250 estándar

Invitation

Bronislau Kaper

Siguiendo con el repaso por orden alfabético a los 250 temas imprescindibles para una Jam Session, que nos propone en su libro Ted Gioia, nos topamos con “Invitation”. Compuesta por Bronislau Kaper, y letra de Paul Francis Webster en 1950.

La primera vez que se escuchó “Invitation”, fue en la película A Life of Her Own (1950), protagonizada por Lana Turner y pasó, como el propio filme, sin pena ni gloria. En 1952, volvió a formar parte de otra banda sonora, en éste caso como tema central de la película homónima “Invitation”. Y hasta ahí hubiese dado de sí su recorrido, si no fuese porque era y es un tema que despierta la curiosidad de los músicos de jazz. Fue John Coltrane quién en un principio se apropió de ella interpretándola en el disco Standard Coltrane, que grabó para el sello Prestige en 1958, después de esa grabación, vendría otras muchas a cargo de Stan Getz, John Henderson, Art Blakey con los Jazz Messengers, Bill Evans, Jaco Pastorius y muchos otros hasta nuestros días.

Invitation” se adapta, como todo buen estándar, a variedad de interpretaciones y formas de sentir. Es curioso que un desconocido inmigrante polaco como Bronislaw Kaper, que llegó a Estados Unidos, como otros muchos, huyendo de la barbarie nazi, lograra componer canciones que conllevan ese “gen” típico de la esencia del jazz, capaz de cautivar a músicos de la talla de los ya mencionados y que su obra posea la capacidad de sobrevivir al paso del tiempo con la frescura y el atractivo que “Invitation” posee, logrando que tanto esta canción como otras dos composición suyas “On Green Dolphin Street” y “All God’s Chillun Got Rhythm”, hayan tenido el enorme prestigio e influencia que aún hoy mantienen.

Comenzamos la escucha de las versiones con la que seguro fue la confirmación de que estábamos ante una composición especial, la de John Coltrane, extraída de su trabajo Standard Coltrane, en julio de 1958.

Ahora bien, quizá mi preferida sea ésta de Art Blakey, con una formación de lujo: Wayne Shorter (saxo tenor), Lee Morgan (trompeta), Bobby Timmons (piano) y Jymie Merrit (bajo). Contenida en su disco Impulse!, en junio de 1961.

Joe Henderson, también se vio cautivado por ésta composición y nos dejó ésta grabación dentro de su álbum Tetragon, en mayo de 1968.

En una interpretación mucho más actual (2009), el trompetista Roy Hargrove nos deja éste vídeo grabado en directo.

Y para terminar la secuencia, os dejo con la versión del mítico Jaco Pastorius, grabada en directo con su big band en septiembre de 1982.


 

Anuncios

Indiana

Hoy, dentro del repaso a los temas imprescindibles para una buena Jam que se precie, escuchamos el tema Indiana, compuesta por James F. Hanley y letra de Ballard MacDonald en 1917.

James F. Hanley

El título completo del tema es “Back Home in Indiana” y aunque no sea el himno del estado homónimo, sí que es la canción más conocida que rinde homenaje al estado. Y nos puede servir como vehículo para recorrer el devenir musical jazzístico de todo un siglo. La primera grabación de “Indiana” que podríamos colocar en un lugar de honor ya que apareció en uno de los primeros discos de la historia del jazz, fue la realizada por la Original Dixieland Jazz Band en 1917. Una década después Eddie Condon, la grabaría en 1928, y al año siguiente la big band de Red Nichols, que contaba con Benny Goodman, al clarinete y en los arreglos a Glenn Miller, la recrearon en un incipiente estilo swing.

Después de su adaptación a la era del swing a través de las Big Bands de la época, paso a ser interpretada por grupos más pequeños, entre los que podemos destacar la versión del saxofonista Chu Berry, en 1937, o la de Lester Young, junto a Nat King Cole, en 1942 y con Count Basie, en 1944. También los músicos cercanos al bebop, se animaron a grabar sus versiones, fue el caso del trío de Bud Powell, o de Charlie Parker, aunque no obstante, éste último sea más conocido por haber usado la secuencia armónica de “Indiana” en su pieza “Donna Lee”.

Posteriormente, Louis Armstrong convertiría “Indiana” en pieza fija de su repertorio. Y en las décadas de 1940/50, el estilo Nueva Orleans tuvo su resurgir y fueron varios artistas quienes relanzaron el tema, así aparecieron las versiones de Sidney Bechet, Bunk Johnson o Mutt Carey. Luego lo harían Stan Getz, Clifford Brown o Zoot Sims entre otros.

Comenzamos como solemos, por el principio con la Original Dixieland Jazz Band, grabando el 31 de mayo de 1917, en Nueva York, la primera versión de “Back Home in Indiana“. Una grabación histórica.

Poco después, Red Nichols junto a Benny Goodman y arreglos de Glenn Miller, lo harían en Nueva York, el 18 de abril de 1929.

El quinteto de Lester Young (con Count Basie), nos dejó esta estupenda versión grabada en Los Ángeles, el 15 de julio de 1942.

