Indiana

Hoy, dentro del repaso a los temas imprescindibles para una buena Jam que se precie, escuchamos el tema Indiana, compuesta por James F. Hanley y letra de Ballard MacDonald en 1917.

James F. Hanley

El título completo del tema es “Back Home in Indiana” y aunque no sea el himno del estado homónimo, sí que es la canción más conocida que rinde homenaje al estado. Y nos puede servir como vehículo para recorrer el devenir musical jazzístico de todo un siglo. La primera grabación de “Indiana” que podríamos colocar en un lugar de honor ya que apareció en uno de los primeros discos de la historia del jazz, fue la realizada por la Original Dixieland Jazz Band en 1917. Una década después Eddie Condon, la grabaría en 1928, y al año siguiente la big band de Red Nichols, que contaba con Benny Goodman, al clarinete y en los arreglos a Glenn Miller, la recrearon en un incipiente estilo swing.

Después de su adaptación a la era del swing a través de las Big Bands de la época, paso a ser interpretada por grupos más pequeños, entre los que podemos destacar la versión del saxofonista Chu Berry, en 1937, o la de Lester Young, junto a Nat King Cole, en 1942 y con Count Basie, en 1944. También los músicos cercanos al bebop, se animaron a grabar sus versiones, fue el caso del trío de Bud Powell, o de Charlie Parker, aunque no obstante, éste último sea más conocido por haber usado la secuencia armónica de “Indiana” en su pieza “Donna Lee”.

Posteriormente, Louis Armstrong convertiría “Indiana” en pieza fija de su repertorio. Y en las décadas de 1940/50, el estilo Nueva Orleans tuvo su resurgir y fueron varios artistas quienes relanzaron el tema, así aparecieron las versiones de Sidney Bechet, Bunk Johnson o Mutt Carey. Luego lo harían Stan Getz, Clifford Brown o Zoot Sims entre otros.

Comenzamos como solemos, por el principio con la Original Dixieland Jazz Band, grabando el 31 de mayo de 1917, en Nueva York, la primera versión de “Back Home in Indiana“. Una grabación histórica.

Poco después, Red Nichols junto a Benny Goodman y arreglos de Glenn Miller, lo harían en Nueva York, el 18 de abril de 1929.

El quinteto de Lester Young (con Count Basie), nos dejó esta estupenda versión grabada en Los Ángeles, el 15 de julio de 1942.

Ahora es Joe Venuti y Zoot Sims, quienes nos dejan su versión extraída de su disco Joe and Zoot. Nueva York, 27 de septiembre de 1973.

Otra peculiar versión es la realizada por Richard “Groove” Holmes, y su sonido particular gracias a sus órganos Hammond B-3. En Nueva York, el 22 de abril de 1966.

Y os dejo con dos versiones más actuales, la primera la de Scott Hamilton. Grabada en directo en Bologna en 2013.

Y la segunda, la que realizara Greg Osby, extraída de su disco The Invisible Hand. Grabado en Brooklyn el 9 de septiembre de 1999.

Anuncios

In Your Own Sweet Way

Continuamos repasando los “imprescindibles” para una buena Jam. En esta ocasión el tema a escuchar es In Your Own Sweet Way, compuesta por Dave Brubeck en 1952.

Parece ser que la composición vino a cuenta tras la queja del saxofonista de su cuarteto Paul Desmond, en su opinión el grupo tocaba muchos estándares y consideraba que debían encontrar a un compositor que les suministrara material original para suplir esa falta, parece ser que Brubeck se mosqueó y le comentó que debía estar de broma, porque él era compositor y aseguro que: “Te escribo dos piezas originales en media hora”; y así lo hizo, componiendo en ése tiempo dos temas: “In Your Own Sweet Way” y “The Waltz”.

Your Own Sweet Way, se puede traducir como “A tu aire“, y esa era la intención de Dave Brubeck al componer la pieza, quería que los músicos la interpretaran a su gusto y pedir eso en el mundo del jazz es ganas de provocar, surgieron una gran cantidad de propuestas diferentes, destacando la de Miles Davis, quién además introdujo una variante muy creativa al tema original, al finalizarle con un Mi natural en lugar del Fa previsto por Brubeck. Esta cambio que aportó Davis, le otorga un aire diferente y fue tan aceptado que es raro encontrar una versión posterior de cualquier artista que no incluya esa variante.

Comenzamos con una versión del propio Dave Brubeck con su cuarteto, grabada en directo en Belgica en 1964.

Seguimos con la version que realizara Miles Davis y que tanto transcendió en el mundillo jazzístico. En esta ocasión le acompaña Sonny Rollins al tenor 1956, en ése mismo año haría otra grabación acompañándose de John Coltrane al tenor.

Ahora es el guitarrista Wes Montgomery, junto a Tommy Flanagan al piano quien nos presenta su versión realizada en 1960.

Continuamos con otra versión “ortodoxa” realizada en holanda en 1983, por Chet Baker.

