Claudio Abbado

claudio-abbado

Como ya sabréis, el lunes falleció en Bolonia Claudio Abbado a los 80 años.

Y en mibandamemata quisiera rendirle un especial homenaje, no solo por ser uno de los GRANDES directores de la segunda mitad del siglo pasado, que ya sería motivo más que suficiente. Sino por su convencimiento de que la música  es algo más que un arte y que puede ser un factor revolucionario y un instrumento para cambiar a mejor, la vida de mucha gente en especial de los jóvenes.

Abusando de su “prórroga”, como él comentaba tras superar un cáncer de estómago, invirtió sus mermadas energías en poner en marcha proyectos musicales en cárceles, hospitales y escuelas. Pensaba y creía que la música podía ser un revulsivo social y por ello, le entusiasmaba el Sistema de Orquestas venezolano y su “impulsor” José Antonio Abreu. Así, el representante más conocido de ese trabajo, Gustavo Dudamel, comentaba al enterarse de la muerte de Abbado: “Para mí será siempre parte de ese excelso grupo de genios en la historia del Arte. Su infinita generosidad y amor serán siempre unos de los más valiosos tesoros que guardaré en esta vida”.

Su implicación con los jóvenes le llevó a ser fundador y director musical de la Orquesta Juvenil de la Unión Europea (1978), la Orquesta Juvenil Gustav Mahler (1986) y la Orquesta Mozart (2004) en las que volcó su compromiso con los jóvenes músicos.

Pienso que la música es un lenguaje, un idioma, un vehículo o como lo queramos denominar, que establece un vínculo tan personal con cada persona que la escucha, que las sensaciones recibidas por ese estímulo permanecen asociadas a nuestra memoria como parte indisoluble de nuestro ser, en mi caso, al referirme a Abbado lo asocio a Bethoven, quizá esta afirmación para un musicólogo sea una completa estupidez, reconozco mi ignorancia. Pero fue la primera vez que escuché todas las sinfonías de este “sordo genial” dirigidas por una sola mano y todavía conservo como oro en paño esos CD entre todos mis discos.

Sinfonía No. 7 de Ludwig van Beethoven. Dirige Claudio Abbado a la Filarmónica de Berlín.

Abbado supo equilibrar su carrera como director entre la ópera y el repertorio sinfónico, quizá de esta última faceta, sea reconocido como un especilista en la obra de Mahler, como ejemplo os dejo esta magnífica muestra.

IV Adagietto. de la Sinfonía nº 5 de Mahler.

Siempre recordaré su imagen de hombre cordial y risueño y me vendrá a la memoria Coda infinita, repleta de música y de valores irrenunciables.

 

Anuncios

6 comments

  1. No quisiera lanzar una soflama incendiaria, ni mucho menos, pero sigo pensando que la música debería formar parte de los estudios obligatorios en la enseñanza pública. Salud.

    Me gusta

    1. No te cortes, lanza lo que quieras, como si quieres tirar “chorizos cantimpalos”. Desgraciadamente o afortunadamente, nunca se sabe, este blog lo leéis cuatro, así que no creo que transcienda el comentario, pero si por alguna razón pudiera ser oído, insisto, no te cortes ¡¡¡PARA CUANDO ESTUDIOS DE MÚSICA CON SERIEDAD Y RIGOR EN LA LEY DE EDUCACIÓN!!!

      Me gusta

      1. Lo leemos 4, pero con buen gusto, chico!!! (en general, el español de a pie, es más de imagen corta y rapidita que de lectura) pero ¡¡ayyyy amigo!! y los que lo leen en las Américas y en las Australías ¿qué me dices, ehhh? orgulloso tenías que estar, guapetón…
        Grita, grita que lo mismo te oyen en Australia….

        Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s