Jammin ‘the Blues

Bueno, han llegado los calores, primero porque es lo suyo en la época del año que estamos y luego porque en nuestro país la mayor parte de la población está quemada…, así que un servidor se retira durante unos días para intentar coger ánimo para unos tiempos que vienen con más de lo mismo.

Pero…, antes de que os libréis de mi, os dejo lo que creo es un regalo de buen amigo, la película Jammin ‘the Blues de 1944, en ese año al fotógrafo Gjon Mili se le ocurrió filmar a un grupo de los mejores músicos del jazz de ese momento en una jam session. El resultado fue este cortometraje de diez minutos de duración.

La película comienza con un primer plano cenital del sombrero de Lester Young, a partir de ahí los temas se suceden entre el humo de los cigarrillos, de entre los jazzmen que participaron en la película, destacan especialmente los hombres de Count Basie, Harry Sweet Edison (trompeta),  Illinois Jacquet (saxo tenor), Jo Jones imponiendo un ritmo de frenesí total con su batería y como no, Lester Young, tocando con esa sutilidad, contención y delicadeza su saxo tenor, aparte de ellos, todos los músicos que intervienen en la película lo hacen de una forma espléndida, destaca por su fuerza expresiva la cantante Marie Bryant (vocalista y bailarina) que cierra el corto bailando en la secuencia final con Archie Savage (bailarín), la base rítmica formada por Red Callender y John Simmons (contrabajos), Marlowe Morris (piano), Sidney Catlett (batería) y Barney Kessel (guitarra) que conlleva la anécdota de que al ser el único músico blanco del grupo, aunque esto pasa desapercibido en la proyección ya que el plano en que aparece está grabado a propósito en la penumbra más absoluta, corre el rumor de que maquillaron sus manos con una tonalidad oscura para disimular el color de su piel, está claro que la filosofía era “o todos negros o todos blancos”…

Mención más que destacada para el director Gion Mili, la fotografía de Robert Burks y la dirección de arte de Roland Hill, que lograron realizar posiblemente la mejor película de jazz jamás filmada, con una estética y concepción que a mi parecer la hace merecedora de considerarla una verdadera OBRA DE ARTE en todos los sentidos.

Nada más, siento haberme alargado tanto en el comentario pero la verdad es que creo que la obra lo merece y además, consolaros al saber que durante este mes no os voy a molestar más con mis elucubraciones. ¡buen verano para todos!

Anuncios

2 comments

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s