250 estándar

I Fall in Love Too Easily

gettyimages-85241851_r7oakmqJule Styne y Sammy Cahn compositores de I Fall in Love Too Easily.

Ocurre con las canciones como con otras facetas de la vida, sin saber por qué hay unas que te atrapan, te hacen bailar, te emocionan o simplemente las aborreces, en el caso de I Fall in Love Too Easily, balada compuesta por Jule Styne y letra de Sammy Cahn y que hoy viene al repaso a los temas imprescindibles para una buena Jam, a mi personalmente desde que la conozco siempre ha sido una de mis baladas favoritas y ni siquiera me acordaba de su nombre, la había escuchado en varias versiones y siempre me había gustado ese aire aguardentoso, descarnado y a la vez delicado, ahora que conozco su letra creo que conjuga perfectamente con su envoltorio musical, es una canción de amor que se canta para si mismo, porque no tiene a quién cantársela ni con quién compartirla.

I Fall in Love Too Easily” fue incluida por primera vez en la película, Anchors Aweigh (Levando anclas), musical a mayor gloria de Gene Kelly y Frank Sinatra y era éste último quién la interpretaba en pantalla. Tubo un gran éxito y la composición estuvo entre las nominadas a mejor canción en los Oscar de ese año. Pero como ocurre muchas veces y aquí lo vengo contando, la canción pasó al olvido prácticamente una década, hasta que en febrero de 1954, Chet Baker la grabara, y aunque a mi personalmente Chet no me convence en su faceta de cantante, tengo que reconocer que en ésta sesión de estudio bordó una versión de “I Fall in Love Too Easily” completamente inspirada, aunque recomiendo que prestéis atención al solo de trompeta.
Posteriormente la canción fue aceptada de buen grado por el mundo del jazz, y solo hay que ponerse a buscar en la red versiones de “I Fall in Love Too Easily” para percatarse de ello, a mi sobre todo me gustan las versiones que reproducen ese aire introspectivo que Baker logró con su personal visión y otros como Bill Evans o Miles Davis continuaron.

Comienzo con la versión ya comentada de Chet Baker de febrero de 1954, extraída de su trabajo Chet Baker Sings.

Ahora propongo que escuchéis dos versiones cantadas por intérpretes actuales, primero Patricia Barber en mayo de 2000, de su disco Nightclub.

Y ahora una voz masculina, que no es otra que la de uno de los mejores vocalistas actuales Gregory Porter.

Miles Davis, también se dejó seducir por este tema y la mantuvo en su repertorio prácticamente hasta su época de fusión. Ésta versión está incluidas dentro de su trabajo Seven Steps to Heaven.

Otra versión que conlleva esa carga sutil de desesperanza es la que realizaba Bill Evans en junio de 1962. perteneciente a su trabajo Moon Beams.

Otro intérprete que se ajusta como un guante a esa sensibilidad susurrante del tema, es el estupendo trompetista ‪Paolo Fresu.‬

I Didn’t Know What Time It Was

richard-rodgers-copiaFoto de Richard Rodgers, compositor de “I Didn’t Know What Time It Was”.

Comienza una nueva semana y continuamos repasando los “imprescindibles” para una buena Jam. En esta ocasión el tema elegido a escuchar es “I Didn’t Know What Time It Was“, compuesto por Richard Rodgers, con letra de Lorenz Hart.
Es una preciosa canción que basa la melodía en un movimiento descendente, de las notas más agudas a los registros más graves, lo que es poco habitual, ya que se suele intentar que el clímax de las melodías vaya en sentido ascendente. Esta peculiaridad le otorga un dramatismo que va que ni pintado con la letra, que habla de un amor que nace dentro de un trastorno vital y depresivo del protagonista.
La canción fue creada para el musical de 1939 Too Many Girls y en ese mismo año, Benny Goodman y Artie Shaw grabaron sus versiones, logrando la de Goodman, colocarse entre las diez primeras de las listas de éxito del año. Después pasó al olvido y no fue hasta casi la década de los 50, gracias a las versiones de Charlie Parker y sobre todo la de Frank Sinatra en 1957, que dieron nueva vitalidad a “I Didn’t Know What Time It Was“.
Posteriormente, gracias a lo bien que se adapta a diferentes estilos, ha sido versioneada por numerosos músicos y cantantes de jazz.

Comienzo con la versión de Benny Goodman grabada en 1939, con la cantante Louise Tobin.

Y aprovecho, ya que hablo de cantantes, para que escuchéis la estupenda versión de ‪Cécile McLorin Salvant‬ en su trabajo Woman Child de 2013.

En cuanto a versiones instrumentales, quiero que escuchéis variedad. Primero ésta grabación de Stan Getz y Gerry Mulligan en 1957, con su peculiar estilo de la costa Oeste.

Ahora es el quinteto de ‪Benny Golson‬ (Benny Golson – tenor, Curtis Fuller – trombón, Ray Bryant – piano, Paul Chambers – bajo y Art Blakey – batería), con un estilo mucho más hard bop.

