I Want to Be Happy

Vincent Youmans y Irving Caesar (dcha.) compositores de música y letra.

Continuamos repasando los “imprescindibles” para una buena Jam, en esta ocasión el tema es I Want to Be Happy. La canción es de las que se te quedan pegadas al cerebro como un chicle al zapato y no hay manera de quitártela de la cabeza. Red Nichols con su versión de 1930, llegó a situarla entre los veinte primeros de las listas en pleno auge del swing. Posteriormente Glenn Miller, también realizó su versión de “I Want to Be Happy”, dando como resultado un swing bailable a tono con los gustos de la época, siendo la canción de cara “B” ni más ni menos que de “In the Mood”.

Más tarde, poco a poco, “I Want to Be Happy” fue calando en los repertorios jazzísticos gracias a la ductilidad de su armonía, que permite una improvisación con multitud de enfoques y de ahí surgieron versiones como las de Jo Jones, Stan Getz, Roy Eldridge o Lester Young.

Como curiosidad, comentar que Irving Caesar el autor de la letra, tenía cierta tendencia a escribir letras que hablaran sobre la felicidad: “Sometimes I’m Happy”, “Help Yourself to Happiness”, “I’m Healthy ’Cause I’m Happy” y otra titulada simplemente “Happy” y que ése ánimo vital quizá influyese en su longeva vida, murió con ciento y un años, habrá que tomar nota…

Glenn Miller y su orquesta, firmó ésta magnífica versión al más puro estilo swing en 1939.

Ahora, son Nat King Cole, Stan Getz y Roy Eldridge quienes nos ofrecen su energética versión.

Lester Young junto a Buddy Rich en la batería y de nuevo Nat King Cole al piano, también grabaron esta estupenda versión con el sello inconfundible del tenor de Lester Young.

Una mirada más moderna, es la que nos propone el saxo tenor Al Cohn en su versión.

Y por último, una curiosidad, la versión de I want to be happy de parte de la Sant Andreu Jazz Band.

Anuncios

José Antonio Abreu, un icono musical mundial

José Antonio Abreu, economista, músico, compositor, político y docente.

El domingo pasado nos dejó Jose Antonio Abreu, un visionario que desde prácticamente la nada ha a portado a su país Venezuela, un “Sistema” de educación musical para los más marginados que desde el verano de 1975, donde comenzó su aventura en un local de Caracas donde fundó la Orquesta Sinfónica Nacional Juvenil, ha generado 300 conservatorios de música donde han recibido clase casi dos millones de chavales y jóvenes, la mayoría pertenecientes a las capas sociales más desfavorecidas y marginadas de su país.

Denominado “El Sistema” consiste en un método de educación juvenil innovador en el que la música es la principal vía para el mejoramiento social e intelectual. Desde Venezuela el germen dio el salto a otros países de Latinoamérica, Estados Unidos, Europa y Asia, desgraciadamente todavía no ha llegado a nuestro país, que tiene un impermeable congénito en nuestra capa política que hace imposible que cualquier innovación educativa arraigue, y más, si proviene de una disciplina tan ninguneada en nuestro sistema educativo como es la música.

José Antonio Abreu, tuvo claro desde el principio la gran capacidad de transmitir valores, además de facilitar la inclusión y la cohesión social que tiene el aprendizaje musical. Asímismo, en el caso de estos niños desfavorecidos económica y socialmente les proporcionó la identidad y dignidad necesarias para sentirse “alguien” dentro de una sociedad que hasta el momento solo los había, como mínimo, ignorado.

De ésta ingente obra han surgido figuras musicales del más alto nivel, quizá la más destacada sea la de Gustavo Dudamel, pero no hay que olvidar a Diego Matheus, Christian Vásquez o el joven Jesús Parra con apenas 23 años.

Ahora, tras la tremenda crisis que sufre Venezuela se abre la incógnita de saber si el Sistema será capaz de soportar, ya no solo la falta de recursos, sino el daño que le puede ocasionar también la fuga de talentos al extranjero.

