Los soundies, los videoclips de los años 40

Siempre la industria del espectáculo ha intentado atraer y alcanzar al máximo de público para mostrar y vender sus productos. Durante los años 1940 y 1946, se cree que se llegaron a producir en Estados Unidos más de 1.800 soundies.

¿Qué era un soundie? Eran cortos de unos 3 minutos de duración que ofrecían una actuación musical, de Jazz en su inmensa mayoría, aunque dentro de su producción tenia cabida una gran variedad de temas diferentes: danza, comedia, musical, vodevil, deportes, atracciones circenses…; y diversidad de géneros musicales: clásica, swing, gospel, country, música latinoamericana, etc.

Las películas podían verse, con una moneda de 10 centavos, en una especie de máquina de discos con proyector, presente en numerosos clubes nocturnos, bares, restaurantes, fábricas y centros de diversión y los soundies, estaban generalmente disponibles para su alquiler en pocas semanas después de su rodaje.

Como en la actualidad, esas grabaciones dieron la posibilidad a multitud de artistas de llegar a un público que de otra manera hubiese sido imposible. En 1958, siguiendo los pasos de los soundies se llegó al desarrollo del Scopitone, películas en color y una banda sonora magnética. Fueron creados por la compañía francesa Cameca y como anteriormente los soundies, los Scopitones fueron exhibidos en máquinas proyectoras especiales.

Hoy en día, los soundies son quizás la mejor fuente para conocer y preservar toda una época en cuanto al mundo del espectáculo dentro de Estados Unidos y para conocer, toda una serie de bizarras actuaciones de artistas afroamericanos con menos oportunidades de aparecer en películas de éxito popular.

Hay soundies, con actuaciones de Louis Armstrong, Duke Ellington, Nat King Cole, Glenn Miller, Fats Waller, Cab Coloway, Count Basie y un largo etcétera, con que pongáis “soundies” en YouTube, podéis pasados horas de visualización. A continuación voy a compartir algunos de los que más me han llamado la atención, pero insisto en que exploréis por vuestra cuenta la red y encontraréis verdaderas curiosidades.

Count Basie y su Orquesta.

Duke Ellington – Cottontail – Hot Chocolate 1941.

Louis Jordan. Let The Good Times Roll. 1940’s R&B.

Duke Ellington – C Jam Blues (1942).

“Danced” de Billy Burt.

Jack Teagarden & His All Stars.

Éste me ha llamado la atención, porque expone la idea que luego los videoclips contemporáneos han continuado, mucho postureo y poca música.

Anuncios

Impressions

Continuamos repasando los “imprescindibles” para una buena Jam, en esta ocasión nos encontramos con uno de esos temas que son pilares del legado del jazz de toda una época y (además viene que ni pintado tras el anuncio esta semana de la publicación de un álbum inédito del gran Coltrane), me refiero a Impressions, compuesta por John Coltrane.

Se ha comentado que ésta pieza modal es una variación del tema de Miles DavisSo What”, de su famoso y trascendente álbum Kind of Blue, de 1959, en el que participó Coltrane de forma destacada, pero la cosa no termina ahí, porque “So What” está claramente influenciada por un tema de Ahmad Jamal grabada en 1955, denominada “Pavanne”, donde se escucha al guitarrista Ray Crawford tocar una melodía parecida a la que Coltrane utilizaría en “Impressions”. Y seguimos, a su vez “Pavanne” está inspirada en la American Symphonette número 2 de Morton Gould, composición de 1939 en la que el interludio es prácticamente igual al Impressions.

Ahora bien, parecería que todo es un copia y pega y nada más lejos de la realidad, la manera de abordar esa “coincidencia” melódica por parte de cada uno de los artistas mencionados, difiere tanto que el resultado final es una obra absolutamente original con una marcada personalidad propia. Como nos comenta Ted Gioia: “si Kind of Blue se deleita en la pureza y austeridad de una música purgada de excesos que regresa a los principios más elementales, el “Impressions” de Coltrane, en sus múltiples encarnaciones, nos muestra al saxofonista tenor regodeándose en la construcción de superestructuras de suma complejidad a partir de las bases más simples, y empeñado en llevar la pieza hasta sus límites tonales… y más allá“.

Y ahora, lo mejor es disfrutar escuchando éste pedazo de tema, al que se recurre y se recurrirá en cualquier Jam del mundo. Comenzamos como debe ser por el principio, John Coltrane junto a McCoy Tyner (piano), Jimmy Garrison (bajo) y Elvin Jones (batería).

Seguimos con la versión que realizara Wes Montgomery, también en directo en Belgica en 1965.

Damos un salto en el tiempo y nos vamos a 1996 con el trío de McCoy Tyner acompañados por “super” Michael Brecker, en directo en Praga.

Ahora una curiosidad, la potente versión que realiza la NDR Big Band junto a destacados invitados como Pat Metheny, Peter Erskine y otros fieras.

Seguimos con la mirada especial del Art Ensemble of Chicago, que resuelven de una manera original y diferente su homenaje a Coltrane.

