250 estándar

I Let a Song Go Out of My Heart

 

 

Dentro del repaso que vamos haciendo a los a los 250 temas imprescindibles para una Jam Session, hoy nos encontramos con el tema “I Let a Song Go Out of My Heart“, compuesto por Duke Ellington y con letra de Irving Mills, Henry Nemo y John Redmond. Ellington se basó para ésta composición, en el riff que su saxofonista Johnny Hodges realizaba por debajo de la melodía de “Once in a While”. Y desde el primer momento, era presumible que iba a ser un éxito, así en la primavera de 1938, Duke Ellington llegó al número uno de las listas con “I Let a Song Go Out of My Heart”.

La pegadiza melodía, la convirtió en una canción muy popular, sobre todo en la época swing, después pasó un tiempo en desuso hasta mediados de la década de los 50, que gracias, sobre todo, a las versiones realizadas por Dizzy Gillespie junto a Stan Getz y la de Thelonious Monk o las versiones cantadas por Ella Fitzgerald y Dinah Washington, volvieron a revitalizar el atractivo de “I Let a Song Go Out of My Heart”.

Comenzamos la escucha de versiones, con la original de Duke Ellington y su orquesta. Nueva York, 3 de marzo de 1938. Una preciosidad.

Seguimos con la realizada por Dizzy Gillespie y Stan Getz en 1954.

Thelonious Monk, en su disco “Thelonious Monk Plays Duke Ellington“, de julio de 1955, también incluyo éste tema.

Sonny Stitt, igualmente quiso homenajear a Duke con su disco “Sonny Stitt Quartet/ Tribute to Ellington“, donde se incluye esta versión de “I Let a Song Go Out of My Heart”, con su particular sonido incisivo y cortante.

Y para terminar dos versiones cantadas. La primera a cargo de Dinah Washington, grabada en 1954, junto a buen grupo de instrumentistas punteros de la época: Clark Terry (trompeta), Gus Chappel (trombón), Rick Henderson (saxo alto), Eddie “Lockjaw” Davis (saxo tenor), Junior Mance (piano), Keter Betts (bajo) y Ed Thigpen (batería)

Y ésta otra, a cargo de Andy Bey (voz y piano), junto a Peter Washington (bajo) y Kenny Washington (batería), grabada en directo en mayo de 1997.

I Got Rhythm

Los hermanos Gershwin, George e Ira.

Volvemos al repaso de los “imprescindibles” para una buena Jam, con el tema I Got Rhythm, compuesta por George Gershwin y letra de su hermano Ira Gershwin. Si verdaderamente hay una canción tocada una y mil veces en una Jam seguramente sea ésta, de hecho, su estructura y progresión armónica han tomado una identidad propia y son conocidos por el sobrenombre de “Rhythm changes” y es que desde un principio, generó un atractivo especial para las improvisaciones de los músicos de jazz.

I Got Rhythm fue incluida por primera vez en el musical de 1930 Girl Crazy. La interpretaba la cantante Ethel Merman, y desde la primera noche del estreno, la canción supuso un extraordinario éxito. Inmediatamente tuvo su repercusión en el ambiente del jazz, Louis Armstrong grabaría su versión en 1931 y pocos años después tendría secuelas con versiones de Casa Loma Orchestra, Benny Goodman y su cuarteto en 1938, más tarde serían Count Basie, Benny Carter, Art Tatum, Roy Eldridge, Coleman Hawkins, Lester Young y Charlie Parker y un largo etcétera de músicos que se sintieron cautivados por su melodía.

Con el paso del tiempo, casi nadie toca “Rhythm changes” con la melodía de “I Got Rhythm” de Gershwin, sino que se sustituye por cualquiera de las muchas variantes utilizadas por otros músicos como Duke Ellington, Lester Young, Charlie Parker, Thelonious Monk, etc., la secuencia de acordes se hizo tan famosa e independiente que acabó con la composición propiamente dicha, por ello son contadas las versiones modernas de “I Got Rhythm”, después de la época del bop, poco a poco, su melodía se fue dejando a un lado, los músicos han seguido utilizando y desarrollando la progresión armónica de la pieza para desarrollar su creatividad, una y otra vez, a costa de abandonar la composición original de Gershwin.

Comenzamos con la versión que hacia Ethel Merman en 1956.

Ahora es el turno de la versión de Glen Gray & The Casa Loma Orchestra, con el famoso solo de saxo barítono a cargo de Clarence Hutchenrider en 1934.

Louis Armstrong realizó multitud de versiones de I Got Rhythm. Valga ésta como ejemplo, grabada en 1938.

Charlie Parker también se sintió atraído por I Got Rhythm.

Y por supuesto, el gran Lester Young también nos regaló multitud de versiones de ésta canción.

Una versión más moderna, es ésta magnífica de Zoot Sims grabada en 1975, junto a Joe Pass (guitarra), Oscar Peterson (piano), George Mraz (bajo) y Grady Tate (batería).