Y para terminar, un buen ejemplo de la interpretación “a su aire” de “In Your Own Sweet Way“, a cargo del magnífico saxo tenor Joel Frahm, que es capaz de dar la vuelta al tema como si de un calcetín se tratase.

The Good Fight / Babylon Berlin

Hace tiempo que no traigo por Mibandamemata música de las series de TV que están o han sido emitidas en estos últimos meses. Para romper ése prolongado silencio os propongo que escuchéis la música de dos series.

La primera es The Good Fight, actualmente estoy viendo su segunda temporada, para mi gusto muy superior a la primera, se trata de una serie de abogados, pero que no os confunda ésta definición, a mi modesto entender es un inteligente análisis del presente en U.S.A., donde se critica descaradamente la política de Trump, pero no sólo eso, su agudo guión evalúa con buen ritmo el pulso de toda la sociedad, las relaciones interraciales, la situación laboral femenina y cualquier actualidad informativa acompañando siempre con sutiles toques de humor ácido.

Una vez llegado a éste punto, vamos a lo que más nos interesa su música, que está realizada por el compositor británico David Buckley, asiduo en partituras tanto para la gran pantalla como en la TV. Lo cierto, es que la música no tiene gran protagonismo en la serie y eso pese a lo que pudiera parecer creo que es una virtud, porque se limita a acompañar la narración remarcando su desarrollo dramático, en el único momento que brilla y de qué manera, es en la presentación de cada capítulo, espectacular tanto en imagen como su partitura épica, como podéis comprobar en el vídeo que os traigo.

 

 

La otra serie que propongo que veáis y escuchéis hoy es Babylon Berlin. Una serie alemana inspirada en la novela “Der Nasse Fisch“, escrita por el periodista Volker Kutscher en 2007. Y según su hipnosis: “La ficción recrea cómo era la ciudad alemana en los años veinte durante la República de Weimar, una ciudad marcada por la agitación política, Gereon Rath es un comisario de la ciudad de Colonia, que es trasladado a Berlin a la unidad de antivicio para investigar una red de producción de cine pornográfico controlada por la mafia rusa. Poco a poco descubre que ese negocio no es más que una tapadera de otros asuntos de mayor calado”.

 

Cuenta con un guión entretenido y bien realizado y con una superproducción que impresiona convirtiéndola en un auténtico espectáculo, donde la música, es éste caso sí, tiene un gran protagonismo, compuesta por Johnny Klimek y Tom Tykwer y en la que también participan varios autores entre los que destacan The Bryan Ferry Orchestra y la Moka Efti Orchestra.

El tema “Zu Asche, Zu Staub“, acompaña este trailer promocional.

Con la base de la música original de Johnny Klimek y Tom Tykwer, aparece la relación de canciones y autores de la BSO.

Aquí el cameo que realiza Bryan Ferry en la serie.

In a Sentimental Mood

Comienza una nueva semana y continuamos repasando los “imprescindibles” para una buena Jam.

Repite Duke Ellington como compositor del tema a escuchar que no es otro que In a Sentimental Mood. Duke, se encargó de la música y la letra corrió a cargo de Manny Kurtz.

Según le gustaba contar a el propio Ellington, el tema compuesto en 1935 lo creó en un concierto a altas horas de la noche en Durham (Carolina del Norte), en un baile en un almacén de tabaco, donde según su historia surgió una pelea entre dos mujeres del público y comentaba Ellington, que compuso “In a Sentimental Mood” en el acto para amansar a las contendientes, que se situaron a ambos lados del pianista mientras este creaba su sosegada balada. No parece muy verosímil la historia, pero si que es atractiva y hecha a su medida. Otros historiadores, contradicen esa versión y se inclinan a creer que compuso la canción a partir del material que le suministró el saxofonista Otto Hardwick, que participó en la primera grabación de “In a Sentimental Mood”.

Se han hecho y se siguen realizando infinidad de versiones de éste clásico. Estas son mis preferidas:

Comenzamos por la que seguramente más trascendencia ha tenido, quizá por la curiosa combinación de intérpretes, Ellington y Coltrane, que representaban formas antagónicas de sentir e interpretar el jazz, pero que una vez juntos consiguieron aunar sentimientos y coordinar una sincronización que resultó un auténtico éxito. Duke Ellington y John Coltrane, versión incluida en su disco: Duke Ellington & John Coltrane. Nueva York, 26 de septiembre de 1962.

A continuación, os propongo que escuchéis éstas tres versiones, unas próximas al sentir de Duke, y otras alejándose un poco en la concepción del tema original. La primera es la del pianista Abdullah Ibrahim y el saxo tenor Buddy Tate, grabada en Nueva York el 25 de agosto de 1977.

Ahora es el pianista McCoy Tyner, con su personal versión extraída de su disco Atlantis y grabada en directo en el Keystone Korner de San Francisco el 31 de agosto de 1974.

Y para terminar, la versión del magnífico saxo tenor Chris Potter con el pianista Kenny Werner. Nueva York, 17 y 20 de diciembre de 1993.