Pau Casals, lección de humanismo, coherencia y paz

Pau

Pau Casals, durante una actuación en Nueva York en 1927

Ayer, 14 de abril, fecha de marcado simbolismo, la 2 de TVE emitió dentro de la serie “Imprescindibles” el documental “Pau Casals. La música por la paz”, aunque terminó tarde, me quedé a verlo y lo cierto es que me impresionó y en momentos llegó a emocionarme.

La figura de Pau Casals como músico la conocía, que fue un defensor de la República y por lo tanto exiliado tras la consolidación de la dictadura, también. Lo que ignoraba absolutamente, era el grado de implicación que tuvo con los miles de exiliados españoles, que una vez cruzados los Pirineos, sufrieron el acoso y el maltrato de los campos de concentración, aparte de su defensa enconada y ejemplar que mantuvo toda su dilatada vida (96 años) de la libertad y la paz mundial, en un período de la historia absolutamente convulsa.

En la época actual, donde los valores morales parecen arrinconados como material poco utilitario, donde el dinero es símbolo absoluto de éxito y la popularidad es una finalidad en si misma, sorprende e incluso causa rubor la naturalidad, sencillez, claridad de principios y valores, de una persona que precisamente era un músico reconocido y admirado en el mundo entero y que hubiese podido poner su arte como bandera y abstenerse de implicaciones de otro tipo.

En el aspecto musical también me llevé sorpresas, dada mi enorme ignorancia, entre otras, se relata como siendo aún chaval y yendo con su padre a comprar partituras de “baratillo” en los puestos callejeros que había en Barcelona, encontraron un ejemplar de una edición francesa sobre las Suites para violonchelo solo de J. S. Bach, que habían quedado prácticamente olvidadas y en el mejor de los casos, relegadas a una mera función didáctica. Casals quedó impresionado al descubrirlas y desde entonces tuvo una relación tan intima con esa obra, que cada día en su prolija vida, lo primero que hacía era interpretar una suite ya fuese con el violonchelo o con el piano, llegando a ser el causante de su recuperación del olvido y que actualmente las “Seis Suites para violonchelo solo” se hayan convertido con el paso de las décadas en pieza habitual del repertorio y obra obligatoria para cualquier chelista. Caso similar al de Felix Mendelssohn, que fue el artífice del resurgimiento del interés por la olvidada obra de J. S. Bach.

No me quiero extender más, aunque por gusto seguiría, para no abusar de vuestra paciencia, lo que sí os recomiendo, dediquéis un rato de vuestro tiempo y veáis el documental, vale la pena: http://www.rtve.es/alacarta/videos/imprescindibles/imprescindibles-pau-casals-paz/1765351/

Os dejo con  El cant dels ocells, antigua canción catalana que popularizó en el mundo entero, tras interpretarla incansablemente hasta su muerte, convirtiéndola en un verdadero himno a la paz

Anuncios

4 comments

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s