I Got It Bad (and That Ain’t Good)

El saxofonista alto Johnny Hodges

Seguimos internándonos en los temas imprescindibles para una buena Jam que se precie y es el turno de I Got It Bad (and That Ain’t Good), compuesta por Duke Ellington y letra de Paul Francis Webster.

I Got It Bad (and That Ain’t Good) formaba parte de la partituras para Jump for Joy, un musical que se estrenó en el Mayan Theater de Los Ángeles en el verano de 1941 y ésta canción, fue prácticamente lo único que quedó de las enormes expectativas que Duke Ellington tenía puestas en dicho musical. El tema estaba compuesto para la interpretación de la cantante Ivie Anderson, pero fue el saxofonista alto Johnny Hodges primer saxo de la cuerda de su big band, quien acapara toda la atención con su deslumbrante introducción de la melodía con su glissando carazterístico.
En poco tiempo aparecieron versiones del tema por otros intérpretes como las de Ella Fitzgerald, Earl Hines, Stan Kenton, Jimmy Dorsey, Bunny Berigan y Benny Goodman entre otros.

I Got It Bad (and That Ain’t Good) es una de las canciones que más fama han dado a Duke Ellington y eso, a nadie se le debe escapar, es decir mucho.

Duke Ellington con un Johnny Hodges al saxo alto deslumbrante en el famoso Festival de Jazz de Newport de 1956, donde la orquesta de Ellington causó casi un disturbio.

Como versión cantada, traigo ésta, impresionante, realizada por Nina Simone.

Zoot Sims con su tenor fue uno de los muchos músicos atraidos por ésta melodía.

Ahora dos genios unidos: Duke Ellington y Louis Armstrong.

El trompetista Donald Byrd con el grupo formado por: Sonny Red (saxo alto), Hank Mobley (tenor), McCoy Tyner (piano), Walter Booker (bajo) y Freddie Waits (batería), también dejaron grabada su versión.

Y para terminar, la propuesta del inigualable Thelonious Monk.

I Fall in Love Too Easily

gettyimages-85241851_r7oakmqJule Styne y Sammy Cahn compositores de I Fall in Love Too Easily.

Ocurre con las canciones como con otras facetas de la vida, sin saber por qué hay unas que te atrapan, te hacen bailar, te emocionan o simplemente las aborreces, en el caso de I Fall in Love Too Easily, balada compuesta por Jule Styne y letra de Sammy Cahn y que hoy viene al repaso a los temas imprescindibles para una buena Jam, a mi personalmente desde que la conozco siempre ha sido una de mis baladas favoritas y ni siquiera me acordaba de su nombre, la había escuchado en varias versiones y siempre me había gustado ese aire aguardentoso, descarnado y a la vez delicado, ahora que conozco su letra creo que conjuga perfectamente con su envoltorio musical, es una canción de amor que se canta para si mismo, porque no tiene a quién cantársela ni con quién compartirla.

I Fall in Love Too Easily” fue incluida por primera vez en la película, Anchors Aweigh (Levando anclas), musical a mayor gloria de Gene Kelly y Frank Sinatra y era éste último quién la interpretaba en pantalla. Tubo un gran éxito y la composición estuvo entre las nominadas a mejor canción en los Oscar de ese año. Pero como ocurre muchas veces y aquí lo vengo contando, la canción pasó al olvido prácticamente una década, hasta que en febrero de 1954, Chet Baker la grabara, y aunque a mi personalmente Chet no me convence en su faceta de cantante, tengo que reconocer que en ésta sesión de estudio bordó una versión de “I Fall in Love Too Easily” completamente inspirada, aunque recomiendo que prestéis atención al solo de trompeta.
Posteriormente la canción fue aceptada de buen grado por el mundo del jazz, y solo hay que ponerse a buscar en la red versiones de “I Fall in Love Too Easily” para percatarse de ello, a mi sobre todo me gustan las versiones que reproducen ese aire introspectivo que Baker logró con su personal visión y otros como Bill Evans o Miles Davis continuaron.

Comienzo con la versión ya comentada de Chet Baker de febrero de 1954, extraída de su trabajo Chet Baker Sings.

Ahora propongo que escuchéis dos versiones cantadas por intérpretes actuales, primero Patricia Barber en mayo de 2000, de su disco Nightclub.

Y ahora una voz masculina, que no es otra que la de uno de los mejores vocalistas actuales Gregory Porter.

Miles Davis, también se dejó seducir por este tema y la mantuvo en su repertorio prácticamente hasta su época de fusión. Ésta versión está incluidas dentro de su trabajo Seven Steps to Heaven.

Otra versión que conlleva esa carga sutil de desesperanza es la que realizaba Bill Evans en junio de 1962. perteneciente a su trabajo Moon Beams.

Otro intérprete que se ajusta como un guante a esa sensibilidad susurrante del tema, es el estupendo trompetista ‪Paolo Fresu.‬