Nina Simone, una fuerza de la naturaleza

NinaSimone

Es difícil definir a una artista de una personalidad tan marcada. Nacida en el Sur norteamericano cuando la Gran Depresión estaba en su cenit, Eunice Waymon fue una niña prodigio que soñaba con ser una gran concertista de música clásica, pero no consiguió acceder a un conservatorio neoyorquino, quizás, como ella pensaba, fuera por el color de su piel. Una vez que se frustró su anhelo, dirigió su fuerza creativa hacia el jazz y comenzó a actuar en garitos. Con la finalidad de ocultar este hecho a su madre (ministro metodista) y que se referiría a la música que interpretaba su hija como “música del diablo”, se convirtió en Nina Simone: “Nina“, al parecer era el alias que le había dado un novio y “Simone“, nombre que rendía homenaje a su admirada Simone Signoret.

Su tono de voz, rico y profundo combinado con su dominio del teclado, pronto atrajo la atención. Más tarde llegaría los avatares que construyen y soportan cualquier vida. Quizá en su caso, al ser personaje público se hiciera más notorio su fuerte carácter, sus excentricidades, su personalidad complicada, un punto arrogante y distante. Pero no es menos incuestionable la energía que gastó en su lucha por la igualdad de derechos civiles, bien reflejada en muchas de sus canciones. Simone dejó Estados Unidos en 1969, tras el asesinato de Martin Luther King, hastiada de la segregación racial contra los afroamericanos.

Su música principalmente ecléctica, es difícil de enmarcar solo dentro de un estilo, moviéndose a sus anchas dentro del jazz, el blues, soul, swing, R&B o las versiones de canciones francesas “Ne Me Quitte Pas” en la etapa que trasladó su residencia a Europa o sus guiños a la música clásica como por ejemplo en la canción “Love Me Or Leave Me”, con un solo de piano claramente inspirado en Bach.

Para terminar este breve repaso a la figura de Nina Simone, os dejo una de sus citas: “Jazz es un término de los blancos para definir la música negra. Yo hago música clásica negra“. ¿Qué más se puede añadir?

Nina Simone interpretandoMy baby just cares for me”. La canción fue escrita por Walter Donalds y la letra pertenece a Gus Kahn, realizada para la comedia musical Whoopee! (1930).

No me puedo resistir a poner su versión de Feeling Good.

Y para terminar, aunque os recomiendo que echéis un vistazo y disfrutéis de más vídeos de esta portentosa mujer, os dejo su interpretación de Ain’t Got No…I’ve Got Life.

Anuncios

One comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s