo lo tengo un tanto abandonado, de los 250 temas imprescindibles para una Jam Session según Ted Gioia, damos un salto en el abecedario y nos colocamos en la “K”. En esta ocasión escucharemos la canción King Porter Stomp, compuesta por el carismático Jerry Moll Morton.

Este estupendo pianista y compositor, también fue famoso por sus bravatas, entre las que incluía ser el inventor del jazz…, de cualquier forma con sus composiciones se ganó a pulso estar entre los escogidos dentro de la historia del jazz.

Morton comentaba sobre el término “stomp” [pisotón]: “No sé lo que significa el término ‘stomp’”. No significa nada en particular; tan solo que la gente, al escucharla, se ponía a patalear”. Por otra parte, el título de la canción aludía a Porter King, un pianista de Florida. Según explicó Morton al musicólogo Alan Lomax, “Porter King era un caballero de gran cultura que poseía una formación musical muy superior a la mía y que tenía debilidad por mi forma de tocar. Sobre todo le gustaba una composición mía en particular, y por eso la titulé así”.

Según nos cuenta Giogia: “King Porter Stomp” no solo se convirtió en un éxito durante la era del swing, sino que, según algunos testimonios, fue incluso su desencadenante. La interpretación que ofreció Benny Goodman en el Palomar Ballroom de Los Ángeles el 21 de agosto de 1935 suele considerarse un auténtico “Woodstock” para la generación de antes de la Segunda Guerra Mundial: el momento exacto en que una música y un estilo de vida nuevos se convirtieron en una fuerza cultural dominante. Según la versión del propio Goodman, la orquesta había estado tocando las consabidas adaptaciones sobrias y comedidas de canciones populares y el público empezaba a aburrirse, con lo cual decidió jugarse el todo por el todo con algo de más nervio y mandó tocar el arreglo que Fletcher Henderson había compuesto para “King Porter Stomp”, una decisión que provocó el clamor entusiasta de la platea. A partir de ahí, Goodman ya no dejó de tocar hot jazz, pues se veía que el país entero estaba ansioso por sumarse a esa corriente.

Ahora os invito a escuchar varias versiones del tema. Empezamos con la versión de Benny Goodman, en julio de 1935 con arreglo de Fletcher Henderson.

Damos un salto a abril de 1958 con la versión que hizo el estupendo arreglista Gil Evans (con Cannonball Adderley), extraída del disco “New Bottle Old Wine”.

En ese mismo año Bob Brookmeyer, junto a Zoot Sims y Al cohn, realizaron ésta versión incluida en “Stretching Out”.

En 1979, el grupo Air, se marcaron esta versión que cabalga entre el swing clásico y una nueva concepción más bop. Del disco Air Lore.

Como curiosidad, ésta versión del sorprendente Sun Ra, incluida en su “Sunrise in Different Dimensions”, grabada en directo en el Gasthof Mohren de Willisau, Suiza, 24 de febrero de 1980. Una estupenda vacilada.

Y para terminar la versión que realizó Wynton Marsalis, en enero de 1999. Que seguro habría complacido a Morton, donde el trompetista, lejos de intentar actualizar un clásico al nuevo milenio, aplica la fórmula del propio compositor: “mucho ritmo y mucho swing”.

Just One of Those Things

Fieles al repaso que hacemos a los a los 250 temas imprescindibles para una Jam Session. Surge “Just One of Those Things“.

Es una de las composiciones más conocidas de Cole Porter, e incluida en el musical de Broadway Jubilee. Estrenado el 12 de octubre de 1935, Jubilee era una sátira política sobre un rey y una reina depuestos y obligados a ir de incógnito en su propio país. En ése mismo musical, también iba incluido otro tema de Porter que sería a la postre tan o más famoso que “Just One of Those Things”, se trata del archiconocido “Beguin the Beguine”.

Just One of Those Things, se adapta muy bien a la expresividad de los vocalistas y así podemos escuchar versiones de Peggy Lee, Frank Sinatra, Billie Holiday, Sarah Vaughan, Ella Fitzgerald, Nat King Cole, Diana Krall y un extenso etcétera. En cuanto a los instrumentistas, aunque en un principio fueron menos receptivos, la primera grabación es la de Coleman Hawkins, en 1944, también se apuntaron con ganas a interpretar “Just One of Those Things”, y como prueba de ello vamos a comenzar la escucha de varias versiones.

Comenzamos con la estupenda versión que desde Bélgica se marcaron Django Reinhardt y Stephane Grappelli, en 1944.

En 1958, el original arreglista Gill Evans, también grabó con su orquesta “Just One of Those Things”, en la que figuraba como saxo alto Lee Konitz.

Cannonball Adderley & Milt Jackson, grabaron su versión en directo en Nueva York, en octubre de 1958.

Y como muestra vocal, os dejo dos versiones antológicas y claramente distintas como lo eran sus intérpretes. Comenzamos con la grabación de Frank Sinatra, grabado en directo en el West Melbourne Stadium de Melbourne, 1 de abril de 1959.

Y la de Ella Fitzgerald, grabada en directo en el Teatro Sistina de Roma, en abril de 1958.

Para terminal no me puedo resistir aún a riesgo de exceso, invitaros a que escuchéis la extensa versión realizada por Herbie Hancock en directo junto a Craig Handy (Tenor), Dave Holland (Bajo) y Gene Jackson (batería), en 1996.