De cualquier manera el legado de José Antonio Abreu, es tan enorme que difícilmente podrá desaparecer, lo garantizan cuarenta años de trabajo, tres generaciones de estudiantes y un prestigio avalado por infinidad de premios y honores recibidos.

Que la música le acompañe y seguro que si hay un “más allá”, ya habrá abierto lista de admisión para sus clases de música.

Jose Antonio AbreuEl Sistema

Gustavo Dudamel y la Orquesta Sinfonica Simon Bolívar Mambo interpretan Mambo de Leonard Berstein.

Los Conciertos de la 2 – Homenaje a Jose Antonio Abreu

I Thought about You

Billie Holiday grabó su versión con un enfoque de canción de amor melancólica.

Continuamos repasando los “imprescindibles” para una buena Jam. En esta ocasión el tema a escuchar es “I Thought about You”. Compuesta por Jimmy Van Heusen y letra de Johnny Mercer.

Cuentan que Johnny Mercer, imaginó la letra de “I Thought about You” mientras meditaba insomne en un largo viaje en tren. Y de eso precisamente es de lo que va el texto de la canción, de una persona que cavila desvelado en un largo viaje en tren, mientras va describiendo las imágenes que observa desde la ventanilla, convirtiendo este conjunto de visiones en una canción de amor.

La banda de Benny Goodman junto a la cantante Mildred Bailey, grabaron su versión el 20 de octubre de 1939 en Nueva York, con un estilo desenfadado a modo de tema de swing orientado al baile.

La canción a mediados de la década de los 50, volvió a estar en el candelero gracias a la versión que grabó Billie Holiday en 1954. Pero con un aire absolutamente distinto a los años 30/40, Billie la transformó en una canción de amor melancólica y ése nuevo enfoque, se convertiría en modelo en las grabaciones posteriores de diferentes artistas.

Billie Holiday (con Bobby Tucker), extraída de Recital by Billie Holiday, Los Ángeles, 3 de septiembre de 1954.

Aunque sin lugar a dudas, la versión que destacó y enraizó la visión de “I Thought about You” como balada fue la interpretada por Miles Davis.

Miles Davis, extraída de Someday My Prince Will Come, Nueva York, 21 de marzo de 1961.

Cabe destacar versiones posteriores como la grabada por Kenny Burrell y Coleman Hawkins, extraída de Bluesy Burrell, Englewood Clifss (New Jersey), 14 de septiembre de 1962.

Y para terminar el repaso de versiones, os dejo con el planteamiento radicalmente distinto, del saxofonista Bob Berg, que logra una textura ambiental absolutamente diferente a lo anteriormente expuesto. Grabada para su disco In the Shadows, de 1990.

Joel Frahm

El saxofonista tenor Joel Frahm

Dentro del aluvión informativo que soportamos constantemente, de vez en cuando hay luces que se encienden reclamando nuestra atención y la música afortunadamente no se abstrae de esa circunstancia, por ello hay interpretes que sin conocerlos de nada te llaman la atención poderosamente y ése es el caso que me ha ocurrido con el saxofonista tenor Joel Frahm, mientras más lo escucho más me sorprende. Declarado admirador de Coltrane, Getz o Chris Potter, se ha convertido en un habitual en el circuito de clubs de Nueva York.
Con un sonido de tenor potente, le añade una improvisación fluida, inventiva y llena de pasión. Ha realizado ocho grabaciones como líder, el más valorado por la crítica es “Don’t Explain“, pero no dejéis de escuchar el último “Live at Smalls“.

Mejor que explicarlo con palabras es recurrir a su música, así que al tajo, el primer vídeo es éste “What’s Your Beat?” tema que pertenece a su trabajo “Live at Smalls“.

Ahora junto a la cantante Cyrille Aimée interpretando en directo en el Smalls Jazz Club de Nueva York el tema “I Mean You” de Thelonious Monk.

Para que podáis observar su poderoso dominio técnico, os propongo que escuchéis éste pequeño fragmento denominado Rhythm Changes at 360BPM

Y aquí podéis disfrutar de su transcripción.

Para terminar, os dejo con este gustazo de versión de Cherokee, realizada como colaboración con la Joan Chamorro Band y cantando Andrea Motis.