Ahora es Joe Venuti y Zoot Sims, quienes nos dejan su versión extraída de su disco Joe and Zoot. Nueva York, 27 de septiembre de 1973.

Otra peculiar versión es la realizada por Richard “Groove” Holmes, y su sonido particular gracias a sus órganos Hammond B-3. En Nueva York, el 22 de abril de 1966.

Y os dejo con dos versiones más actuales, la primera la de Scott Hamilton. Grabada en directo en Bologna en 2013.

Y la segunda, la que realizara Greg Osby, extraída de su disco The Invisible Hand. Grabado en Brooklyn el 9 de septiembre de 1999.

In Your Own Sweet Way

Continuamos repasando los “imprescindibles” para una buena Jam. En esta ocasión el tema a escuchar es In Your Own Sweet Way, compuesta por Dave Brubeck en 1952.

Parece ser que la composición vino a cuenta tras la queja del saxofonista de su cuarteto Paul Desmond, en su opinión el grupo tocaba muchos estándares y consideraba que debían encontrar a un compositor que les suministrara material original para suplir esa falta, parece ser que Brubeck se mosqueó y le comentó que debía estar de broma, porque él era compositor y aseguro que: “Te escribo dos piezas originales en media hora”; y así lo hizo, componiendo en ése tiempo dos temas: “In Your Own Sweet Way” y “The Waltz”.

Your Own Sweet Way, se puede traducir como “A tu aire“, y esa era la intención de Dave Brubeck al componer la pieza, quería que los músicos la interpretaran a su gusto y pedir eso en el mundo del jazz es ganas de provocar, surgieron una gran cantidad de propuestas diferentes, destacando la de Miles Davis, quién además introdujo una variante muy creativa al tema original, al finalizarle con un Mi natural en lugar del Fa previsto por Brubeck. Esta cambio que aportó Davis, le otorga un aire diferente y fue tan aceptado que es raro encontrar una versión posterior de cualquier artista que no incluya esa variante.

Comenzamos con una versión del propio Dave Brubeck con su cuarteto, grabada en directo en Belgica en 1964.

Seguimos con la version que realizara Miles Davis y que tanto transcendió en el mundillo jazzístico. En esta ocasión le acompaña Sonny Rollins al tenor 1956, en ése mismo año haría otra grabación acompañándose de John Coltrane al tenor.

Ahora es el guitarrista Wes Montgomery, junto a Tommy Flanagan al piano quien nos presenta su versión realizada en 1960.

Continuamos con otra versión “ortodoxa” realizada en holanda en 1983, por Chet Baker.

Y para terminar, un buen ejemplo de la interpretación “a su aire” de “In Your Own Sweet Way“, a cargo del magnífico saxo tenor Joel Frahm, que es capaz de dar la vuelta al tema como si de un calcetín se tratase.

In a Sentimental Mood

Comienza una nueva semana y continuamos repasando los “imprescindibles” para una buena Jam.

Repite Duke Ellington como compositor del tema a escuchar que no es otro que In a Sentimental Mood. Duke, se encargó de la música y la letra corrió a cargo de Manny Kurtz.

Según le gustaba contar a el propio Ellington, el tema compuesto en 1935 lo creó en un concierto a altas horas de la noche en Durham (Carolina del Norte), en un baile en un almacén de tabaco, donde según su historia surgió una pelea entre dos mujeres del público y comentaba Ellington, que compuso “In a Sentimental Mood” en el acto para amansar a las contendientes, que se situaron a ambos lados del pianista mientras este creaba su sosegada balada. No parece muy verosímil la historia, pero si que es atractiva y hecha a su medida. Otros historiadores, contradicen esa versión y se inclinan a creer que compuso la canción a partir del material que le suministró el saxofonista Otto Hardwick, que participó en la primera grabación de “In a Sentimental Mood”.

Se han hecho y se siguen realizando infinidad de versiones de éste clásico. Estas son mis preferidas:

Comenzamos por la que seguramente más trascendencia ha tenido, quizá por la curiosa combinación de intérpretes, Ellington y Coltrane, que representaban formas antagónicas de sentir e interpretar el jazz, pero que una vez juntos consiguieron aunar sentimientos y coordinar una sincronización que resultó un auténtico éxito. Duke Ellington y John Coltrane, versión incluida en su disco: Duke Ellington & John Coltrane. Nueva York, 26 de septiembre de 1962.

A continuación, os propongo que escuchéis éstas tres versiones, unas próximas al sentir de Duke, y otras alejándose un poco en la concepción del tema original. La primera es la del pianista Abdullah Ibrahim y el saxo tenor Buddy Tate, grabada en Nueva York el 25 de agosto de 1977.

Ahora es el pianista McCoy Tyner, con su personal versión extraída de su disco Atlantis y grabada en directo en el Keystone Korner de San Francisco el 31 de agosto de 1974.

Y para terminar, la versión del magnífico saxo tenor Chris Potter con el pianista Kenny Werner. Nueva York, 17 y 20 de diciembre de 1993.