A continuación, os voy a destacar dos versiones que transforman la canción con tal maestría que a veces cuesta hasta reconocerla, eso sí, sin perder intensidad ni calidad. Como ésta grabada en 1996 por Brad Mehldau con su trío en compás de 5/4.

Y ésta otra, del grupo Sphere (Kenny Barron – piano, Charlie Rouse – tenor, Buster Willams – bajo y Ben Riley – batería), grabada en directo en el Village Vanguard de Nueva York en 1988, con un tremendo groove.

Y para terminar, no puedo resistirme a poner la versión que realiza el noneto de ‪Joan Chamorro junto al saxo alto Dick Oatts‬ y Andrea Motis a la voz. Un lujo de arreglo.

I Cover the Waterfront

1933-a-la-sombra-de-los-muelles-i-cover-the-waterfront-usaCartel de la película I Cover the Waterfront de 1933.

Después del parón ocioso de las navidades y todavía de forma perezosa, vuelvo a retomar el repaso a los “imprescindibles” para una buena Jam. En esta ocasión el tema a escuchar es I Cover the Waterfront, compuesta en 1933 por Johnny Green y letra de Edward Heyman.
La canción formó parte de la banda sonora de la película homónima en 1933, aunque solo se incluyó la parte instrumental. Posteriormente, a mediados de los 30 y los 40, tuvo un notable éxito gracias a las versiones de Joe Haymes y Eddy Duchin, Louis Armstrong o Artie Shaw, pero quién más influyó en su consolidación dentro del mundo del jazz de “I Cover the Waterfront” fue sin duda Billie Holiday, quién realizó varias grabaciones de la misma, lo que motivó que muchos intérpretes de jazz la incorporaran a su repertorios.
Quizá la versión, readaptación o como lo queráis llamar más extraña nos la ha legado el músico de blues John Lee Hooker, quién realizó una adaptación de “I Cover the Waterfront” tan diferente de la original, que si no fuera por la letra creeríamos que estaba interpretando otra canción. Tan irreconocible es, que la discográfica otorgó a Hooker la autoría de la canción. (?)

 Comenzamos por la versión de joven ‪Louis Armstrong‬ grabada en directo en Copenhague (1933)

Seguimos con ‪BILLIE HOLIDAY‬, verdadera impulsora de que I Cover the Waterfront fuera conocida dentro del mundo del jazz.

Continuamos con la estupenda versión de Clifford Brown (trompeta) Gigi Gryce (saxo alto), Henry Renaud (piano), Jimmy Gourley (guitarra), Pierre Michelot (bajo) y Jean-Loius Viale (batería). de 1953.

Ahora es Paul Gonzalves, quien la interpreta junto al pianista Enrique Villegas. Grabación realizada en 1968 en Argentina durante una gira de Duke Ellington.

Lester Young‬, con su particular elegancia nos deja su versión.

‪Y para terminar, la insólita versión de John Lee Hooker‬.

I Can’t Give You Anything but Love

blackbirds_lLibreto de I Can’t Give You Anything but Love, edited en 1928.

Siguiendo con el repaso por orden alfabético a los 250 temas imprescindibles para una Jam Session, le toca el turno al tema “I Can’t Give You Anything but Love“, compuesto por Jimmy McHugh y letra de Dorothy Fields. Esta canción gozaba de un notable éxito en 1928, siendo interpretada en el musical de Broadway denominado The Blackbirds, pero cuando dio la campanada a nivel popular, fue al año siguiente tras la grabación de Louis Armstrong. A estas alturas de la película, a veces nos es muy difícil darnos cuenta de lo importancia de algunas novedades que poco a poco se han ido introduciendo en la música de cualquier estilo y básicamente nos pasa eso, porque hemos iniciado el conocimiento de esos estilos de la actualidad a los orígenes y no cronológicamente, como quizá hubiese sido lo más aconsejable para darnos cuenta de las transformaciones que han ido sucediéndose paso a paso.
Dicho esto, es difícil imaginar el cambio tan brutal que significó la versión de Armstrong con su trompeta con sordina y una interpretación vocal que se tomaba muchas libertades con la melodía, alejándose del típico fraseo rítmico utilizado hasta ese momento.
I Can’t Give You Anything but Love, formó parte del repertorio de muchos músicos y bandas durante la era del swing, pero no ocurrió lo mismo entre los músicos ligados al estilo Bebop o posteriores, aunque es evidente que al público le sigue gustando y artistas dotados de un innato instinto comercial, como por ejemplo Diana Krall, son capaces de valorar su enganche y utilizarla tanto en grabaciones como en los directos.

Comenzamos con la version ‪Louis Armstrong que alcanzó el éxito en 1929.‬

Seguimos con la versión de ‪Billie Holiday‬.

Ahora la magnífica version de ‪Lester Young realizada en 1952.‬

Mucho más moderna y con un aire más brioso la realizada por The Oscar Peterson Trio y Sonny Stitt.

Y para terminar, la versión de ‪Diana Krall‬ en directo en el ‪Festival de Newport en agosto de 1998.‬