Y para terminar esta larga exposición de versiones, os dejo con la que hace en directo otra fuerza de la naturaleza, Joel Frahm Quartet que creo que nos devuelve al espíritu de Coltrane.

Ha sido intensa la escucha, pero creo que el tema lo merece y me he quedado con ganas de compartir un montón más de versiones, pero eso os lo dejo a criterio de vuestra curiosidad.

Que la música os acompañe.

I’ll Remember April

Frank Sinatra popularizó I’ll Remember April en la década de los 60.

En nuestro repaso a los los 250 temas “imprescindibles” para una Jazz Session, nos encontramos con el tema I’ll Remember April, compuesta por Gene de Paul y letra de Patricia Johnston y Don Raye.

Su presentación fue en la película de Abbot y Costello, “Em Cowboy” en 1942, más tarde aparecería en “Ghost Catchers” (1944) y la película homónima “I’ll Remember April” de 1945. Luego la canción pasó al repertorio jazzístico gracias al atractivo que tiene tanto para cantantes como para instrumentistas, por la forma de su peculiar progresión armónica que se desarrolla en una inusual y amplia estructura de cuarenta y ocho compases, dando pié a los solistas a desarrollar y exponer su variedad de recursos.

Hay multitud de versiones y en todos los tiempos posibles, quizá la característica que predomine sea de ralentización de tempo en las versiones cantadas hasta rozar casi la balada y como contrapunto, las versiones instrumentales mucho más briosas moviéndose en tiempos rápidos.

Comenzamos la escucha con la versión que Frank Sinatra realizó en 1962.

El pianista Erroll Garner, tuvo un gran éxito con su versión en 1955.

Ahora es el saxo tenor Stan Getz quién nos muestra sus recursos en I’ll Remember April, grabada en directo en Estocolmo en 1983.

El omnipresente Miles Davis también nos dejó en 1954 su peculiar visión de I’ll Remember April.

Fulminante Art Pepper, con su versión incluida en el disco Among Friends.

También el saxo barítono Gerry Mulligan junto al saxo alto Lee Konitz, que por cierto nos ha dejado muestra de I’ll Remember April en seis décadas distintas, ésta es de1953.

Y para terminar, la versión de ese monstruo llamado Charles Mingus con su quinteto.

“Dizzy Gillespie for President”

Con tanto run, run político que sufrimos últimamente y con escasas expectativas que seduzcan, me ha venido a la memoria la broma que gastó Dizzy Gillespie en las elecciones para la presidencia de los Estados Unidos entre 1963 y 1964, en la que por todo el morro y haciendo gala del buen humor que le caracterizaba, se postuló como candidato a la presidencia.

Su campaña comenzó con unas chapitas impresas con el lema “Dizzy Gillespie for President” y las ganancias derivadas de la venta de esos pins, fueron destinadas al Congreso de Igualdad Racial (CORE) y otras organizaciones de derechos civiles. El eje central de la campaña, eran los derechos civiles, la retirada de las tropas de Vietnam y el reconocimiento de la China comunista.

La banda de Dizzy Gillespie tocó en el Monterey Jazz Festival de 1963, la actuación fue grabada y se editó un álbum titulado Dizzy for President. En el disco se incluyó una versión de su tema “Salt Peanuts”, renombrándola como “Vote Dizzy”, y la letra llevaba el mensaje siguiente:

“¡Tu política debería ser algo más groove
Vote Dizzy! Vote Dizzy!
¡Consigue un buen presidente que esté dispuesto a columpiarse
votar a Dizzy! Vote Dizzy! “

En su autobiografía, Dizzy comenta que su intención era que “las ganancias de la venta de los pins fueran para CORE, SCLC (Southern Christian Leadership Conference) y el Dr. Martin Luther King, Jr., y además, amenazar a los Demócratas con una pérdida de votos y llevarlos a una posición más razonable sobre los derechos civiles”.

Al final, el presidente elegido fue el demócrata Lyndon Johnson, frente a su contrincante republicano Barry Goldwater. La propuesta de Gillespie no salió adelante y los los Estados Unidos, perdieron la oportunidad de elegir a un presidente que prometió cambiar el nombre de la Casa Blanca a “The Blues House” y tener a éste elenco en su grupo de gobierno: Duke Ellington como Secretario de Estado; Miles Davis como Director de la CIA (idea genial jajajá); Max Roach como Secretario de Defensa; Malcolm X como Fiscal General; Charles Mingus como Secretario de Paz; Ray Charles como Bibliotecario del Congreso; Louis Armstrong como Secretario de Agricultura; Mary Lou Williams como embajadora en el Vaticano, y Thelonious Monk, sería el embajador itinerante.

No me digáis que no tenía su puntito ¿eh?. Es genial, ni el mismísimo Maquiavelo hubiera diseñado un gobierno más eficaz…;)

Éste fue el tema principal de la campaña: Vote Dizzy (Salt Peanuts)

Y “No More Blues”, también incluido en su famosa actuación y disco “Dizzy for President”.